Medio ambiente

Liberan 250 ejemplares de alevines de trucha para repoblar el río Guardal

  • La iniciativa se enmarca en el programa de recuperación de la especie que está en marcha desde 2016

La delegada de Medio Ambiente, María José Martín, durante la suelta de truchas. La delegada de Medio Ambiente, María José Martín, durante la suelta de truchas.

La delegada de Medio Ambiente, María José Martín, durante la suelta de truchas. / G. H.

La Junta ha liberado 250 ejemplares alevines de trucha común en el río Guardal para reforzar la población, una iniciativa que se enmarca en el programa de recuperación de la especie que desarrolla esta administración, que desde 2016 ha realizado sueltas en los ríos Cacín, Guadalfeo, Poqueira, Dílar, Alcázar, y Arroyo del Pueblo, estos dos últimos en Lanteira.

Los ejemplares que se liberaron ayer proceden de la piscifactoría de Las Fuentes, localizada en Huéscar, con quien la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible tiene firmado un convenio de colaboración.

El principal objetivo de este convenio es la reproducción exsitu de distintas líneas genéticas de trucha común para su posterior suelta en el medio natural, tanto para reforzar poblaciones ya existentes de la especie, como para reintroducir ejemplares en tramos históricos y potenciales para este salmónido.

Estas instalaciones sirven de apoyo a las actuaciones realizadas por el Centro de Conservación y Cría de Especies de Aguas Continentales de La Ermita, ubicado en el Parque Natural de la Sierra de Huétor.

El objeto de esta actuación es reforzar la población ya existente con objeto de garantizar el mantenimiento de la diversidad genética existente en dicho río y contribuir a la recuperación de las densidades poblacionales mermadas en los últimos años.

La trucha común (Salmo trutta), especie originaria de Europa, se distribuye en la Península Ibérica por las cabeceras de casi todos los ríos. En Andalucía, esta especie catalogada en peligro de extinción en el Libro Rojo de los Vertebrados de Andalucía, es una de las más apreciadas en la pesca deportiva.

Además de la presión de la pesca, otros factores que están contribuyendo a la desaparición paulatina de este pez son la alteración del hábitat, la contaminación, las repoblaciones inadecuadas con trucha común no autóctona, el aislamiento genético de las poblaciones, la sobrepesca o el furtivismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios