Granada CF | Ascenso a Primera Se cumple un año del regreso del Granada CF a LaLiga Santander tras ascender en Mallorca

  • La entidad rojiblanca logró subir por sexta vez a Primera División entre semana tras empatar a uno en Son Moix en un duelo que se aplazó dos días por el fallecimiento de José Antonio Reyes

Los jugadores lanzan a Diego Martínez al cielo de Mallorca tras lograr el ascenso.

Los jugadores lanzan a Diego Martínez al cielo de Mallorca tras lograr el ascenso. / Pepe Villoslada / Granada CF

El 4 de junio de 2019 pasó a la historia del Granada CF por ser su sexto ascenso a la máxima categoría del fútbol español. Pero más allá de ello, entrará en los anales de la amplia vida del octogenario club por lograrse con unos valores con los que la afición rojiblanca se identificó desde que Diego Martínez se hizo cargo del cuadro nazarí.

Nadie esperaba que, tras reducir su presupuesto tan drásticamente al no poder contar el dinero de la ayuda al descenso que otorgó al club la Liga de Fútbol Profesional tras bajar en la campaña 2017-2018, se lograra una meta que nunca fue el objetivo principal. Sin embargo, el contar con un líder claro desde el banquillo, que inculcó una cultura de trabajo con la que los jugadores se sintieron identificados desde un primer momento, unido al buen ambiente que existió desde el primer día en el vestuario ayudó a regresar a la élite.

En martes

Fue en tierras mallorquinas donde se logró subir, dos días después de lo previsto debido al fallecimiento en accidente de tráfico de José Antonio Reyes, lo que provocó que LaLiga aplazara la jornada. Muchos aficionados granadinistas no pudieron acudir a la cita pese a tener entrada al jugarse el choque un martes, pero no les importaba si se conseguía el logro de ascender sin su presencia en la grada. La derrota en casa del Albacete ante el Málaga (1-2) hizo que el tanto inicial del veterano Salva Sevilla no pusiera nervioso a un conjunto que, si algo demostró a lo largo de todo el curso, fue un oficio que pocos recuerdan en los últimos 25 años en Granada.

El tanto de San Emeterio igualó el gol de Salva Sevilla y con el empate se logró subir tras perder el Albacete ante el Málaga

Aunque son muchos los que consideran que el tanto del colombiano Adrián Ramos en el Carlos Belmonte fue el que dio el ascenso, el autor del gol en Son Moix fue Fede San Emeterio, un futbolista que reflejaba a la perfección la filosofía del cuadro entrenado por Diego Martínez. Un currante del fútbol que ofreció un excelso rendimiento y que no tenía tanto nombre como otros fichajes que llegaron en anteriores años.

Regular

Porque si hay una palabra que definió al Granada CF de la pasada campaña fue regularidad. En una categoría tan complicada como la Segunda División A, no tener altibajos es algo al alcance de muy pocos equipos y los rojiblancos fueron capaces de no tenerlos. El camino, ese término que el vigués repitió hasta la saciedad prácticamente en cada comparecencia pública, lo siguieron jugadores, dirigentes y afición a pies juntillas. El ir partido a partido y no tener la presión de tener que ascender sí o sí, también ayudó.

La plantilla rojiblanca celebra el ascenso por todo lo alto. La plantilla rojiblanca celebra el ascenso por todo lo alto.

La plantilla rojiblanca celebra el ascenso por todo lo alto. / Pepe Villoslada / Granada CF

Su fortaleza como visitante, el mejor de los veintidós clubes, le llevó a estar durante 39 jornadas en zona de play off. Las otras tres fueron las primeras en las que la clasificación no es determinante. En puestos de ascenso directo estuvo 27 jornadas y de ellas, diez como líder aunque finalmente terminó segundo tras Osasuna.

Equipo

Pero otros aspectos como la seguridad defensiva, la aportación de todos los jugadores a las que se les daba una oportunidad de jugar y su capacidad competitiva, fueron determinantes para abandonar la Segunda División. Un espíritu de equipo que quedó reflejado en dos datos. Por un lado, nadie pudo ganarle cuando se puso por delante en el marcador. Fue capaz de marcar el primer gol en 23 ocasiones y, de ellas, en diecinueve se llevó el triunfo. El hecho de haber recibido tan sólo cuatro goles en todas las primeras partes colaboró a ello.

Camaleónico

Por otro lado, si por algo destacó el Granada CF de la campaña 2018-2019, fue por gozar de ilimitados recursos tácticos. El ser “camaleónicos” como le pedía el técnico gallego a sus jugadores para adaptarse en cada partido a las circunstancias dio muchos puntos, empleando varios sistema de juego ya no sólo a los largo del curso sino en un mismo partido. Un reflejo del trabajo realizado día tras día en la Ciudad Deportiva de la carretera de Alfacar.

Los jugadores rojiblancos disfrutaron junto a su afición. Los jugadores rojiblancos disfrutaron junto a su afición.

Los jugadores rojiblancos disfrutaron junto a su afición. / Efe

Todo eso hizo, al margen de los buenos resultados, que la afición se identificara con su equipo. Unos seguidores que quería ver al club de sus amores ascender en el Nuevo Los Cármenes ante el Cádiz, justo después del duelo en Albacete, pero el empate a uno final dejó con la miel en los labios ante un estadio repleto que se llevó una nueva decepción. Quería celebrar con sus jugadores en su casa el regreso a una de las mejores ligas del mundo pero no tuvo que esperar mucho, pese a que la gran mayoría lo vio por televisión un martes.

Celebración

Como no podía ser menos, la celebración fue por todo lo alto tanto en la Plaza del Carmen como en la Fuente de las Batallas donde, con Álvaro Vadillo como maestro de ceremonias, los seguidores pudieron corear y cantar con sus ídolos. Miles de personas abarrotaron el centro de la capital para celebrar el sexto ascenso a Primera del que hoy se cumplen 366 días. Todo hace indicar que se seguirá, como mínimo, un año más entre los mejores pero a buen seguro que nadie quiere volver a celebrar ascender. Será buena señal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios