Actual

Recorrido nostálgico por los 90

Drama, Francia, 2008, 110 min. Dirección y guión: Rémi Bezançon. Fotografía: Antoine Monod. Música: Sinclair. Intérpretes: Jacques Gamblin, Zabou Breitman, Béborah François, Marc-André Grondin, Pio Marmäi. Cines: Multicines Centro.

Tres son las películas francesas estrenadas recientemente en España que tienen a la familia como epicentro de su interés dramático. Si Las horas del verano, de Olivier Assayas, y Cuento de Navidad, de Arnaud Desplechin, ambas entre lo mejor que hemos visto en bastante tiempo, se adentraban en la institución a partir de la indagación en la memoria y el árbol genealógico como meándricas y ricas estructuras de sentido para el flujo denso y complejo de las relaciones personales, El primer día del resto de tu vida, segundo largometraje de Rémi Bezançon (Ma vie en l'air), pone sus miras en una fórmula bastante más estereotipada y convencional que asienta toda su eficacia sobre la materia argumental de su guión, organizado en torno a cinco momentos del periodo 1988 a 2000 protagonizados respectivamente por cada uno de los miembros de una familia francesa de clase media.

Así, la historia avanza a golpe de episodios y elipsis y se construye desde el punto de vista (afectivo) de cada uno de sus personajes, dos hermanos varones, uno, el mayor, responsable y adulto, el otro más loco y soñador, una hermana adolescente y confusa, un padre sereno y conciliador y una madre con deseos de renovación, enzarzados en las habituales diatribas emocionales y roces relacionales de esa clase acomodada con sus prototípicas aspiraciones vitales propias de la sociedad del bienestar.

Bezançon aspira a crear, de paso, un recorrido histórico por la década de los 90, a lo cual contribuye una banda sonora con numerosas canciones pop-rock y un permanente trasfondo nostálgico que parece insistir en la idea de que todas las familias son iguales y se relacionan de forma parecida y que, en el fondo y pesar de todo, son el mejor invento posible como estructura de cohesión social. Fruto de su fórmula de identificaciones básicas, la película ha sido todo un éxito de taquilla en el país galo.

Inclinada a lo sentimental pero evitando siempre los excesos, El primer día del resto de tu vida se ve con esa complacencia de la amabilidad y las emociones prefabricadas, lo cual no quita, sin embargo, que nos regale algunos instantes de muy cinematográfica sinceridad, como esa escena ya casi al final en la que la madre huele el aire que un día su marido insuflara al cojín hinchable para el asiento de su coche.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios