En el 20 aniversario de su muerte

Javier Egea 'ocupa' desde hoy un lugar privilegiado en la biblioteca del Hospital Real

  • El poeta se convierte en el único autor contemporáneo de la biblioteca, cuyo histórico edificio ya alberga su legado en una sección especial con su nombre 

  • La UGR celebra un emotivo acto para oficializar la llegada de los fondos del autor después de sellar su acuerdo con la heredera de los derechos, Elena Capetillo

Unos de los manuscritos de Javier Egea, custodiado ahora por la UGR en su biblioteca del Hospital Real. Unos de los manuscritos de Javier Egea, custodiado ahora por la UGR en su biblioteca del Hospital Real.

Unos de los manuscritos de Javier Egea, custodiado ahora por la UGR en su biblioteca del Hospital Real. / G. H.

La relación de Javier Egea con la Universidad de Granada fue intensa. La visitó a menudo para dar recitarles o para escucharlos. Se llegó a matricular incluso en la carrera de biblioteconomía. Sin embargo, el poeta granadino no era muy amigo de la academia, de los cánones excluyentes y, en definitiva, de un sistema donde la gente con talento, díscolos según algunos, no era aceptada.  

El autor de Troppo mare ocupa desde hoy un lugar privilegiado en la biblioteca del Hospital Real. El poeta se convierte en el único autor contemporáneo de la biblioteca, cuyo histórico edificio ya alberga su legado en una sección especial con su nombre. La UGR ha celebrado esta mañana un emotivo acto para oficializar la llegada de los fondos del autor después de sellar su acuerdo con la heredera de los derechos, Elena Capetillo. 

"Egea hubiera valorado mucho haber llegado hasta este sitio. Su legado es gigante. Cuando pensamos en un sitio teníamos muy claro que la UGR era el lugar ideal. Para Elena y para mí esto ha sido como escalar una montaña. Ya hemos llegado a la cima. Espero que esos libros sean consultados por estudiantes e investigadores de todo el mundo", ha declarado Alfonso Salazar, director de Open Cultura, empresa encargada de gestionar el legado de Egea desde hace cinco años.

La directora de la biblioteca del Hospital Real, María José Ariza, ha definido al poeta como "un maestro de la palabra". Su legado será "una fuente riquísima e inagotable para el estudio de la literatura contemporánea, y objeto de tesis e investigaciones", ha subrayado. "Es el único autor moderno que va a estar en la biblioteca histórica, cuyo fondo es anterior a 1.800", ha exclamado.

La biblioteca universitaria, emplazada en Av. del Hospicio, 1, ha sido el lugar escogido para albergar los manuscritos originales y la biblioteca personal de Egea -con 1.218 libros-. Ahora, el personal del espacio se encuentra catalogando esos fondos. Hay que recordar que el legado de Elena Martín Vivaldi también descansa en el edificio de gran valor patrimonial.  

El acto se ha cerrado con las palabras de la rectora de la UGR, Pilar Aranda, que también fue amiga del escritor granadino. "Disfruté de su amistad, de su bravuconería, de su especial sentido del humor. Lo recuerdo en su casa al final de la calle Recogidas, con esa camisa verde siempre desabrochada. Siempre enamorado de la vida, de sus amigos, de la palabra", ha rememorado Aranda.

Al acto han asistido amigos del poeta como Ángeles Mora, Teresa Gómez, Eduardo Castro, José Antonio García Sánchez El murciano, José Carlos Rosales y Lola Boloix. "Estoy muy feliz. A él le hubiera gustado estar aquí. Él iba muchas veces a las clases de Juan Carlos Rodríguez -catedrático de la UGR, escritor; sobre sus teorías se fundamenta el ideario de La otra sentimentalidad-. Le gustaba saber. Leía un montón", ha contado Ángeles Mora, emocionadísima por la "gran noticia".

Las primeras conversaciones entre Capetillo y la longeva institución para traer el legado a casa se mantuvieron en septiembre de 2018. Se barajaron otros lugares como el Centro Lorca y el Centro de Estudios Lorquianos de Fuente Vaqueros para albergar estos fondos, pero "oficialmente" sólo se pusieron en contacto con la UGR. El trabajo de Open Cultura, sumado a la colaboración de Jairo García Jaramillo y José Antonio García Sánchez El murciano, han sido decisivos para llegar a un acuerdo entre las dos partes.

Entre las joyas se encuentran varios Raro de luna, definido por Luis García Montero como "un libro de tonos surrealistas, alejado de la estética machadiana por la que habíamos apostado en la otra sentimentalidad"; y seis carpetas con bastantes versiones manuscritas de Troppo mare, obra cumbre del granadino donde despierta su conciencia ideológica y cuestiona el sistema capitalista. A eso se suman borradores, discos y fotografías.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios