Granada CF-Alavés | La crónica

El Granada CF sigue en estado de gracia

  • Los rojiblancos, pese a los cambios y el cansancio acumulado, logran su segundo triunfo de la temporada en la Liga tras vencer al Deportivo Alavés y encabeza la clasificación

Darwin Machís batió a Pacheco para darle el triunfo a los rojiblancos tras una primer disparo que el portero del Alavés despejó con una gran parada. Darwin Machís batió a Pacheco para darle el triunfo a los rojiblancos tras una primer disparo que el portero del Alavés despejó con una gran parada.

Darwin Machís batió a Pacheco para darle el triunfo a los rojiblancos tras una primer disparo que el portero del Alavés despejó con una gran parada. / Antonio L. Juárez / PHOTOGRAPHERSSPORTS

No cabe duda que ver encabezar la tabla clasificatoria al Granada CF aunque haya equipos como el Barcelona que aún no se han estrenado en LaLiga Santander es muy bonito. Pero más lo es ver cómo, pese a los cambios, las rotaciones y los distintos sistemas de juego, el conjunto de Diego Martínez compite siempre, sea cual sea el rival. Ante el Alavés, al que venció por 2-1, fue un nuevo ejemplo de la capacidad que tiene este equipo para adaptarse a todas las circunstancias, no perderle la cara a los partidos y lograr tres nuevos puntos que los deja en una privilegiada posición. Tres encuentros oficiales y tres triunfos, logrados de manera muy distinta y con el compromiso por bandera. Nadie quiere despertar de este sueño. Todo lo contrario, se quiere alargar en Europa y visto lo visto, estos jugadores son capaces de hacerlo.

Les costó arrancar a ambos equipos en el choque, en unos minutos de tanteo que se terminaron con el tempranero gol de los rojiblancos en el 7’. Una acción sorprendente pues partió desde casi el córner en campo propio con un pelotazo de Machís a Soldado. Pareció ser un despeje contundente, pero nada más lejos de la realidad. El venezolano vio a Soldado y envió en largo con toda la intención para el valenciano, que pareció ser la pantera que buscan en Ventas de Huelma, a tenor de la velocidad de Rodrigo Ely, que era lo más parecido al gatito bien alimentado que dicen que es la pantera que aún se busca. Tras esprintar durante casi 40 metros, el ‘9’ rojiblanco se plantó solo ante Pacheco al que batió en el mano a mano.

Pronto por delante

Al igual que sucedió en Durrës en la Europa League, los de Diego Martínez se pusieron muy pronto por delante en el marcador. Una gran noticia sabiendo cómo maneja los encuentros el Granada CF cuando marca primero. El dominio era local, con Gonalons dando una clase magistral en el pivote defensivo, dando equilibrio y ayudando a los centrales, y con Milla y Yangel Herrera con mucha llegada. Además, las bandas funcionaban con Machís generando muchos problemas a Edgar y Puertas percutiendo por la derecha.

El gol de Soldado a los siete minutos de partido dio mucha confianza al conjunto rojiblanco, que cuajó un bien primer acto

Pero en una falta aislada cometida en la media luna por Vallejo sobre Deyverson, Joselu batió de un duro disparo raso a Rui Silva, que se vio sorprendido por el remate del ariete del cuadro vitoriano por su palo. El luso se situó mal y no vio salir el fusil del killer alavesista (22’).

Tocaba reaccionar y los nazaríes lo hicieron aunque, eso sí, Soldado pudo poner a los visitantes por delante tras un saque de esquina que, en su intento por despejar, casi aloja en el arco de Rui Silva. Afortunadamente, el cuero dio en el palo. Fue la última acción peligrosa de los de Machín en el primer acto. Todo lo contrario que los locales, que tuvieron dos buenas acciones para volver a ponerse por delante en el marcador. Primero la tuvo Yangel Herrera tras un saque de esquina que remató en el borde del área pequeña el centrocampista venezolano de cabeza, pero el cuero se marchó rozando el palo derecho de Pacheco. La segunda ocasión tuvo como protagonista a Puertas, tras un excelente control de Machís y un centro raso al punto de penalti que el almeriense no pudo dirigir como hubiera querido.

Mismo nivel

Diego Martínez animó a los suyos desde la banda pues nunca le perdieron la cara al choque e insistieron para irse al descanso ganando pero esto no ocurrió. Pese a los cambios con respecto al primer once de la competición liguera, el nivel seguía siendo el mismo y eso es una gran noticia de cara al futuro.

Soldado fue el autor del primer tanto de los rojiblancos. Soldado fue el autor del primer tanto de los rojiblancos.

Soldado fue el autor del primer tanto de los rojiblancos. / Antonio L. Juárez / PHOTOGRAPHERSSPORTS

Pablo Machín vio claro los problemas que les generaba el Granada CF por los flancos y movió ficha en el descanso, dando entrada a Duarte y Ximo Navarro y, por ende, pasar a defensa de cuatro. Sin embargo, los envíos en largo siguió siendo su estilo de juego en busca de Joselu. El choque pudo cambiar si Lejeune llega a ser expulsado con un plantillazo en la espalda sobre Yangel Herrera. El VAR avisó a Del Cerro Grande pero el colegiado madrileño, tras visionar la acción, no estimó que fuera suficiente para expulsar al central francés del Alavés.

Incómodos

El nuevo sistema del rival se le atragantó al cuadro rojiblanco, al que le costó superar el orden defensivo de los visitantes. Eso hizo que desde el banquillo se buscarán soluciones refrescando la medular con la entrada de Montoro y Kenedy. El Alavés estaba cómodo, con Luis Rioja y Edgar mucho más participativos en ataque. Pasó de ser dominado a ser dominador pues Milla ya no apareció tanto y eso lo notaron los locales.

Gonalons fue el líder del centro del campo rojiblanco gracias a su experiencia y oficio

Pero se tuvo paciencia y poco a poco los nazaríes se fueron acercando a las inmediaciones de Pacheco. Costaba, pero el espíritu de este equipo le lleva a hacer cosas que otros conjuntos en la historia reciente de la entidad habrían dejado de lado. No tuvieron tantas opciones en ataque como en el primer acto porque el rival se pertrechó bien atrás, pero cada vez que se estiraron generaron peligro. Bien sea a balón parado, como Montoro en el 71’, o por medio de jugadas más elaboradas.

Egdar al larguero

La mejora del Alavés quedó constatada cuando, a un cuarto de hora del final, Edgar estrelló en el larguero un centro de Duarte desde la izquierda. Una acción en la que Rui Silva tuvo una destaca influencia pues tiró de reflejos ante el remate del ex del Granada CF a bocajarro y gracias a su parada, el cuero dio en el palo. Un susto del que se rehízo el cuadro rojiblanco tres minutos después con el tanto de la victoria.

De nuevo fue Montoro, al igual que sucedió ante el Athletic Club, el que asistió desde la izquierda con un balón colgado que ningún defensor vasco supo despejar y que le llegó al segundo palo a Machís. El venezolano, que no estaba en fuera de juego, remató de cabeza con todo a su favor, Pacheco realizó un auténtico paradón pero el rechace le llegó al de Tucupita quien, con la izquierda y a puerta vacía, hizo el 2-1.

Kenedy, otro aire

Tocaba tirar de oficio, cerrar líneas y salir con peligro a la contra. La entrada de Kenedy le dio mucha verticalidad a los locales, que en la recta final usaron el sistema sella partidos, con tres centrales y dos carrileros. El jugador cedido por el Chelsea gozó de dos buenos remates, aparte de hacer una rabona con la que dejó clara su calidad.

De nuevo Montoro dio una asistencia de gol como ya hiciera en el duelo ante el Athletic

Sin embargo, en el 92’, tuvo que aparecer Rui Silva para evitar el empate a disparo de Ximo Navarro, nacido en Guadahortuna, pero el portugués no se dejó sorprender y atrapó el duro intento en dos tiempos para dejar los tres puntos en el zurrón y afrontar cargados de moral la cita ante el Lokomotivi Tbilisi. Se logre o no, la dinámica sigue siendo positiva y eso ya es mucho.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios