Albacete-Granada CF | El marcaje El gran jefe de un equipo de leyenda

  • Ángel Montoro lidera, un día más, al Granada en un triunfo que deja a los de Diego Martínez a un paso de subir a Primera División

Montoro, en labores defensivas Montoro, en labores defensivas

Montoro, en labores defensivas / Josema Moreno (Albacete)

En una plantilla donde lo colectivo está siempre por encima de lo individual sería injusto destacar a futbolistas en concreto. Con todo, si ha habido un jugador esta temporada en el Granada CF sobre el que ha girado el equipo ese es Ángel Montoro.

El valenciano fue indiscutible la pasada campaña con todos los entrenadores que tuvo la formación, y en la actual también lo ha sido con Diego Martínez, aunque su rendimiento de este curso está siendo mucho mejor que el del pasado, en el que no estuvo mal.

Imprescindible

Ha habido partidos en que los rivales han ido a por él y le han provocado lesiones que no le han permitido estar siempre disponibles, y también se ha perdido otros encuentros por sanción ya que es el jugador del Granada más amonestado, pero afortunadamente ha llegado al tramo final y decisivo de la temporada en plenitud de condiciones físicas y sin que haya una nueva sanción por amarillas a la vista.

Faltó a algún entrenamiento durante la semana, pero el medio valenciano formó en el Carlos Belmonte en un once inicial que el técnico repitió por tercera jornada consecutiva, configurando junto a Fede San Emeterio una de las mejores parejas de pivotes del campeonato.

Trabajador

El hecho de que el control del partido en la primera parte, salvo en los compases iniciales, fuera del Albacete hizo que a Montoro se le viera poco antes del descanso. Participó más en tareas defensivas que ofensivas al verse sometido a una fuerte presión por parte del rival cuando tenía la pelota.

El cambio de Diego Martínez para pasar a tres centrales fue providencial para que el Granada volviera a no sufrir y a mandar en el partido, lo que hizo que apareciera el mejor Montoro. Participó en la jugada que acabó con el gol de Adrián Ramos que le da medio ascenso al Granada.

A partir de ahí se jugó casi a su antojo, dirigiendo al Granada desde el control del balón dada la impotencia del Albacete.

En los instantes finales tuvo que formar pareja en el doble pivote con Ramón Azeez, que retrasó algo su posición tras la expulsión de Fede San Emeterio. Don Ángel Montoro Sánchez, un jefe de leyenda de un equipo de leyenda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios