Javi Benítez, ilusionista “El mago es el único artista que no engaña”

  • Considerado uno de los maestros de la magia de cerca, Benítez participa hoy en la gala de clausura del Hocus Pocus que se celebra en el Teatro Isabel la Católica a las 19:00 horas

“El mago es el único artista que no engaña”

“El mago es el único artista que no engaña”

Javi Benítez es mago profesional desde los 30 años, hasta entonces era un publicista que se había formado en Madrid y Nueva York. Sin embargo, cuenta que desde pequeño su mayor sueño era ser ilusionista y desde los once años lleva practicando en los escenarios su extraordinaria habilidad con cartas y otros objetos, algo que en sus números adereza con grandes dotes de improvisación y de humor. Ahora —tras 23 años de concienzudo estudio de la magia y 15 como profesional– llega a la gala de clausura del Festival Hocus Pocus que se celebrará esta tarde en el Teatro Isabel la Católica y en la que compartirá escenario con otros compañeros igual de mágicos.

–La gala ‘Close-Up’ se celebra en un espacio relativamente grande como el Isabel la Católica. Lo suyo son las distancias cortas, ¿cómo seduce al espectador en las largas?

–Mi especialidad es la magia de cerca y llevamos un sistema de vídeo para que se vea muy bonito. Uno de los tres o cuatro números que llevo lo creé hace unos años en memoria de los magos, de la ilusión, de seguir para adelante y luchar. Lo hice en la televisión americana, en Las Vegas, y con él gané un premio de magia.

–¿Lo presentará por primera vez en Granada?

–Sí, además creo que verlo en directo es muy emocionante. Por lo menos en mi caso, también por lo que significa Granada en mi vida: tengo 45 años y llevo desde los 15 viniendo para aprender magia.

–¿Cuáles eran sus maestros en la ciudad?

–Yo venía para aprender de magos de aquí como Miguel Aparicio o MagoMigue, que es un poco mayor que yo y del que aprendí mucho.

–Compagina la magia con la publicidad pero, ¿qué inclinó definitivamente la balanza hacia la primera?

–Pensaba desde pequeño que ser mago era lo más grande que se podía ser: una figura extraordinaria. También me gustaba la publicidad pero siempre he creído que para resultar bueno en algo tienes que dedicar a ello tu vida. En un momento me planteé si quería ser buen mago o buen publicista, y cuando digo bueno me refiero a tocar la excelencia. Después de un tiempo de reflexión decidí dedicar mi vida a la magia y, si podía, dejar huella. Quiero crear algo nuevo y diferente porque, en mi opinión, la magia es como pintar, es como la poesía.

"Voy a presentar en Granada el número que hice en Las Vegas para la televisión nortamerica”

–¿Un arte, como el cine o la música?

–Un arte poético. Yo creo que es poesía visual. Es algo muy profundo, como el mimo, porque sin palabras conquistas a la gente. La magia, aunque te la hagan en japonés, la entiendes. Eso hace que sea universal, como otros lenguajes artísticos.

–Sus números también tienen mucho de humor. ¿Es casi un rasgo definitorio de la magia española?

–Aquí el peso de Juan Tamariz ha sido muy fuerte en ese sentido. Sin embargo, a mi me gusta jugar un poquito con todo. Estar en la cuerda floja de dónde está el humor y dónde lo serio. Que el público no me pille del todo hasta que no me vea un rato. Se dice que el mago que mejor llega al público es aquel que desarrolla su simpatía, y el humor es una clave. No significa hacer un chiste, se trata de que el público se relaje y se deje llevar por esa historia.

–En ese sentido, la magia se parece a la publicidad en esa seducción del espectador.

–Pensé mucho en eso y creo que en publicidad no hay que engañar y en magia tampoco. Siempre se ha dicho que el mago es el único artista que no engaña porque te dice que te va a engañar y lo hace.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios