Impulsado por la UGR

Una buena dosis de ciencia ficción en el regreso del Cineclub Universitario de Granada

  • El ciclo de la UGR estará dedicado este mes a las adaptaciones de obras de Ray Bradbury, Asimov y Frank Herbert a la gran pantalla como 'El hombre ilustrado, 'Dune' y 'El hombre bicentenario' 

Póster de la película 'Dune' de David Lynch Póster de la película 'Dune' de David Lynch

Póster de la película 'Dune' de David Lynch / G. H.

Hace siete meses, el Cineclub Universitario de la UGR paraba su programación debido a la pandemia. En todo este tiempo, Juan de Dios Salas, director del ciclo desde hace 25 años, ha continuado su labor pedagógica y de divulgación del séptimo arte a través de la web de la Madraza. En ella se podían acceder a multitud de valiosísima información: documentales sobre directores, actores, guionistas o montadoras. Además, Salas se grababa e introducía las películas. Una labor encomiable que hacía a los asistentes del Cineclub seguir disfrutando de un contenido, pero faltaba el espacio, en este el aula magna de la antigua Facultad de Medicina, lugar donde no solo se visionan las cintas, sino que se viven y luego son comentadas entre los asistentes.

Desde hace mucho tiempo, el Cineclub Universitario se ha convertido en un pequeño espacio de resistencia e incluso de disidencia si lo enmarcamos dentro de un panorama donde cada vez se pretende eliminar el cine como experiencia colectiva. Pero ello nunca ha hecho abandonar su imprescindible labor didáctica y pedagógica, ya que Salas siempre ha elaborado unos ciclos combinando diferentes épocas, nacionalidades y géneros. Componiendo así un curso académico con una programación verdaderamente envidiable.

En ella se han realizado ciclos de grandísima acogida como los de Christopher Nolan, Steven Spielberg y William Wyler u otros dedicados a Werner Herzog y Wong-Kar Wai. También ha habido espacio para géneros como el neowestern o el cine policíaco español de los 50/60 y eventos especiales como la proyección de Superman por su 40 aniversario en 2018 o la maratón el pasado noviembre en un mismo sábado dedicada a Blade Runner donde se proyectaron sus dos diferentes montajes junto con el documental Días peligrosos.

Juan de Dios Salas, director del ciclo desde hace 25 años, en una imagen de archivo Juan de Dios Salas, director del ciclo desde hace 25 años, en una imagen de archivo

Juan de Dios Salas, director del ciclo desde hace 25 años, en una imagen de archivo / G. H.

A ello hay que sumarle otros grandes aciertos como el de trasladar en 2017 el Cineclub a la sala máxima del Espacio V centenario, lugar que por sus características arquitectónicas se asemeja a las grandes salas de cine de antaño (proyectar siempre en máxima calidad todas las películas en versión original y conseguir que las proyecciones sean totalmente gratuitas). Tampoco podemos olvidar las siempre aplaudidas charlas introductorias al más puro estilo Qué grande es el cine donde Juan de Dios comenta los aspectos formales y temáticos que hacen interesante a la película que vamos a visionar.

La más que necesaria vuelta al ciclo pone de manifiesto que el cine debe de ser una experiencia colectiva e incluso un acto político. El Cineclub muestra como en un mundo ya construido a partir de imágenes necesita espacios colectivos de reflexión como el que el Juan de Dios ha construido durante 25 años. Cada nuevo curso, la programación siempre ha estado dedicado a alguna temática especial, en esta ocasión se centrará en las adaptaciones a la gran pantalla de obras de Isaac Asimov, Ray Bradbury y Frank Herbert con motivo del centenario de sus nacimientos. Como siempre las proyecciones serán en la sala máxima del Espacio V Centenario los martes y los viernes a las 21:00.

Este año cada película tendrá dos pases debido al aforo reducido a causa a la pandemia. "Repetiremos el filme dos veces en semana para poder ofrecerla a más gente. El ciclo iba a ser más largo en principio y sólo he tenido que elegir una película basada en cada autor. He precindido de películas que ya hemos puesto varias veces como Fahrenheit 451 y por eso me he decantado por El hombre ilustrado, que quizás no es tan buena película como la de Truffaut, pero es una rareza y se ha visto muy pocas veces", señala el director del ciclo de cine de la UGR. Este primer ciclo constará tan solo de tres cintas: El hombre bicentenario de Chris Columbus, 1999 (6 y 9 de octubre); El hombre Ilustrado de Jack Smight (13 y 16 de octubre) y por último Dune de David Lynch (20 y 23 de octubre).

Un fotograma de 'El hombre bicentenario' Un fotograma de 'El hombre bicentenario'

Un fotograma de 'El hombre bicentenario' / G. H.

En cuanto a las novedades marcadas por las medidas de sanidad serán varias. La entrada será libre hasta completar el aforo estipulado "más o menos la capacidad se queda en medio centenar de butacas", señala Salas. Las puertas se abrirán una hora antes del inicio de cada proyección y el acceso será por orden de llegada, este estará regulado por el personal responsable (habrá dos personas, una en el pasillo controlando la distancia y un acomodador dentro de la sala para indicar donde hay que sentarse). Los asientos estarán marcados con un punto verde para que los encargados de seguridad asigne butaca a los asistentes. "Hemos ido calibrando posibilidades para que sea lo más seguro posible. Las distancias serán de tres butacas entre asientos y con una fila de distancia, por lo que solo se usarán las filas impares", explica el director del ciclo.

No obstante, se está trabajando para poner en funcionamiento un sistema de reservas a través de la web de la Madraza que se implantará a lo largo de este mes. Una vez que haya comenzado la proyección, no estará permitido el acceso a la sala y solo se podrá salir de la sala para ir al baño. La mascarilla será obligatoria en todo momento, es decir antes, durante y después de la proyección.

Mediante el cumplimiento de estas medidas se podrá volver al Cineclub en lo que Juande ha bautizado como "el Cineclub en los tiempos de Covid-19". Un retorno a un espacio donde se respeta al cine como pocos, donde se respira sana convivencia y que sus asistentes agradecerán su vuelta. La vuelta de un espacio que delata que no es lo mismo ver una película de Jerry Lewis en casa que vivirla con las carcajadas de fondo en una sala.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios