En directo: El Granada-Getafe, minuto a minuto El Granada CF sella su permanencia

  • El conjunto de Diego Martínez remonta el tanto inicial del Getafe y garantiza su continuidad en LaLiga Santander un año más

  • Los tantos del delantero sevillano permiten alcanzar los 41 puntos y pensar en otros objetivos más ambiciosos

Carlos Fernández golpea el cuero para hacer el segundo tanto del Granada CF. Carlos Fernández golpea el cuero para hacer el segundo tanto del Granada CF.

Carlos Fernández golpea el cuero para hacer el segundo tanto del Granada CF. / Antonio L. Juárez / PHOTOGRAPHERSSPORTS

Los casi cien días sin competir no han impedido al Granada CF seguir manteniendo los valores que le han llevado a cuajar una de las mejores temporadas de su historia. Los rojiblancos sellaron su permanencia un año más en LaLiga Santander tirando de casta, oficio, sin desesperarse y con una gran eficacia. El conjunto de Diego Martínez, en su regreso a la competición, volvió a demostrar que tiene ambición. Y lo hizo ante un rival durísimo, al que remontarle cuando se pone por delante en el marcador no es nada fácil.

Sin embargo, esta plantilla confía en sus cualidades y tiene esa fuerza mental que tanto le pide su técnico y que puso en práctica para sumar tres nuevos puntos y alcanzar ya los 41. El sueño de todos los aficionados a principio del curso se ha logrado con diez jornadas aún por disputar.

Duro rival

No pasará a la historia el duelo por el juego que se desplegó sobre el verde del Nuevo Estadio de Los Cármenes. Se era consciente que el Getafe no lo iba a poner fácil. Y es que el cuadro de Pepe Bordalás realizó uno de esos partidos que tantas veces ha hecho y que, en numerosas ocasiones, le ha llevado a ser criticado por otros rivales. Los madrileños no dan apenas concesiones, cada balón aéreo es una guerra para ellos y en ese escenario se encuentran muy cómodos.

El duelo tuvo numerosas interrupciones y excesivo juego directo, escenario en el que el Getafe se mostró muy cómodo

Con una zaga con tres centrales, actuando Víctor Díaz junto a Germán y Domingos Duarte, Diego Martínez optó por jugar con dos carrileros ante los dobles laterales que ordenó el técnico visitante. Pero hubiera dado igual jugar con extremos, porque el cuero apenas le llegó a los jugadores de banda. Principalmente porque el juego aéreo fue el principal argumento ofensivo de ambos contendientes.

Rui Silva atrapa el cuero y recibe un golpe en el costado por medio de Hugo Duro. Rui Silva atrapa el cuero y recibe un golpe en el costado por medio de Hugo Duro.

Rui Silva atrapa el cuero y recibe un golpe en el costado por medio de Hugo Duro. / Antonio L. Juárez / PHOTOGRAPHERSSPORTS

Numerosas interrupciones, piques continuos y escasísimas ocasiones de gol fue la tónica del duelo en su primer acto, en el que únicamente se contabilizaron dos ocasiones. La del Granada CF no entró pero la de los getafenses sí. Y eso fue lo que marcó la diferencia. Una vez más, se echó en falta un hombre que lidere el juego en la medular por parte rojiblanca. Montoro no estaba y ni Gonalons ni Yangel Herrera pudieron controlar el ritmo de partido ante la asfixiante presión de los de Bordalás, en especial de Etebo, que ‘mordía’ a su par cada vez que el cuero rondaba su zona.

Con ese escenario y ante la escasa profundidad de los nazaríes, que no asumían ni un riesgo atrás por parte de sus zagueros, el Getafe supo aprovechar su única oportunidad en el minuto 20. Justo en el momento previsto para que se escuchara el aplauso previsto por LaLiga para los profesionales de la Sanidad que se han jugado la vida, y se la siguen jugando, por el coronavirus. Pero en este caso, el aplauso se lo llevó David Timor, que aprovechó una asistencia de Cucurella desde el suelo para, desde la frontal y con la zurda, batir a Rui Silva, que en la acción previa evitó el 0-1 a disparo de Deyverson.

Los rojiblancos terminaron con Eteki y Vico en la medular, Antoñín y Carlos Fernández en ataque y con tres centrales

Se le ponía de cara el choque al Getafe, que se mueve a la perfección con el marcador a favor. A los vestidos de amarillo no le importa no tener la posesión y lo demostraron dando un paso atrás pero apretando cuando el cuero estaba en su campo. Los de Bordalás salían a presionar con la misma o más intensidad que antes del gol.

Los duelos

Al Granada CF no le quedaba otra que apretar. Pero le costó un mundo llegar al área de David Soria. En los duelos individuales eran los visitantes los que casi siempre ganaban y así era muy complicado generar peligro. Tuvo que ser en el minuto 40 cuando llegó el primer acercamiento rojiblanco. Fue por medio de un centro de Víctor Díaz, uno de los jugadores que mejor centra pero que al jugar en línea de tres, tenía menos opciones de subir al ataque al tener a Foulquier por delante. El sevillano colgó el cuero al punto de penalti donde se encontraba Carlos Fernández, que remató con la testa a las manos de David Soria. Fue la única y última oportunidad de un primer acto en el que los rojiblancos no estuvieron cómodos.

Dimitri Foulquier recibe una dura entrada de Timor que no fue sancionada. Dimitri Foulquier recibe una dura entrada de Timor que no fue sancionada.

Dimitri Foulquier recibe una dura entrada de Timor que no fue sancionada. / Antonio L. Juárez / PHOTOGRAPHERSSPORTS

Pero se reaccionó en el descanso y todo cambió. Se varió el sistema con la salida del terreno de juego de Dimitri Foulquier y la entrada de Fede Vico, que partió desde la derecha pero que se metió por dentro, dejando toda la banda a Víctor Díaz. Poco a poco, los locales fueron dominando el choque, ante un Getafe muy tímido en ataque que confiaba en su capacidad para mantener el resultado.

Acercamientos

Los acercamientos por medio de Víctor Díaz, que tuvo una ocasión clarísima que desaprovechó, y una falta de Carlos Fernández ya anticipaban que el duelo había cambiado. Pero faltaba asustar más al rival. La posibilidad de hacer cinco cambios hizo que el técnico vigués refrescara su once sacando del campo a su pareja de medioscentros para formar con Eteki y Vico, que retrasó su posición con la entrada de Antoñín y Gil Dias. Justo en ese momento, el Granada CF empató y a desde entonces el choque no fue el mismo.

Diego Martínez apuró los cinco cambios y terminó con un once con jugadores pocos habituales

Fue gracias a Carlos Fernández, tras una falta frontal que colgó Machís al corazón del área y que el sevillano, en su pugna con Djené, llegó a tocar despistando a David Soria. En su intento por despejar, el central togolés fue el último en tocar el cuero pero el tanto se le puede apuntar perfectamente al delantero sevillano que sigue teniendo mucha hambre.

Remontada

El gol local fue un mazazo para los visitantes, que no mostraron recursos para buscar un segundo tanto más allá del pelotazo. Por el contrario, el empate envalentonó al Granada CF, que pese a no gozar de excesivas ocasiones, sí mostró más ambición. La que le llevó a voltear el marcador en un despiste de los de Bordalás poco habitual que permitió a Carlos Fernández rematar en dos ocasiones dentro del área. En la primera, Soria despejó pero el delantero cedido por el Sevilla FC siguió la jugada y fusiló a su ex compañero en el cuadro hispalense con la zurda para dejar los tres puntos en casa a poco más de diez minutos para el final.

A la fiesta de la remontada le faltaba el aficionado en la grada, pero a buen seguro que disfrutó de su equipo ganar, tras tres meses sin fútbol en el que han pasado muchas cosas pero una de ellas no lo ha hecho: los valores siguen intactos. Por lo pronto, la permanencia ya es una realidad. Ya hay permiso para soñar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios