Luces y sombras

Una fábrica de planes

Mientras unos se enmarañan con los textos legales aquí se fabrica un plan tras otro

El Gobierno andaluz cuenta con un tapado. Hasta ahora ha pasado desapercibido, pero resulta clave para analizar la gestión de este Ejecutivo. Desconozco si se trata de un funcionario, arrinconado por los socialistas, al que los populares le han devuelto la ilusión. O si es un alto cargo arrebatado a la empresa privada. Lo cierto es que le sobra talento para la misión que le han encomendado en San Telmo. Pedro Sánchez cuenta con Iván Redondo. Sí, el estratega para todo. Pero Juanma Moreno dispone de un inventor de acrónimos.

Que hay que sustituir una antigua ley de urbanismo, aprobada hace dos décadas, aunque nunca se supo bien para qué servía. No vale reemplazarla por otra con una nomenclatura vulgar. Se cambia por la Ley de Impulso para la Sostenibilidad del Territorio de Andalucía. La Lista. ¿Quién da más? A su lado, el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico es un mal chiste. Y su acrónimo un meme. El MTERD. El Gobierno de Juanma Moreno es digno de estudio. No quiere pasar a los anales por sus leyes. Dice que sobran muchas. Por eso aprobó un decreto minimalista y alteró 21 de una tacada. A ver si lo entiende así el Tribunal Constitucional cuando estudie el recurso. Supongo también que esta escasa vocación legislativa le ahorra el desgaste de negociar con los propios y con Vox. Que siempre resulta un aliado imprevisible. Y con poco que ofrecerle ya, una vez que las monterías y las rehalas de caza han sido declaradas Bien de Interés Cultural de la Comunidad. Abogo porque ahora se reconozca a los chanquetes.

Así que a falta de leyes bueno son planes. Y aquí brilla el citado autor de acrónimos. Suyo es el AIRE, el plan de Activación, Impulso y Reactivación del Empleo. Cuidado con el impulso que ya suena repetido. Pero la vocal i es puñetera. Suyo debe ser también el plan VIVE. De vivienda, rehabilitación y regeneración urbana en Andalucía. Por más que le busco la relación con las siglas no la hallo. Eso es creatividad.

Es cierto que el consejero Elías Bendodo anunció el plan Respira. Pero ya existía un Respira en Sevilla. Y además, empezó con un Respira Málaga, luego Respira Andalucía y ya va por Respira Ecuador, que parece que es el país interesado en comprar estos ventiladores contra la Covid. A la pandemia, la Junta le opuso el plan 3.000, el 5.000 y el 9.000. Y quedó en la recámara el 13.000. Ahora combate los brotes con el plan de autoevaluación. Y en la vuelta a clase echarán mano del plan de Acción Educativa. Porque mientras unos se enmarañan con los textos legales aquí se fabrica un plan tras otro.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios