Novedad editorial

Ángeles Mora revisa la figura de Mariana Pineda en el teatro de Lorca

  • El Patronato García Lorca edita unas páginas manuscritas que pertenecen a la obra teatral y que dan pie a la autora cordobesa para analizar el papel desempeñado por la heroína

Ángeles Mora revisa la figura de Mariana Pineda en el teatro de Lorca Ángeles Mora revisa la figura de Mariana Pineda en el teatro de Lorca

Ángeles Mora revisa la figura de Mariana Pineda en el teatro de Lorca

Mariana Pineda ha pasado a la historia como un mito que sacrificó su vida por no traicionar al amor. Así la convirtió la tradición en una heroína romántica pero en el sentido más amoroso del término romántica. La nueva lectura de la figura que hace Ángeles Mora a través de la mirada de Lorca va mucho más allá: sin dejar de lado a la mujer amante, la poeta cordobesa destaca que la auténtica radicalidad del personaje es la defensa de la libertad hasta sus últimas consecuencias. Porque Mariana Pineda muere por amor sí, pero por amor a una causa.

Representación de Mariana Pineda Representación de Mariana Pineda

Representación de Mariana Pineda

Esa es una de las conclusiones a las que llega la Premio Nacional de Poesía en el estudio preliminar a las páginas manuscritas del drama lorquiano que ahora edita el Patronato Federico García Lorca de Fuente Vaqueros. Se trata de una iniciativa del director del mismo, José Luis Chacón, que se suma a la colección que inició su antecesor Juan de Loxa. El ex director fue autor del prólogo de la Charla sobre el teatro y las seis cartas de Rodríguez Valdivieso, que se completan con este tercer volumen. “La colección recupera legados originales de Lorca. En este caso había unas cuantas notas y queríamos sacarlas a la luz. Le pedimos a Ángeles Mora que las cotejara con las que se conservan en la Fundación García Lorca. Además de su texto y los originales de Lorca, hemos añadido algunas fotos a la edición”, explica Chacón, para quien lo más destacado es la mirada de Mora, “con ese sesgo femenino y feminista”. “Además, para Ángenes Mora Lorca es muy importante en su obra. Como está muy ocupada, hemos esperado: no teníamos prisa, estábamos empeñados en que fuese ella y estoy muy feliz con el texto por su capacidad para mezclar cuestiones particulares con estudios muy rigurosos generales”.

Lorca tuvo que aceptar varios rechazos hasta que Margarita Xirgu aceptó llevarla a escena

Así, la poeta cordobesa afincada en Granada –para quien la edición “ha sido un regalo” pero también “un serio compromiso”– analiza con la sutileza, profundidad y la sencillez que caracteriza a sus análisis literarios las páginas manuscritas de la obra Mariana Pineda que conserva el patronato. Y lo hace poniéndolas en relación con otros texto también de Lorca. Por ejemplo, la charla que el poeta ofreció en su ciudad natal el 5 de mayo de 1929 en el estreno de este drama en el desaparecido Teatro Cervantes (un acto del que se recoge una foto y también una imagen de la fachada del espacio) o una carta a su familia fechada en noviembre de 1924 en la que ya “habla entusiasmado de su Mariana Pineda”. Pero también recoge otros textos sobre Lorca publicados por investigadores y estudiosos, como el estudio de la “completa y minuciosa” edición que realizó Luis Martínez Cuitiño de Mariana Pineda o los estudios de Antonina Rodrigo.

Escultura Mariana Pineda2 Escultura Mariana Pineda2

Escultura Mariana Pineda2

Así, cotejando o subrayando aciertos, Ángeles Mora destaca como los versos “amor, amor, amor y eternas soledades” sitúan a la enamorada heroína “por encima de su propio amor para aceptar su soledad y encarnar la última y definitiva razón que la llevó al cadalso: la libertad”.

Pero Mora también reflexiona sobre otras cuestiones como las preocupaciones estéticas de Lorca para crear “una obra de arte moderna y compleja” a partir de un romance popular, un proyecto en el que contó con la ayuda de Salvador Dalí para “estilización del populismo”. O sobre los rechazos previos al estreno de la obra, cuando la compañía de Margarita Xirgu aceptó el reto de llevarla a escena el 24 de junio de 1927 en el Teatro Goya de Barcelona. Así como los esfuerzos del autor de Yerma por “darle altura a nuestro teatro”, con “una serie de creaciones teatrales caracterizadas por la fuerza y el valor social de las figuras femeninas”. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios