Calendario cultural

El Festival de Música y Danza de Granada baraja su traslado a julio o después del verano

  • El posible aplazamiento será abordado en el próximo Consejo Rector del 5 de mayo

El Festival de Música y Danza baraja su traslado a julio o después del verano

El Festival de Música y Danza baraja su traslado a julio o después del verano

El Festival Internacional de Música y Danza de Granada, previsto inicialmente del 25 de junio al 12 de julio, bajara trasladar hasta este último mes la celebración de su 69 edición, aunque esta dependerá de la evolución de la actual alerta sanitaria e, incluso, no se descarta su traslado a septiembre como última opción.

Fuentes del Festival aclaran que depende de muchos factores, no sólo los planes del Gobierno español, también de las directrices de los estados de procedencia de los numerosos artistas internacionales que participan en la gran cita de Granada con la cultura. “En caso de que haya posibilidad pero los invitados encontrarse restricciones para venir se podrían sustituir por otros nacionales”.

Son por tanto muchos los factores que la dirección lleva semanas analizando y se han perfilado varias alternativas vara las distintas fases de la desescalada previstas por el Gobierno y se barajan todavía “varios escenarios” antes de tomar una decisión. Este asunto será abordado en un próximo Consejo Rector del festival previsto para este martes, 5 de mayo, aunque su director, Antonio Moral, ha confirmado que mantiene la fecha del 20 de mayo como tope para tomar una decisión definitiva, aunque si las circunstancias lo permiten podría anunciarse antes.

El pasado 13 de abril el certamen ya anunció que aplazaba “sine die” la venta de sus entradas, aunque aclaró que su equipo seguía trabajando para que su próxima edición pudiera tener lugar en las fechas inicialmente previstas.

Moral siempre se ha mostrado optimista con la posibilidad de celebrar el Festival y en declaraciones a este mismo medio pocos días después del inicio del estado de alarma señalaba la importancia de no cancelar actividades culturales y aplazarlas para no perjudicar más al sector. Moral considera muy importe sobre todo para las pequeñas orquestas y artistas freelance porque “son economías de pequeña escala y dependen de lo que hacen”: “Estos días hablando por teléfono con un músico me comentaba que le habían cancelado todo hasta el verano. Hay que ser solidarios”.

En ese sentido, baraja otras medidas de ayuda para plantear al próximo Consejo Rector. “Me gustaría plantear que la recaudación de algunos de los conciertos la destinemos a los grupos más desfavorecidos y que más van ha sufrir con toda esta crisis del coronavirus”.

La edición de 2020 está dedicada al 250 años del nacimiento de Beethoven, algo que no sólo tiene lógica por la relevancia universal de la efeméride, sino por la propia historia del Festival. De las 32 actividades programadas, 13 de ellas celebran este aniversario, con un total de 26 obras. Otras efemérides tendrán igualmente un hueco en la programación. La Filarmónica de Róterdam se hará también eco del centenario de la muerte de Max Bruch y se recordará el estreno de la Novena sinfonía de Shostakóvich. Además, el V centenario de la primera vuelta al mundo será recordado en un estreno de la Accademia del Piacere.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios