Cámara subjetiva

Futbolistas y asesores

Lo que sí saben los futbolistas y los empresarios es buscarse asesores fiscales. Esos sí que son los reyes magos

Los futbolistas se casan en verano. Suelen casarse con modelos guapísimas que le ponen los dientes largos a cualquiera. Algunos futbolistas, además, son también guapísimos (qué estampa la del recién casado Morata y su modelo). Para colmo, con los dinerales que ganan (eso sí que nos pone los dientes largos) no sé ni cómo se enfadan con el fisco. A Ronaldo le llueven los millones, pero no soporta ser considerado defraudador. Quizá tenga razón (Montoro sabe bien a quién ponerle multas y a quién ofrecerle amnistías… Y es que como no es futbolista ni modelo ni guapo, distingue muy bien dónde están los suyos).

Lo que sí saben los futbolistas y los empresarios es buscarse asesores fiscales. Esos sí que son los reyes magos, que no están al alcance de cualquiera sino de los que ganan mucho y no quieren contribuir proporcionalmente al bien común. Para eso quedan los asalariados, que sí pagan religiosamente, controlados por la iglesia de Montoro. Hacienda se nutre de las 'nóminas', por ridículas que sean. No sé en qué acabará lo de Cristiano, él no se siente culpable. ¿Serán las filigranas de sus asesores…? Así que comprendamos el desdeñoso adiós que quiere dedicarle a España (¿y a ciertos pitos desagradecidos del Bernabéu?). Tengo que decir que como jugador lo admiro por su ambición futbolística y sus goles, y que muchas veces he defendido sus 'salidas de tono' después de tanto insulto que le suelen dedicar por los estadios de nuestro país (nombrando también, en el colmo del desprecio, al suyo).

Lo que odio es el esmero que ponen los asesores fiscales en que los ricos contribuyan lo mínimo. Y más sabiendo, no sólo que Hacienda mira para otro lado, sino que la famosa reforma del mercado laboral impuesta por Rajoy no ha hecho otra cosa que dejar a los trabajadores a los pies de los caballos de asesores y empresarios unidos en ofrecer contratos y sueldos ridículos. En tanto los trabajadores no paran de 'echar horas' para ganar una miseria, contribuyendo a mantener con sus pequeñas retenciones al 'Estado del Bienestar' que dicen que tenemos, para que luego, probablemente, ni siquiera les corresponda ninguna pensión, porque trabajan poco, de forma discontinua, etc. Ese es el porvenir de nuestros hijos.

Por eso no entiendo que todos los que se llaman progresistas no se unan contra Rajoy. Y una cosa le recuerdo a Pedro Sánchez (que lo sabe): cuidado con Ciudadanos. El enemigo no es solo el PP.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios