Debate en el mundo de la cultura

La Junta recaudaría más de un millón en Granada si se pagara la entrada a sus museos

  • El Gobierno andaluz estudia cobrar por la visita a sus espacios culturales, entre ellos ocho instalaciones ubicadas en la provincia como el Museo Arqueológico

El Bañuelo, en una imagen reciente hecha el Día del Patrimonio. El Bañuelo, en una imagen reciente hecha el Día del Patrimonio.

El Bañuelo, en una imagen reciente hecha el Día del Patrimonio. / Carlos Gil

Comentarios 1

La consejera de Cultura y Patrimonio Histórico, Patricia del Pozo, reconoció hace unos días en una entrevista con Europa Press que su departamento "está analizando y estudiando" el cobro de entradas en los museos y monumentos andaluces, de modo que este dinero "revierta directamente" en su mantenimiento, aunque, precisa, "no hay ninguna decisión tomada aún".

El cambio afectaría a ocho espacios culturales de la provincia granadina: el Museo Arqueológico, el Museo de la Alhambra, el Museo de Bellas Artes, la Casa de los Tiros, el Bañuelo, los Baños Árabes de Baza, y los enclaves de Castellón Alto y la Necrópolis Íbera de Tútugi, situados estos dos últimos en el municipio de Galera. A excepción de los demás, la Necrópolis Íbera de Tútugi sí cobra entrada –2 euros la general con visita guiada; y 1 euros la entrada reducida para menores de 10 años y grupos de más de 20 personas–.

Más de 700.000 personas, en concreto 713.451, visitaron los museos y yacimientos granadinos de la Junta en 2018, según la Estadística de museos públicos de Andalucía. El desglose sería el siguiente: el Museo de la Alhambra se sitúa en el primer puesto de la lista con 271.016 visitantes por encima del Museo de Bellas Artes con 166.206, el Arqueológico de Granada con 67.553 y el Museo Casa de los Tiros con 59.302. Luego, el Bañuelo atrajo a 97.999 usuarios seguido de los 8.867 procedentes de los Baños Árabes de Baza; y los 4.671 y los 3.681 de los enclaves de Castellón Alto y la Necrópolis Íbera de Tútugi.

La Junta recaudaría un millón de euros en Granada si se cobrara la entrada a sus museos y conjuntos arqueológicos. La cifra, en total 1.070.175 euros, es el resultado de multiplicar el número de visitantes a los museos y yacimientos granadinos de la Junta en 2018 por 1,5 euros, el precio fijado que pagan los ciudadanos no pertenecientes a la Unión Europea al entrar a estos lugares que este periódico ha utilizado como importe orientativo.

La Asociación Profesional Española de Historiadores del Arte valoró ayer la posibilidad planteada por la Junta de cobrar entrada en los museos y conjuntos arqueológicos que gestiona e hizo un llamamiento a no centrar exclusivamente el debate en ese tema, sino en "si la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico está bien dotada", porque, en los últimos años, "ha habido un retroceso importante a causa de la crisis".

Así lo expresó el presidente de la asociación y catedrático de Historia del Arte en la Universidad de Granada, José Castillo, quien reclamó a la Administración autonómica "que dote de personas y medios" esta rama de su Gobierno, ya que "eso permitirá un adecuado desarrollo" de las políticas patrimoniales.

Castillo señaló que el ámbito del patrimonio y la cultura suponen unas competencias "enormes" porque son muchos los museos existentes, sin embargo, esto "no se corresponde a la dotación de medios" que reciben, algo que "se nota también en España" en su conjunto. Asimismo, pidió tener en cuenta que el acceso a la cultura está recogido en el Estatuto de Autonomía y el Gobierno autonómico "tiene que poner los medios para satisfacerlo".

En ese contexto, "¿qué hay que cobrar una cantidad simbólica?, podría ser, siempre que se cumplan estos requisitos que estamos diciendo, que la Administración esté bien dotada", argumentó, antes de subrayar que, si se cobra por entrar en los museos y conjuntos arqueológicos, el dinero debe estar destinado a financiar servicios que se presenten en ese espacio.

Respecto a los recursos de los que se dote la Consejería de Cultura, razonó también que el acceso a los museos y monumentos tiene que ver con la difusión del patrimonio, y esa difusión "debe estar profesionalizada", punto en el que criticó que muchos servicios guía se ven "externalizados", con unas "condiciones inaceptables". De igual forma, no acepta que se desarrolle parte de esta labor por voluntariado, "reconociendo la magnífica labor que realizan".

Purificación Marinetto, la conservadora jefe del Museo de la Alhambra, cree que "la cultura debe ser gratuita porque es un derecho de los ciudadanos; los gobiernos tienen que ayudar a que las instalaciones estén cuidadas y el personal esté cubierto". En el caso de que se aprobara lo planteado por Del Pozo, Marinetto considera que ese dinero debería destinarse al incremento de personal, actividades y exposiciones temporales. Mientras tanto, el Museo de la Alhambra seguirá sin cobrar entrada a sus visitantes, "sean de donde sean".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios