Patrimonio

La Iglesia de la Encarnación de Santa Fe inicia su reparación tras los severos daños

  • El Ayuntamiento inspeccionará este viernes todas las viviendas mientras las clases siguen su curso

Personal de mantenimiento en la Iglesia de la Encarnación de Santa Fe Personal de mantenimiento en la Iglesia de la Encarnación de Santa Fe

Personal de mantenimiento en la Iglesia de la Encarnación de Santa Fe / Jesús Jiménez / PhotographersSports

Santa Fe ha pasado sus días más tranquilos en las últimas semanas, pero el miedo a los temblores continúa en un municipio donde además esta cerrada toda actividad no esencial por su tasa de contagios de Covid. Lo que sí es esencial es recomponer la vida y los desperfectos que ha ido dejando la serie sísmica, entre los que destacan los de la Iglesia de la Encarnación que presenta una situación complicada debido a los terremotos. Grúas, maquinaria y operarios se desplegaron ayer en este edificio religioso para desmontar los pináculos y evaluar los daños. Se procedió a un reforzado de la cúpula del Ave María y a la intervención en otras zonas tras los importantes daños.

"Se han fijado los hachones de la fachada por seguridad y nada más. Hasta que dejen de dar temblores no se puede hacer nada. La nave central está rajada y desprendida en un lateral y las cúpulas laterales, con grietas", indicaron ayer a este periódico en relación a los trabajos de reparación.

Por su parte, el alcalde de Santa Fe, Manuel Gil, también señaló que se está en contacto con la parroquia para seguir de cerca los daños en el patrimonio yen los arcos. A su vez, el regidor indicó que este viernes será un día importante pues se pretende hacer una radiografía de todas las viviendas de este municipio metropolitano y que los técnicos municipales no dejen ningún edificio sin inspeccionar.

Gil reconoció que en los últimos días –en los que no ha habido terremotos de más de tres grados de intensidad– parece que ha amainado la serie sísmica, aunque apuntó que sigue habiendo preocupación entre los vecinos de la localidad.

Además, el Ayuntamiento ha prohibido la entrada y el aparcamiento de vehículos a cualquier hora en todo el perímetro de su centro histórico.  La medida, según el bando divulgado por el Ayuntamiento de Santa Fe a través de su perfil de la red social Facebook, se amplía hasta la Ronda de Sevilla y su confluencia en las calles Concepción y adyacentes. Se exceptúa el acceso a garajes para los residentes, los servicios de emergencia, las personas con movilidad reducida, y las empresas de labores de carga y descarga "por periodos máximos autorizados de 30 minutos".

El objetivo es "garantizar la seguridad de las personas y los vehículos que transitan por la vía pública frente a la caída de elementos de las fachadas" en la zona con más desprendimientos, la del casco histórico santaferino.

Por otro lado, los propietarios que han comunicado deficiencias en viviendas que han de ser inspeccionadas por los técnicos han de permanecer localizados "en un lugar seguro de la misma o su cercanía" estos próximos viernes y lunes a fin de "franquear la entrada" a los inmuebles para "realizar el oportuno informe".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios