Esta boca es tuya

Antonio Cambril

cambrilantonio@gmail.com

Una sola Vox

El presidente del Sabadell pidió "un Podemos de derechas" y han creado dos, uno a cada lado de la derecha del padre: el PP

El próximo Ejecutivo andaluz. Una cosa es esperar a que se forme y concederle cien días de gracia y otra faltar a la verdad y no mentar a las cosas por su nombre. Va un decálogo. Primero. Andalucía estará gobernada por la madre que parió a Gürtel, Bárcenas y Rato, coaligada con la extrema derecha económica (Ciudadanos) y apoyada por la derecha con nostalgias franquistas (Vox), la misma que anima a delatar y poner a los inmigrantes mal llamados "ilegales" más allá de las fronteras, recolocar a los homosexuales y lesbianas en la marginalidad y devolver a las mujeres al tercer cuarto del siglo XX. Segundo. Un partido que se une a otro que a su vez pacta el programa con un tercero se hace cómplice de lo que ocurra. Tercero. Suprimirán la Ley de Memoria Histórica y la reemplazarán por una ley de la discordia que tratarán de hacer pasar por Ley de la Concordia. Cuarto. Santiago Abascal, quien con 23 años ya vivía de la política y cobró largo tiempo de fundaciones engrasadas con dinero público, pretende ahora, quizá atinadamente, pero a destiempo, reducir el 75% de las subvenciones a partidos, sindicatos y organizaciones patronales. Quinto. Se promocionarán los centros educativos católicos y la enseñanza segregada (los niños con los niños, las niñas con las niñas) a costa, quizá, de partidas destinadas a escuelas, institutos o universidades públicas. Sexto. Vox persigue una bajada de impuestos generosa con las rentas altas, que no pagarían más del 45% del IRPF, y que cada pobre se lama su herida. Séptimo. El apoyo en prensa, radio y televisión al próximo Gobierno andaluz y al blanqueo de la imagen del partido ultraderechista que lo ha de sostener es considerable: además de las redes cuentan con algunos trasatlánticos mediáticos. Octavo. El ensayo en Andalucía anuncia que, si los resultados se repiten a escala nacional, desaparecerán gradualmente los restos de keynesianismo y del Estado de Bienestar. Noveno. Muchos periódicos españoles hablan de las tres derechas mientras los europeos largan y no paran del ascenso del extremismo ideológico. Y décimo. Conviene oír a los banqueros: el presidente del Sabadell, cuando vio venir el caballo desbocado de la desesperación y el descontento social, pidió la creación de "un Podemos de derechas". Han creado dos, uno a cada lado de la derecha del padre (el PP no tiene mano izquierda). Casado, Rivera y Abascal intentan diferenciar su discurso, pero es imposible hacer una cosa y su contraria. Los tres representan una sola Vox. La del neoliberalismo galopante.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios