De reojo

ANTONIO CAMBRIL

Quero II

SEGÚN el Observatorio de la Fundación Contemporánea, Granada ya no es puntera en materia cultural y abundan las ciudades españolas, entre ellas Sevilla y Málaga, con ofertas mucho más atractivas en cuanto a innovación y calidad. ¿Tiene de esto la culpa el concejal de las dos ideas? ¿Es tan triste realidad consecuencia exclusiva de los tres mandatos de García Montero? No. La Junta también empuja. Prueba de ello es la presencia de Guillermo Quero en la delegación de Cultura? ¿Amén de ser alto y delgado como su padre, qué ha hecho para merecer el cargo? Acabar Derecho, un máster y una diplomatura en San Telmo por méritos propios; conseguir su primer trabajo en CajaGranada por méritos propios; asesorar al grupo parlamentario del PSOE en el Congreso por méritos propios; ser nombrado coordinador del Instituto de la Juventud en Granada por méritos propios; lucir unas gafas de colores superchachis y unos jerseys a juego con los zapatos por méritos propios… mientras miles de chavales con su misma edad y formación, ¡o más!, abandonaban el país por méritos propios. Pero ¿y la cultura? ¿En qué lugar del currículo figuran los méritos propios para dirigir la Delegación? Sabemos que su padre empezó de concejal en la más tierna juventud, ha vivido toda su vida de la política y se jubilará o prejubilará en la presidencia del PTS, el cargo semipúblico mejor pagado de la provincia, también por méritos propios. Y que leía novelas, iba alguna vez al cine y no lucía mal gusto. Pero la cultura no se hereda, no va incluida en el ADN. Y así, mientras el legado cultural de la ciudad se desmorona, mientras el Arqueológico permanece cerrado, mientras el Centro Lorca se convierte en un monumento a la estulticia, mientras desaparece el Festival de Cines del Sur, mientras, mientras, mientras, Guillermo Quero, Guille para los amigos, Quero II para algunos guasones del propio Partido Socialista, mantiene un elegante silencio.

Uno no cree en el pecado original, nadie es responsable de la biografía de sus antecesores, y no es justo escarbar en los asuntos de familia salvo cuando los asuntos de familia se confunden con los públicos. No digo que este sea el caso, pero la patrimonialización del PSOE por parte de un buen número de esposos, hijos, cuñados, primos, hermanos, compadres y amigos está en el origen del descrédito del partido y de muchos de los males del país, donde, en la práctica , han desaparecido los criterios de excelencia y la igualdad de oportunidades a la hora de acceder a la Administración Pública. La leyenda continúa.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios