Tribunales

Las defensas del caso de Cogollos se quejan de la “imputación sorpresiva”

  • La declaración del exalcalde, acusado de prevaricación urbanística, quedó aplazada

Francisco Luzón, exalcalde de Cogollos Vega, en una foto de archivo Francisco Luzón, exalcalde de Cogollos Vega, en una foto de archivo

Francisco Luzón, exalcalde de Cogollos Vega, en una foto de archivo / G. H.

El inicio del juicio contra el exalcalde de Cogollos Vega, el independiente Francisco Luzón, y otras cuatro personas más por la supuesta recalificación ilegal de unos terrenos, que se iba a celebrar desde ayer en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial, ha quedado aplazado hasta hoy por el planteamiento de las defensas de una serie de cuestiones previas, que son una “imputación sorpresiva” y un “exceso de acusación”. El tribunal tendrá que tomar una decisión antes de la declaración de los acusados. 

La defensa del exalcalde ha hecho hincapié en que se ha producido una “imputación sorpresiva” por parte de la acusación particular, que atribuye a Francisco Luzón delitos de negociaciones prohibidas a funcionarios y cohecho por los que no declaró durante la instrucción y que no se incluyeron en el momento procesal oportuno, pues no aparecieron en el auto que transforma las diligencias en procedimiento abreviado.

Esta defensa solicita así que el exregidor declare sólo por el delito de prevaricación. En el mismo sentido se pronunció el letrado del secretario municipal en el momento de los hechos, que considera excesiva la petición de la acusación particular, ejercida por la propietaria de una vivienda cercana a la promoción objeto de esta causa.

El resto de las defensas se ha adherido a esta cuestión previa y, tras retirarse unos minutos para deliberar, el tribunal ha decidido aplazar el juicio hasta el miércoles para resolver este asunto, no sin que antes la presidenta reprochara a las defensas que no lo hayan incluido en sus escritos.

En el banquillo de los acusados también está sentada la que fuera esposa del secretario municipal y la cuñada, cuya defensa ha solicitado que una de ellas pueda ausentarse el resto del juicio una vez que declare y a excepción del último día, al estar en periodo de lactancia, extremo que ha aceptado la Sala.

Este letrado ha mostrado su “disconformidad” con la tramitación del procedimiento, en tanto que hay recursos de apelación que no se han resuelto, aunque ha renunciado a ellos por entender que “no son trascendentales” en la causa y a fin de agilizar el proceso.

El exregidor se enfrenta a una petición fiscal de dos años de prisión y nueve de inhabilitación por prevaricación urbanística.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios