Actual

Pianobomba, la aventura de la música cajún

Detrás del nombre de Pianobomba se esconde un músico inquieto y en búsqueda constante llamado Isaac Aguilera. Jienense afincado en Granada, sus aventuras musicales en los últimos veinte años no han dejado de sucederse en múltiples direcciones y explorando sin prejuicios los más diversos estilos. En todos ha encontrado nuevos retos y renovadas lecciones de las que aprender y crecer como músico, hasta convertirse en uno de los artistas más eclécticos e inclasificables de la escena granadina.

Aguilera comenzó practicando una suerte de pop colorista y casi naif en los noventa con el nombre de El Joven Isaac Y Flores Para La Máquina, entre la protoelectrónica y pop ochentero. Finiquitado ese proyecto, reapareció junto a Dj Toner en el grupo Domestic, con quien experimentó mezclando jazz y electrónica, para integrarse más tarde en el grupo Apache, una formación de fugaz éxito en los primeros años ochenta pero que ha sabido reconvertirse en orquesta para todos los públicos capaz de recrear infinidad de éxitos del rock de todos los tiempos.

De un tiempo a esta parte es Pianobomba el nombre que le sirve de máscara para sus siempre chispeantes ideas musicales. Con él ganó el Concurso Lagarto Rock de Jaén en 2008 y tras experimentar en diversas etapas, actualmente factura una mezcla de rock, groove, blues, electrónica y pop psicodélico. Últimamente se encuentran ocupados presentando su más reciente trabajo, La Gran Hamburguesa Cajuna (Canciones Para Animales Perdidos). Un álbum cuyas melodías de apariencia sencilla son un acercamiento, como sugiere el título, al sonido cajún, la música de los negros de habla francesa del estado de Luisiana, desde una visión personal, en la que adquieren especial protagonismo el violín y el acordeón para pintar ese paisaje sonoro fronterizo que se funde con el blues. Esta noche lo vuelven a llevar al directo en el Alexis Viernes de Santa Fe.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios