Granada CF | Roberto Soldado Un Soldado que no dispara

  • Desde que anotara su único gol en Villarreal en la primera jornada, el delantero del Granada CF no ha vuelto a chutar entre los tres palos en los restantes doce encuentros

Si hay algo que no se le puede achacar al ariete rojiblanco es su trabajo y compromiso. Si hay algo que no se le puede achacar al ariete rojiblanco es su trabajo y compromiso.

Si hay algo que no se le puede achacar al ariete rojiblanco es su trabajo y compromiso. / Efe

A nadie escapa que el Granada CF ha perdido esa pegada y frescura en ataque de las diez primeras jornadas de competición. Los números están ahí y, al margen de haber sumado tan sólo un punto de los últimos quince disputados, el caudal ofensivo de los de Diego Martínez ha disminuido. Es una realidad. Está costando mucho generar ocasiones de gol y son varios los partidos que se han sacado adelante por medio de la estrategia, un aspecto más del fútbol que suma muchos puntos y los rojiblancos son un claro ejemplo esta campaña.

En los diez primeros encuentros, la media de disparos a portería fue de 10,6 y entre los tres palos de 3,8. Pero en la actual racha de cinco citas sin conocer la victoria, ese promedio ha descendido. Los intentos para batir al portero rival ha bajado a nueve por encuentro, algo que no es significativo, y a casi la mitad los chuts al arco (dos por duelo). Y precisamente este último dato ha hecho que el Granada CF sea, junto al Leganés y el Espanyol, que se encuentran cerrando la tabla, los menos goleadores desde la undécima jornada.

Buque insignia

Para solucionar el problema del gol, la dirección deportiva de la entidad octogenaria firmó a un futbolista que a lo largo de su trayectoria siempre estuvo acertado ante el arco rival. Se trata de Roberto Soldado, el buque insignia de este proyecto, que no termina de arrancar en su faceta goleadora. El valenciano, al que no se le puede reprochar su compromiso y trabajo en el terreno de juego, no está acertado. Sin embargo, hay una explicación numérica a su escasez de gol.

Su único disparo entre los tres palos fue gol y de eso hace ya catorce jornadas

En sus trece encuentros como rojiblanco hasta el momento, Soldado únicamente ha disparado entre los tres palos en una ocasión y terminó siendo gol. Fue en la primera jornada de LaLiga Santander ante el Villarreal en el Estadio de La Cerámica, tras rematar al primer palo y de cabeza un saque de esquina botado por Ángel Montoro. Desde entonces, no ha vuelto a hacer trabajar al guardameta contrario y suma ya catorce citas sin anotar, aunque en dos de ellas no piso el césped. Una fue por decisión técnica en la que fue convocado pero no gozó de minutos (Valladolid) y la otra al estar sancionado por acumulación de amonestaciones (Real Sociedad).

Lejos del área

Lo más preocupante de todo, es que no da sensación de peligro pues juega muy lejos del área, donde a lo largo de su carrera hizo mucho daño. Su labor, oscura casi siempre, es fundamental para su equipo pero en ocasiones se le nota ansioso. En total, ha disparado a puerta en cinco ocasiones pero únicamente una fue entre los tres palos, la cita de Villarreal. Las restantes cuatro se marcharon lejos del guardameta contrario.

El delantero valenciano lleva desde la primera jornada sin marcar. El delantero valenciano lleva desde la primera jornada sin marcar.

El delantero valenciano lleva desde la primera jornada sin marcar. / Carlos Gil

En concreto, fue en el estreno en el Nuevo Los Cármenes ante el Sevilla, allá por el mes de agosto, en el minuto 67 al rematar un balón suelto en el área que se fue fuera. Lo volvió a intentar en la cuarta fecha, en Vigo, en una jugada de estrategia en el 63’ que ejecutó Montoro para que Víctor Díaz centrara, pero su remate de cabeza no vio portería. Para ver el siguiente intento, tuvieron que transcurrir cinco encuentros, pues ante Barcelona, Leganés, Real Madrid, Osasuna y Betis no tuvo ninguna opción de remate. Y eso, en un delantero acostumbrado a marcar, genera muchas dudas.

Dos citas sin disparar

Volvió a gozar de ocasiones en la jornada once, en Getafe, justo antes del descanso al rematar de cabeza un centro de Darwin Machís. Y la última vez que estuvo cerca de ampliar su casillero de goles fue en Mestalla, al adelantarse a su par en el primer palo buscando un balón colgado por Álvaro Vadillo, pero una vez más se le fue fuera. Con el duelo ante el Athletic Club, suma ya dos duelos seguidos sin, ni siquiera, disparar a puerta pues tampoco lo hizo ante el Atlético de Madrid.

En total, suma 851 minutos sin marcar, que es el tiempo que ha estado sobre el terreno de juego desde que, a falta de un cuarto de hora en la primera jornada de Liga anotara su, hasta el momento, único gol con la camiseta rojiblanca.

Ante Barcelona, Leganés, Real Madrid, Osasuna y Betis no tuvo ninguna opción de remate

Números al margen, es evidente que Diego Martínez está satisfecho con el trabajo que realiza el ex del Fenerbahce realiza. Desde que el gallego se sienta en el banquillo del Granada CF, si algo ha caracterizado a su equipo es por el reparto de la responsabilidad goleadora, no teniendo a un killer que destaque por encima del resto. Porque Soldado aporta muchas otras cosas y el entrenador rojiblanco lo sabe. Su personalidad es fuerte y en alguna que otra ocasión en la que ha sido sustituido, le faltó tiempo para alabarlo en la posterior rueda de prensa. Y es que hay que cuidar a los líderes del vestuario.

Ayuda atrás

Su juego de espaldas a portería da mucho respiro a sus compañeros y en las acciones a balón parado en contra, principalmente saques de esquina, son numerosos los despejes que ha llevado a cabo situado en el primer palo. Un claro ejemplo de ello fue ante el Atlético de Madrid, al igual que hacía la temporada pasada Adrián Ramos. Pero al final, y sobre todo de cara el espectador, a un goleador se le piden eso, goles. Y a día de hoy su cifra dista mucho de lo deseable.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios