Patrimonio

La primera fase de la reforma abrirá el Maristán a Granada en julio de 2021

  • Ya han comenzado las obras, que se prolongará durante 18 meses 

  • La Alhambra aportará los 1,2 millones de esta actuación

La primera fase de la reforma abrirá el Maristán a Granada en julio de 2021 La primera fase de la reforma abrirá el Maristán a Granada en julio de 2021

La primera fase de la reforma abrirá el Maristán a Granada en julio de 2021 / Alex Cámara

Después de años de anuncios y muchos aplazamientos, por fin han comenzado las obras de consolidación y restauración del Maristán, el antiguo hospital nazarí del siglo XIV. Así lo anunció ayer la directora del Patronato de la Alhambra y Generalife, Rocío Díaz, en su visita a este emblemático edificio del bajo Albaicín. Un acto que también contó con la consejera de Fomento, Marifrán Carazo; el delegado de Cultura, Antonio Granados; el alcalde de Granada, Luis Salvador, y el arquitecto Pedro Salmerón.

El autor y director del proyecto explica el plazo previsto para la ejecución de las obras es de 18 meses, por lo que esta primera fase debe esta lista para julio de 2021. Además señala que los trámites para que se pueda iniciar la segunda se prolongarán durante aproximadamente dos años, por lo que si la previsión es enlazar las obras de una fase con otra los trámites de la siguiente deben iniciarse ya. 

La idea, según destacó ayer Díaz, es que los trámites para activar la segunda fase comiencen lo antes posible y que mientras se desarrolla fase se pueda ya visitar la zona restaurada.

“Hoy es un día importante para la ciudad de Granada y el Albaicín porque ejecutamos una actuación muy reclamada que permitirá, además de frenar el deterioro de los restos originales del pórtico Sur”, comentó Rocío Díaz sobre esta primera fase, que cuenta con un presupuesto de 1,2 millones que aportará el Patronato.

El desbloqueo llegó tras el verano después de que el Patronato de la Alhambra y el Generalife sacase a licitación las obras de consolidación y restauración del Maristán nazarí, propiedad del conjunto monumental granadino desde 2016.

La propuesta arquitectónica responde a una metodología basada en “el estudio profundo de las fuentes documentales, la valoración integrada de la información emanada de las campañas arqueológicas y las directrices establecidas por el Patronato de la Alhambra y el Generalife”.

La primera fase tiene como objetivo frenar el deterioro de los restos originales del pabellón, la recuperación de su estructura espacial y material y la conservación de los restos arqueológicos originales. Se ha previsto la eliminación de la sobrecubierta instalada en 1989 para preservar las ruinas de las inclemencias atmosféricas y la estructura de acero que la sustenta; la consolidación y restauración de los restos emergentes del pabellón: muros, pilares, pinturas murales y pavimentos.

La primera fase se centrará en recuperar el pabellón sur y consolidar los restos

El objetivo es hacer visible la configuración original del edificio, abierto hacia un patio interior con corredores, galerías y habitaciones distribuidas en torno a este. También se recuperarán los restos del primer tramo de alberca, que según el arquitecto es "el adn del Maristán", así como los espacios de circulación que la envuelven. La finalidad es contextualizar el pabellón en esta misma fase de la intervención.

La propuesta arquitectónica, que será ejecutada por la empresa Cyra Construcción y Restauración y dirigida por Salmerón, aplicará las técnicas adecuadas de restauración y el restablecimiento de la funcionalidad estructural de los elementos originales como medio necesario para su estabilización y conservación.

Desde una visión actual, la recuperación del Maristán, así como su uso y disfrute en un futuro, supone, en palabras de la directora del monumento nazarí, enriquecer la visión que la ciudadanía y el público visitante obtiene hoy en día de este edificio emblemático, testimonio excepcional del esplendor que adquirió la ciudad hispanomusulmana en el siglo XIV por ser el único hospital de Al-Ándalus del que se tiene suficiente información.

Díaz aseguró que con el inicio de estas obras se cumple con uno de los compromisos del nuevo Gobierno de la Junta de Andalucía con los granadinos, tras décadas de olvido e incumplimientos por parte de los ejecutivos anteriores y se refuerza el compromiso de la Alhambra con el Albaicín. “Uno de nuestros objetivos es que el barrio se beneficie también de la gestión del Conjunto Monumental y este proyecto es un buen ejemplo de ello”, subrayó Díaz.

Por su parte, la consejera de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía destacó que el proyecto del Maristán, “que llevaba guardado en un cajón casi cuarenta años”, es el primer paso para recuperar y embellecer el barrio del Albaicín, que es la principal obligación del Gobierno andaluz, en colaboración con el Ayuntamiento de la ciudad.

En esta misma línea, el alcalde de Granada declaró que se va a “seguir desarrollando una Granada que siga creciendo, que recupere patrimonio y conserve el que tiene, y mejore y amplíe sus contenidos culturales”.

Por su parte el delegado de Cultura subrayó que su estratégico enclave, a los pies de la Alhambra, constituye un factor importante por las posibilidades que ofrece para completar y diversificar la oferta cultural y turística del área declarada Patrimonio Mundial por la Unesco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios