Cajón de sastre

Trenes de mierda, mierda de trenes

Las críticas de los alcaldes han ido apareciendo. La culpa es siempre del otro partido, nunca del mío

Quisiera felicitar a los extremeños por disponer de un servicio de trenes propio del siglo XIX y que además les permite viajar a Madrid en horarios intempestivos e incluso disfrutar de pérdidas de confort, confort que tendrían en algún momento. En Granada les envidiamos puesto que "al menos" disponen de trenes, aunque sean una mierda de trenes. Aquí, hasta hace bien poco, y durante tres años largos no teníamos ni mierda de trenes ni siquiera trenes llenos de mierda; entiéndase viejos y obsoletos, como al parecer les ponen a los extremeños. Y a pesar de las movilizaciones el problema, un trenecito a Madrid, no se resolvió hasta anteayer.

En el desmontaje del servicio ferroviario en Granada, y también Almería y Jaén, han participado gobiernos de España de todos los colores y las críticas de los alcaldes, al menos en Granada, han ido apareciendo con altavoz o sordina según quien gobernara en Madrid. La culpa es siempre del otro partido, nunca del mío.

Hasta donde conozco, Renfe (Red Nacional de Ferrocarriles Españoles) se separó en cuatro sociedades diferentes, forma excelente de distribuir más cargos a dedo, para agilizar gestiones. Una cosa es el tren, otra la vía, otra la estación y otras cosas diversas. Así que las fuertes críticas vertidas por el presidente de la Junta extremeña tendrán que apuntar bien, pues a lo mejor el culpable no es ni Renfe, ni Adif, sino vaya usted a saber, a lo mismo lo eran los extremeños que se empeñan en tomar el tren. Podrá ser una forma de no comprometer al Ministerio de Fomento que dirige su compañero, y no sé si amigo, J. L. Ábalos.

No dudo de la capacidad oratoria del ministro para convencernos, a los españoles que no tenemos ni AVE ni pájaro semejante, de que la culpa es del PP y puede que hasta de la extrema derecha que se le ocurrió nombrar, en 1941, a los trenes con el nombre de Ferrocarriles Españoles. Y por eso Torra está indignado y no le aprueba los presupuestos que servirán para ponernos el AVE.

Mientras, en Sevilla, la presidenta en funciones, que nunca ha levantado mucho la voz por la mierda de trenes de Granada y Almería, sigue disfrutando de su AVE, el que le puso Felipe a los sevillanos. En Granada la estación ferroviaria está en la Avenida de los Andaluces, los andaluces de segunda categoría, la de sin trenes, ni siquiera de mierda. Vale.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios