Belén Funes | Directora de cine "La idea de ‘La hija de un ladrón’ surgió porque tuve que ir a trabajar a una prisión"

  • La realizadora de 'La hija de un ladrón' ha compartido algunas de las claves de la escritura de guión en el máster de 'Nuevos medios interactivos y periodismo digital' de la UGR

"Soy usuaria del cine de entretenimiento que tiene que ver con la animación, la ciencia ficción o la comedia romántica” "Soy usuaria del cine de entretenimiento que tiene que ver con la animación, la ciencia ficción o la comedia romántica”

"Soy usuaria del cine de entretenimiento que tiene que ver con la animación, la ciencia ficción o la comedia romántica”

Belén Funes ha compartido con los alumnos del Máster de Periodismo Multimedia de la UGR sus secretos para la construcción de un guión. En concreto, el de una de las películas de 2019, La hija de un ladrón, que firmó a cuatro manos con Marçal Cebrian. Pero en su doble faceta de guionista y realizadora, Funes también dio algunas claves para la dirección de actores y la puesta escena.

–Ahora que el confinamiento en principio deja más tiempo a la creatividad, ¿cuando se trata de abordar la escritura de un guión qué consejos da?

–La verdad que consejos yo doy porque no me gusta. Por ejemplo, con alumnos he charlado sobre las guías que había estado siguiendo para escribir la película. Lo que me parece importante es tener en cuenta que los procesos para escribir un guión son muy largos, se dilatan mucho en el tiempo. Eso hay que aceptarlo porque la prisa no es demasiado buena consejera. Hay varias fases antes de tener una primera versión.

–¿Algún consejo para que se arranquen?

–Cuando tenemos que ponernos a escribir una ficción, a mí lo que me gusta es partir de cosas que tienen que ver con mi cotidianidad y con mi día a día.A los alumnos, por ejemplo, les he dicho que lo mejor que es que los cineastas y los guionistas terminen hablando de las cosas que ellos conocen bien porque podrán ser más específicos y más concretos. Cuanto más sepas de los entresijos de la realidad que vas a tratar, más interesante será lo que cuentes.

–¿Cómo surgió la idea de La hija de un ladrón?

–Surgió de una casualidad. Tuve que ir a trabajar a una prisión en Barcelona. Había hombres privados de libertad y me contaban la relación que tenían con sus hijas. A la misma vez, un familiar muy cercano empezó a trabajar en un centro de acogido de menores. Además, yo ya había hecho un corto de una niña que tiene que crecer en uno de estos centros. Me preguntaba sobre la mujer en la que se iba convertir esa niña. A partir de conocer a muchos hombres que habían roto la relación con sus hijas, decidí escribir la película.

"Cuanto más conozcas los entresijos de la realidad que vas a tratar, más interesante será lo que cuentes”

–Pero ahora, aunque no tanto en el cine español por los costes, está muy de moda el cine de superhéroes estilo Marvel o la evasión a través de fórmulas como la ciencia ficción, tipo Ad Astra, e incluso la mezcla de acción y comedia, a lo Érase una vez en Hollywood.

–A mi me atrae un montón. Y más estos dos ejemplos, el del cine dirigido por James Gray o por Tarantino, dos cineastas que yo admiro mucho. Ellos no me parecen realizadores mainstream, todo lo contrario, son grandes autores de las películas que hacen. Soy usuaria del cine de entretenimiento que tiene que ver con la animación, la ciencia ficción o la comedia romántica y creo que es necesario que exista. Bueno, no sé si necesario, mejor es legítimo que exista. Pero no todo el mundo está buscando lo mismo: hay gente que busca que le cuenten la historia de crisis postsoviética y otros una historia con la que pueda desconectar durante una hora y media. Y no una propuesta es más legítima que la otra.

–Esta misma semana, otro guionista, Salvador Pérpiñá, comentaba a este medio que lo que estaban pidiendo ahora las plataformas era ligereza.

–Una cosa es el cine y otra la televisión. Evidentemente, cuando uno paga, tiene todo el derecho a exigir lo que es mejor para su negocio o para su audiencia. Al final hay un tipo de cine que sobrevive porque existe la otra industria. La gracia está en que cada uno sepa elegir el sitio en el que mejor encaja y, sobre todo, que es lo que se le da mejor. Uno tiene que ser muy honesto con lo que sabe hacer. Además, existen muchas plataformas: una es Netflix pero también hay otra que es HBO o Filmin. Evidentemente no todas exigirán lo mismo.

–A diferencia de un encargo para una plataforma, a la hora de hacer una película como La hija de un ladrón, usted crea como una especie de autor ‘máximo’.

–Bueno, yo y el otro guionista se puede decir que sí. He estado en todos los procesos, hasta el montaje. Ha sido un proyecto muy íntimo. También influye el productor. Mientras otros piden ligereza el mío me dice:“Haz lo que quieras pero que esté bien”. He tenido libertad, es una historia que tenía muchas ganas de contar y he podido contarla como he querido.

–Y ha escrito muchos guiones que se hayan tenido que quedar en el cajón?

–Ninguno. Ahora que lo pienso es una suerte, pero también es verdad que no soy guionista soy una directora que se escribe los guiones de las cosas que va a rodar. Tengo una relación distinta con el material que el que se dedica a ser guionista y trabaja para siete directores distintos.

–Pero incluso los directores más famosos cuentan que tienen historias que no han podido rodar.

–Hombre y películas que hubiesen sido increíbles. Pero bueno yo aún soy muy joven, igual dentro de unos años me preguntas y te digo que se me han quedado varios proyectos en el cajón.

–¿Cómo ve ahora el sector en un panorama post-COVID19?

–El panorama económico del sector y el general lo veo mal: negro. Vamos a tener que adaptarnos a algo nuevo y eso es un proceso natural en el ser humano como en el resto de las especies, pero quiero pensar que no se va a alargar en el tiempo. No va a acabar de una forma cortoplacistas pero creo que lo vamos a poder revertir en algún momento.

-Como creadora, ¿cómo puede afectar a los guiones?

–Esto evidentemente interferirá en las acciones. Por ejemplo, se podrá hacer una película de unos personajes que son muy pocos, que están dentro de una localización pero donde no puede haber secuencias de sexo. No habrá niños ni gente mayor en las películas porque no podrán rodar... Esto va a modificar la producción pero yo quiero pensar que podremos regresar cuando haya una vacuna para seguir rodando de una forma normal.

–¿Tenía algún proyecto en desarrollo que se haya visto afectado?

–Tengo un proyecto pero está en una fase tan inicial de desarrollo que lo hago yo en mi casa porque estoy escribiéndolo. No teníamos pensado rodar hasta dentro de mucho tiempo, así que no soy una gran afectada.

–¿Es la tónica general o conoce gente que está muy damnificada?

–Tengo amigas que han tenido que detener sus rodajes porque empezaban en el mes de julio y no saben cuando van a poder arrancar. Para las productoras que ya hubiesen adelantado un dinero de pre-producción habrá notables pérdidas. Lo peor de esta crisis es que existirá un sector de la población que se va a quedar muy empobrecido y, si hablo mirando hacia dentro del sector, creo que habrá muchas empresas que no resistirán, que se las va a llevar por delante.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios