La dotación de personal pone en jaque el acceso al legado del Centro Lorca

Infraestructuras culturales

Los tres operarios de mantenimiento del centro se encontraban ayer ausentes por cuestiones de baja médica o vacaciones

La oposición critica que peligra incluso la apertura del edificio

La dotación de personal pone en jaque el acceso al legado del Centro Lorca
La dotación de personal pone en jaque el acceso al legado del Centro Lorca
Belen Rico

16 de marzo 2021 - 05:00

Granada/La falta de personal del Centro Lorca no es una novedad porque arrastra este hándicap desde el mismo día de la llegada del legado del poeta al edificio de Romanilla. Aunque en varias ocasiones ha salido a relucir la necesidad de ampliar la dotación de empleados para el espacio destinado a custodiar los fondos del poeta y a convertirse en un referente internacional, la situación que no se llegó a solucionar se ha visto agravada por las bajas y movimientos de personal propias de estos “tiempos de pandemia”.

Así lo explicó ayer la concejal de Cultura, Lucía Garrido, en la Comisión de Cultura del Ayuntamiento de Granada ya que los tres operarios de mantenimiento del consistorio granadino adscritos al Centro se encontraba ausentes en la mañana de ayer: dos porque se encontraba de baja y un tercero por vacaciones para compensar unos días libres pendientes. “Uno de los empleados se puso malo y hubo que trasladar a personal del Área de Deportes. Estamos en un momento que muchos trabajadores dan positivo o han estado en contacto con uno”, comentó la edil.

Se da la circunstancia de que sin el personal de mantenimiento “no se puede abrir el Centro”, según señaló ayer la edil socialista María de Leyva, por lo que desde primera hora de la mañana –tal y como informó Javier de Pablos, director general de Cultura del Ayuntamiento de Granada– se trabajaba para solucionar la falta del técnico de mantenimiento debía personarse en el edificio de Romanilla de forma que se permita “el normal funcionamiento del centro”. “Uno de ellos tuvo un accidente laboral y hablé con la directora gerente la semana pasada, que fue cuando surgió el problema. En 48 o 72 horas el Área de Personal puso a disposición del Centro un operario. Este técnico el viernes pasado tenía unas cuestiones médicas y esta misma mañana [por ayer] me han señalado que no ha podido personarse en el Centro Lorca”, puntualizaba De Pablos.

El Área de Cultura trabajaba ayer para dotarlo de un nuevo técnico de mantenimiento

Esta falta de técnicos de mantenimiento se suma a los problemas que arrastra el centro en cuestión de personal de Archivos y Bibliotecas responsables de la conservación del legado de Lorca y su consulta, un personal adscrito en este caso a la Junta de Andalucía. Sobre esa cuestión, la gerente del Centro Lorca, Sara Navarro, informaba ayer que los investigadores habían seguido teniendo acceso a la documentación de los fondos del legado lorquiano principalmente de forma telemática, que constituye el grueso de las consultas desde que comenzó la pandemia.

La falta de personal archivero comenzó un poco antes del inicio de la pandemia, a finales de 2019 cuando se trasladó al primer técnico a jornada parcial y no fue sustituido. El otro técnico, que se encontraba a tiempo completo, se jubiló a finales de 2020. “De momento no han pododo mandar a nadie”, comenta Navarro, que enmarca la situación en el problema general en cuestiones de personal de las instituciones públicas. “En la Administración ahora mismo no se sustituye como hace años al personal funcionario y hay un déficit que en este caso se traslada al Centro. Si no hay plantilla para sustituir al final lo padecemos todos”.

La gerente explica que las consultas a los fondos del Legado las están gestionando entre ella y Javier Álvarez, que el otro técnico de Archivos de la Junta de Andalucía vinculado al Centro Lorca, labor que compagina con la dirección de la Biblioteca de Andalucía. “Todo esto no es nuevo, es lo que ya se conocía: colabora, trabaja con nosotros pero la persona del día a día es la que se ha jubilado”.

La gerente señalaba también ya en 2019, poco después de tomar posesión de su cargo, que entre principales retos se encontraba el de la dotación de personal al Centro Lorca, que cuenta con trabajadores cedidos por las instituciones del Consorcio, para alcanzar esa utopía del “pleno rendimiento”. La llegada del legado llevó aparejado un esfuerzo económico de las instituciones para liquidar la encomienda de gestión, más de tres millones de euros que se adeudaban de la construcción. La gerente reconocía entonces que el Centro funciona con“muy poquitos”: tres personas en Archivos y Bibliotecas, tres de mantenimiento y algunos trabajadores de empresas externas, como los cinco vigilantes de seguridad.

Este mismo fin de semana se celebraba una conferencia del comisario de Emilio Peral, comisario de Federico García Lorca, el nacimiento de una revolución teatral, la última muestra inaugurada en el Centro, que podrá verse hasta el mes de mayo. Sara Navarro informaba ayer que siete son las personas que se encargan de las cuestiones administrativas y las actividades culturales. Del equipo técnico que llevan el peso de la gestión, la gerente es la única empleada directa del Centro. El resto procede de las administraciones del Consorcio, en concreto Junta y Ayuntamiento. “Se ha tenido un personal de subsistencia porque no había un proyecto como tal ya que no había dirección, pero tenemos que revaluar las necesidades y las dotaciones de personal”, comentaba justo después de tomar posesión la gerente, que ha presentado durante este tiempo varias peticiones para ampliar el mismo.

También te puede interesar

stats