Granada CF-Real Madrid | Resultado y crónica

El Granada CF pone contra las cuerdas al líder

  • Los rojiblancos dan una nueva lección de dignidad y están a punto de sumar ante todo un Real Madrid que fue muy superior en el primer tiempo 

  • El tanto de Machís metió a los rojiblancos en el partido, que con 1-2 pasaron a dominar el choque completamente

Fede Vico le gana la posición a Isco que cae en el césped de Los Cármenes. Fede Vico le gana la posición a Isco que cae en el césped de Los Cármenes.

Fede Vico le gana la posición a Isco que cae en el césped de Los Cármenes. / Antonio L. Juárez / PHOTOGRAPHERSSPORTS

En el fútbol no siempre gana el mejor pero sí el más acertado. Jugarle de tú a tú a un transatlántico como el Real Madrid que terminó pidiendo la hora y tirando de oficio para perder tiempo no está al alcance muchos equipos...pero sí del Granada CF, que a punto estuvo de sumar ante el líder de la Liga al que le falta un triunfo para proclamarse campeón. Un meritazo que no fue completo pero que debe ser valorado en su justa medida pues se tuvo al cuadro de Zidane contra las cuerdas por momentos, pero Courtois volvió a salvar a su equipo una vez más (1-2). Europa está más lejos pero no debe suponer una decepción. Todo lo contrario a tenor del magnífico año que han llevado a cabo los rojiblancos que nunca se rinden.

Era previsible que la posesión fuera dominada en todo momento por el cuadro de Zidane y así fue. Desde el inicio, fue el líder de LaLiga Santander el que dominó el cuero. La mayoría en la medular que planteó el técnico galo no era para menos. Renunció a abrir el campo y dispuso a cinco centrocampistas con Benzema como único punta. Para evitar que jugaran cómodos, los locales jugaron con la línea defensiva adelantada, por lo que hubo fases del juego en las que se jugó en muy pocos metros.

Dos contras

Sin embargo, tuvo que ser en una contra comandada por Casemiro como el Real Madrid se adelantó en el marcador en su segunda llegada al área. El brasileño cedió a Mendy, que recibió ante Víctor Díaz y con un gran cambio de ritmo se metió en el área y sin apenas ángulo batió al primer palo a Rui Silva que pudo hacer más. Un jarro de agua fría que incluso sorprendió al propio lateral galo.

Y sin tiempo para recuperarse del golpe, de nuevo en una contra en la que Isco demostró su clase con un taconazo en la medular, Benzema recibió cómodamente por la izquierda para encarar de nuevo al capitán rojiblanco y, con un gran disparo, hacer el 0-2 que dejó el choque visto prácticamente para sentencia en poco más de un cuarto de hora. Sobre todo porque a los blancos, ayer vestidos de verde, jugaron muy plácidos con ventaja en el marcador.

Dos tantos en seis minutos dejaron el duelo muy encarrilado para los de Zinedine Zidane

Tocaba arriesgar pero a los rojiblancos les costó mucho superar la línea de presión de los visitantes, que movían a su rival como querían cuando tenían el esférico en su poder. Llegar a línea de tres cuartos para conectar con Fede Vico era poco menos que misión imposible y sin una conexión fiable con Carlos Fernández y Machís, Courtois vivió cómodamente sin apenas trabajo.

Benzema cuajó un gran encuentro y su compatriota Foulquier terminó lesionado. Benzema cuajó un gran encuentro y su compatriota Foulquier terminó lesionado.

Benzema cuajó un gran encuentro y su compatriota Foulquier terminó lesionado. / Antonio L. Juárez / PHOTOGRAPHERSSPORTS

Diego Martínez trató de buscar soluciones cambiando el sistema tras la pausa de hidratación ordenando un línea de cuatro atrás, situando a Víctor Díaz en el lateral izquierdo y a Foulquier en el derecho con Gil Dias por delante. Y pareció funcionar la variación pues en el 36’ un centro de Víctor desde la izquierda al punto de penalti lo remató de cabeza Domingos Duarte, pero el guardameta belga despejó abajo demostrando que se encuentra en un gran momento de forma.

Calidad y talento

La asociación por dentro de Isco y Modric con Benzema trajo en jaque a la zaga nazarí, que se vio incapaz de frenar las acciones de un triplete de jugadores con un enorme talento. Así pudo llegar el tercero por medio del delantero galo, tras una buena combinación con el croata pero Silva, esta vez sí, respondió como viene haciendo durante el año. Habría sido demasiada ventaja para lo visto aunque la superioridad de los de Zidane fue manifiesta en el primer acto.

Montoro le dio el criterio que necesitaba el equipo en la medular

Con la entrada al campo de Antonio Puertas por Víctor Díaz, arrancó una segunda mitad en la que el Granada CF se metió muy pronto en el partido. Lo hizo en el 50’ gracias a un buen trabajo en la presión de Carlos Fernández, que le robó el cuero a Casemiro y cedió para Yangel Herrera que metió un gran pase al espacio para Machís, que le ganó por velocidad a Varane y ante la salida de Courtois recortó distancias. Se rompió así la racha de cinco encuentros sin encajar gol de los madrileños.

Al ritmo de Montoro

La lesión de Foulquier trastocó los planes de los rojiblancos, obligando a situar a Azeez en el lateral para dar entrada a Montoro. Pero el tanto de los locales le cambió la cara al choque. El Madrid ya no estaba tan cómodo y los de Diego Martínez ganaron en confianza cuando tenían el esférico en su poder. Gracias a Montoro, quedio esa pausa tan necesaria cuando el cuero pasaba por sus pies. ¡Qué habría sido de este equipo si las lesiones hubieran respetado al valenciano! De ser dominado pasó a ser dominador, demostrando que nunca le pierden la cara a los partidos aunque el rival de enfrente sea uno de los mejores equipos del mundo.

Carlos Fernández y Yangel Herrera presionan a Casemiro. Carlos Fernández y Yangel Herrera presionan a Casemiro.

Carlos Fernández y Yangel Herrera presionan a Casemiro. / Antonio L. Juárez / PHOTOGRAPHERSSPORTS

Fue una muestra más de la ambición de este equipo, que a base de presión y de creer, obligó a los de Zidane a defenderse sin la pelota, y eso para ‘un grande’ es sinónimo de sufrimiento. El ajuste defensivo sobre Modric surtió efecto y el Real Madrid se centró más en defender su renta que de acercarse a las inmediaciones de Rui Silva.

Nada que ver

El líder no tenía nada que ver al del primer acto y fue gracias a la intensidad de los locales, que se fueron acercando cada vez más al arco merengue y que gozaron a cinco minutos del final de una doble ocasión. En la primera, Carlos Fernández prolongó de cabeza para que Antoñín rematara de manera espectacular pero Courtois despejó a un lado con una gran parada. La acción siguió y Köybasi, tras ganar línea de fondo, centró en el área y el cuero le llegó al segundo palo a Azeez, que remató pero Sergio Ramos evitó el empate sacando el cuero bajo palos. Habría sido lo más justo.

Sergio Ramos a cinco minutos del final sacó el cuero bajo palos y evitó que el Granada CF empatara

Pero el fútbol no entiende de justicia ni de méritos sino de eficacia y ahí el Madrid fue superior. Con Germán de ‘9’, Silva acudiendo a rematar un saque de esquina en el alargue y Courtois y Ramos perdiendo tiempo, concluyó un duelo del que la afición rojiblanca se debió sentir muy orgullosa desde casa. Jugar en Europa es casi una quimera ya pero no se le puede achacar nada a un equipo que lo da todo siempre. Chapeau.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios