Omonia-Granada CF | Crónica y resultado

Lección magistral de supervivencia del Granada CF ante el Omonia de Nicosia

  • El Granada CF vence con claridad en Chipre y encarrila su clasificación para los dieciseisavos de final de la Europa League, en un encuentro con numerosas bajas que no fueron excusas para dominar el choque por completo

Luis Suárez celebra su primer gol como rojiblanco mirando al cielo de Nicosia. Luis Suárez celebra su primer gol como rojiblanco mirando al cielo de Nicosia.

Luis Suárez celebra su primer gol como rojiblanco mirando al cielo de Nicosia. / Efe

Si algo le faltaba al Granada CF esta temporada para demostrar de la pasta de la que está hecho, era jugar sin ser dirigido por su entrenador. El coronavirus está haciendo estragos en la plantilla rojiblanca y el último en caer fue Antonio Puertas ya en tierras chipriotas con síntomas. Pero a pesar de todo y con un debutante en el lateral derecho que llevaba sin jugar un partido oficial desde marzo, los rojiblancos siguen escribiendo páginas en la historia. Venció por méritos propios a un pobre Omonia (0-2) que comprobó en sus carnes cómo se las gasta este equipo. Tres puntos más que acercan la clasificación a dieciseisavos de final de la Europa League, donde permanece invicto.

El choque fue un absoluto monólogo de los nazaríes. Ya sea con once jugadores sobre el terreno de juego o con superioridad numérica tras la expulsión del punta chipriota Duris, los dirigidos por Víctor Lafuente fueron claros dominadores en todo momento, a lo que ayudó sin duda que en el primer acercamiento al área local se adelantaran en el marcador.

A los cuatro minutos

Fue gracias a un nuevo tanto de Yangel Herrera, al que la Europa League le sienta muy bien, como el Granada CF se puso por delante. Montoro cedió el cuero al venezolano que remató con la zurda en el área, el cuero pasó por entre las piernas de varios jugadores locales y molestó a Fabiano, que cuando quiso reaccionar vio como ya estaba en el fondo de su portería. Nada mejor que un gol para quitarse esos nervios y ansiedad fruto de los positivos por coronavirus que han sacudido a la plantilla en las últimas horas.

El gol aumentó mucho más la confianza visitante, que dominaron la posesión y llegaron como quisieron al área chipriota cuajando una gran primera mitad. De manera casi insultante, al Omonia lo único que le quedaba era correr detrás del balon...y de Machís, que estuvo excelso cada vez que intervino. La conexión venezolana sigue dando sus frutos y cada vez que Darwin y Yangel se asocian, pasa algo.

Antonio Puertas dio positivo en Covid-19 estando ya en tierras chipriotas y tuvo que quedarse en el hotel junto al delegado Manolo Lucena

Así ocurrió al cuarto de hora con un balón prolongado por Yangel Herrera a su compatriota, que avanzó y esperó al centrocampista para que probara fortuna con la derecha, pero el cuero se marchó junto al palo diestro de Fabiano. De nuevo Machís, en el 19’, lo intentó pero fue Luis Suárez, tras una dejada de mucha calidad de Kenedy, el que pudo hacer el 0-2 pero el guardameta brasileño del conjunto entrenado por Henning Berg respondió con solvencia.

Momento en el que Luis Suárez mete la pierna para anotar el segundo gol rojiblanco. Momento en el que Luis Suárez mete la pierna para anotar el segundo gol rojiblanco.

Momento en el que Luis Suárez mete la pierna para anotar el segundo gol rojiblanco. / Efe

Antes de la media hora, Machís intentó repetir el tanto que le dio el punto a su equipo ante el Levante en una acción calcada aunque su chut, raso, fue repelido por Fabiano. El Granada CF no pasaba por apuros, ni siquiera por la banda del debutante en Europa Pepe, que no se complicó la vida y jugó fácil. La presión alta permitió recuperar el cuero muy pronto, ahogando a su rival en la zona de creación y evitando, por ende, que llegara con peligro al área de Rui Silva.

La expulsión

Se antojaba corta la ventaja visto lo visto, pero el duelo se puso aún más de cara tras la segunda amarilla que vio el delantero del Omonia Duris a cuatro minutos del descanso. Pero con diez, y en tiempo de descuento, los chipriotas reclamaron penalti por empujón de Carlos Neva a Bautheac que el colegiado croata no estimó que fuera penalti. Si hubiera VAR en la Europa League, quizá se habría señalado.

La baja de Puertas hizo que el jienense Pepe actuara de lateral debutando así en la Europa League

Con triple cambio en los locales y la entrada de Luis Milla por Montoro, arrancó la segunda mitad en la que a poco que los rojiblancos, vestidos de negro, tuviera un poco de paciencia, la sentencia iba a llegar. Tocaba desgastar al rival pero los de Berg salieron con mucha más ambición tras el receso.

La sentencia

Sin apretar tanto como en el primer acto, los de Lafuente bajaron el listón de la presión, conteniendo las tímidas embestidas de su rival y esperando la ocasión que le permitiera poner la puntilla al choque. Y ésta llegó a los 63 minutos gracias a un gran pase en profundidad al espacio para Luis Suárez, que tiró de potencia y se metió entre los dos centrales para plantarse solo ante Fabiano. El colombiano metió la pierna con valentía y sin miedo ante el portero brasileño, que golpeó el cuero pero éste rebotó en el ‘7’ rojiblanco para terminar en el fondo de las mallas.

Los rojiblancos fueron los absolutos dominadores del choque y más tras expulsión de Duris

Con 0-2, el Omonia tiró de orgullo y con la entrada de Thiago mejoró en ataque. De las botas del veterano delantero brasileño llegaron las mejores opciones para recortar distancias, en especial un disparo desde la frontal a un cuarto de hora del final que hizo trabajar a Rui Silva, que pese a tener poco trabajo en todo el choque, respondió con una gran parada. Thiago también la tuvo en el 79’ pero su disparo fue muy flojo.

La casta

Más centrados en protestar al colegiado y con alguna que otra acción peligrosa, concluyó un choque que permite al Granada CF acercarse a los dieciseisavos de final pese a todos los inconvenientes por lo que está pasando. Una muestra más de la casta de equipo camaleónico, como le gusta llamarlo su técnico, que seguro que disfrutó desde casa viendo a unos gladiadores a los que no hay quien los pare. Ni siquiera el maldito Covid-19.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios