Provincia

Vino y tradición se dan la mano en Murtas

  • Bodega Cuatro Vientos celebra su VII Parva, una fiesta en la que la folclore conquista lo enológico

La parva incluye representaciones que muestran cómo se vivía a principio del siglo XX. La parva incluye representaciones que muestran cómo se vivía a principio del siglo XX.

La parva incluye representaciones que muestran cómo se vivía a principio del siglo XX. / Alba Feixas

Comentarios 0

Existe un placer al que cada vez se une más gente. Es el disfrutar de la música y de las tradiciones populares acompañadas de un buen vino y el hacerlo rodeado de unos impresionantes paisajes y viñedos que por momentos hacen retroceder en el tiempo.

La Bodega Cuatro Vientos, situada en el término municipal de Murtas a 1.265 metros de altitud, ha sabido unir la palabra vino a una dimensión mayor al incluir historia, paisaje y costumbre y mantener una de las tradiciones con más raigambre con las que cuentan las zonas de La Contraviesa y La Alpujarra con la celebración de la VII Parva, acto en la que de forma tradicional se separa el grano de la paja, tras la siega de la cosecha.

Acción que se mantiene en la actualidad en distintos puntos de estas comarcas, que podría datar de siglos pasados, y donde los animales tenían un protagonismo propio para poder realizar estas labores, que ahora se hacen de forma mecánica, apunta a Granada Hoy Paco Bonilla, que lleva toda su vida haciéndola de forma ininterrumpida. Empezó a trabajar en el campo desde muy pequeño de la mano de su padre, en la jornada celebrada en Murtas ha estado trillando con dos mulas y dice que es "una costumbre que se debe de mantener para que la gente conozca cómo se trabajaba antes y cómo se hace aún en muchos sitios", por ello no le importa mostrarle este arte a los muchos visitantes que se acercan a conocerlo, y "a la vez les dejo hacerlo, ya que no es tan difícil como parece". Incluso se ofrece para ir de muestra en muestra.

Pese a la amplia oferta, la trilladura sigue siendo la actividad principal de la fiesta. Pese a la amplia oferta, la trilladura sigue siendo la actividad principal de la fiesta.

Pese a la amplia oferta, la trilladura sigue siendo la actividad principal de la fiesta.

Una actividad que ha estado presente en la agricultura alpujarreña hasta hace pocos años, cuando se realizaban las labores de trilla en las eras comunales o en las particulares y los animales de tiro y carga formaban también parte del paisaje de los pueblos y los cortijos de la zona, según apunta Juan José Castillo, uno de los propietarios de la Bodega Cuatro Vientos.

Una parva que permite realizar un viaje lleno de experiencias únicas y un placer para los sentidos y que permite descubrir la inmensa y variada riqueza cultural que se mantiene en La Contraviesa y en la Alpujarra granadina, y en la que se puede retroceder en el tiempo para conocer a Doña Pepita –la señorita cortijera dueña de la era– y Mariquita Pérez –la joven trabajadora del campo y del cortijo– que de la mano de Rosario Benavides (74 años) y María Pérez (77) , respectivamente, dan conocer cómo se vivía a principios del siglo pasado.

Y en una fiesta tradicional de estas características no podía faltar una banda sonora con música de cuerda al son de guitarras, laudes, bandurrias y violines. Así como las canciones que amenizaban el trabajo diario que realizaban los muleros y que demuestra que el folklore alpujarreño sigue vivo, y que esta comarca está considerada como la cuna del trovo.

En los últimos años, el turismo rural enológico acompañado de una buena  gastronomía  ha experimentado un aumento considerable. Cada vez son más los que quieren disfrutar de un día de descanso en plena naturaleza aprendiendo de los vinos de la tierra en un entorno envidiable y, a la vez, conocer las tradiciones y raíces.

Las bodegas cuentan con varios restaurantes y atracciones siempre con el vino como protagonista. Las bodegas cuentan con varios restaurantes y atracciones siempre con el vino como protagonista.

Las bodegas cuentan con varios restaurantes y atracciones siempre con el vino como protagonista.

La Bodega Cuatro Vientos, que comercializa en la actualidad tres marcas diferentes con cuatro variedades distintas, se encuentra situada en la Sierra de La Contraviesa dentro del término municipal de Murtas, es un impresionante lugar rodeado de viñedos y almendros con más de 110 hectáreas de superficie que en lo que va de año ha sido visitada por más de 10.000 personas de diferentes puntos de Andalucía.

La referencias al folklore de la comarca no faltan. La referencias al folklore de la comarca no faltan.

La referencias al folklore de la comarca no faltan.

Unas Bodegas que cuentan con un Centro Temático del Vino, los Museos de la Trilla y la Labranza, donde poder contemplar una amplia exposición de diversos aperos y de los utensilios agrícolas usados en la vida cotidiana durante el pasado.

Este gran parque tematizado alrededor de la cultura enológica cuenta con varios restaurantes, bodegas, nichos de botellas, catas dirigidas por el enólogo de la empresa, lugares de almacenamiento y envasado, rutas por los viñedos y mucho vino, y es que esta empresa familiar produce algo más de 100.000 litros de vino, apostando más por la calidad que por la cantidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios