En Granada

Las viñetas de Snoopy se hacen realidad

  • Unas 300 personas disfrutan del musical basado en las tiras de Charles Schulz en el Palacio de Congresos 

  • El ritual antes de salir a escena: mucha agua, calentar la voz y un libreto a mano

Un momento de la función de 'Snoopy, el musical'. Un momento de la función de 'Snoopy, el musical'.

Un momento de la función de 'Snoopy, el musical'. / Photographerssports

El Palacio de Congresos acogía esta tarde el preestreno de Snoopy, el musical antes de su desembarco en los Teatro Cofidis Alcázar la semana que viene. "No es como ir a ver una película con principio, nudo y desenlace. El espectáculo son las tiras cómicas de Snoopy que están enlazadas", explicaba minutos antes de la representación Moisés Rodríguez, ayudante de producción del montaje. El también presentador del canal 24 Horas de TVE destacaba que "todo lo que se cuenta en las viñetas de Charles Schulz y se ve en el musical son mensajes optimistas, llenos de positivismo, donde se transmiten valores como el respeto hacia los demás y los animales".

Antes de levantar el telón, los seis actores y el pianista encargados de llevar a escena el montaje se preparaban. "Solemos llegar un par de horas antes al teatro. Depende del día. Tardamos como 40 minutos en vestirnos, maquillarnos y prepararnos", declaraba Claudia Sierra mientras se ponía su peluca de pelo negro para hacer de Lucy, la chica gruñona del grupo y cuya madre la llama "la chica más incordio del mundo".

Caterina Stanley se prepara para su papel de Peppermint Sally. Caterina Stanley se prepara para su papel de Peppermint Sally.

Caterina Stanley se prepara para su papel de Peppermint Sally. / Photographerssports

Caterina Stanley, encargada de dar vida a Peppermint Patty, reconocía que no seguían "ningún ritual extraño" antes de salir escenario. "Mucha agua para hidratarse y calentar la voz media o una hora antes. Depende las prisas que tengamos", aclaraba entre risas Laura Marchal (Sally, la hermana pequeña de Carlitos, en el musical).

Entre la dificultad de los números está la música, compleja a nivel vocal y musical. "Todos somos actores que venimos de musicales. Tiene la dificultad propia de un musical. Los temas son complejos vocalmente y requiere de bastante concentración", apuntaba Stanley. Para Marchal, "lo más complicado es mantener esa energía y no gastarla en seguida, ya que es muy enérgico todo el musical".

Mientras los intérpretes correteaban de un lado al otro de puro nervio y calentaban las voces, el pianista César Belda esperaba sentado en un sillón tras el telón. "Estamos haciendo una versión solo a piano. Son seis actores que tienen que hacer todas las voces. Es complicado en seis voces reflejar todas las armonías del montaje", recalcaba el compositor, encargado de la dirección musical de obras de la Fura dels Baus. Belda conocía las tiras cómicas de Snoopy pero no le gustaban especialmente. "El musical sí", afirmaba con una sonrisa.

Alejandro Mesa, Carlitos en la obra, prepara su estilismo para la obra. Alejandro Mesa, Carlitos en la obra, prepara su estilismo para la obra.

Alejandro Mesa, Carlitos en la obra, prepara su estilismo para la obra. / Phographerssports

Un musical americano

El punto de partida de la obra, dirigida a niños a partir de ocho años y público adulto, se encuentra en la versión inglesa del musical, que se interpretó en el West End de Londres. La original, estrenada en Broadway hace 45 años, llegó a ganar un Premio Tony. "Las canciones de la obra reflejan el musical americano al cien por cien. Desde ragtime, charlestón, algo de rock a baladas", destacaba el músico.

"Está costando hacer entender que no es musical infantil. Es un musical adulto. Es como si aquí hicieran un musical de Los Simpson. ¿A qué no llevarías a tu hijo de cinco años a verlo?", se preguntaba Andrés Navarro, el intérprete que hace de Snoopy en "el ameno musical, con mucho color y gags para mayores". Alejandro Mesa, Carlitos en la obra, estaba atacado porque era su primera función, pero estaba contento por la oportunidad.

Minutos después, el telón se alzaba y la primera carcajada de la tarde llegaba con el pájaro Woodstock (Pablo López), el mejor amigo de Snoopy.

Pablo López (Woodstock) y Andrés Navarro (Snoopy), en un momento de la función. Pablo López (Woodstock) y Andrés Navarro (Snoopy), en un momento de la función.

Pablo López (Woodstock) y Andrés Navarro (Snoopy), en un momento de la función. / Phographerssports

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios