Claves para tener la playa limpia

Limpieza de la Costa

Cruz Roja desarrolla en estos días una campaña de concienciación entre los bañistas y veraneantes de la Costa Tropical con el fin de reducir la presencia de residuos en la orilla

Talleres con niños de Cruz Roja.
Talleres con niños de Cruz Roja. / Alba Feixas
Alba Feixas

28 de julio 2019 - 20:33

Una iniciativa promovida por la Cruz Roja en la Costa Tropical pretende concienciar a los bañistas de la importancia que tiene el cuidado y la limpieza de las playas en beneficio de su propia salud. Se realizan actividades a pie de playa, así como talleres prácticos en los que se dan consejos sobre seguridad y salud y una limpieza de las riberas más visitadas en el litoral granadino.

Cerca de Villa Astrida, en una zona libre de humos, se recogieron medio millar de colillas

También forma parte de la iniciativa , pensando en los más pequeños, –aunque es utilizado también por los mayores– el juego para dar a conocer la importancia que tiene el cuidado del medio ambiente y en especial del litoral. Durante las jornadas el grupo de voluntarios de esta organización humanitaria recorren la playa elegida y, a la vez que recogen los residuos que se van encontrando en la arena, dan información a los veraneantes y bañistas de la importancia que tiene el mantener el entorno limpio y en adecuado estado.

Según resalta la responsable de voluntariado de la Cruz Roja en la Costa, Verónica Lima, la pretensión es “fomentar el disfrute de las playas de la Costa Tropical de una forma segura, sostenible y saludable, además de cuidar nuestro entorno”.

Con este tipo de actividades, promovidas por el Plan de Medio Ambiente y Juventud de Cruz Roja Española, se aconseja a los usuarios sobre los cambios que se pueden realizar en el día a día para contribuir en la mejora del entorno.Se pretende que la campaña llegue a todos los rincones del litoral granadino, aunque en estos días se centra en la playa de Motril. Con anterioridad se realizó en Castell de Ferro, Torrenueva Costa y Salobreña. En días sucesivos irá a otras poblaciones.

Barrido en la playa.
Barrido en la playa. / Alba Feixas

Verónica Lima resalta que la mayoría de los residuos que se tiran van a parar al mar con lo que éste acaba contaminado, lo que afecta directamente a los usuarios y al ecosistema de la zona.

Entre las actividades realizadas se encuentra un barrido realizado por los voluntarios.A simple vista no se ven , pero resultan muy dañinos para el entorno. En apenas quince minutos, en un tramo pequeño en las cercanías de Villa Astrida, en Playa Granada, –en una zona considerada como playa sin humo– se han recogido cerca de medio millar de colillas de cigarro, una gran cantidad de plásticos y mecheros. Además se han recogido latas vacías de refrescos y cerveza, entre otros residuos.

Lima apunta que durante los barridos que hacen “informamos a la gente que hay por la zona para que conozca el impacto que puede generar en el ecosistema y en nosotros mismos el hecho de tirar una colilla en la arena”.

Recuerda que uno de los residuos más peligrosos son las colillas de cigarro. Están fabricadas con monoacetato, un material no biodegradable que tarda en torno a quince años en descomponerse y que puede llegar a contaminar hasta 25 litros de agua.

Durante la batida, un bañista que se acercó a varios voluntarios de Cruz Roja para animarles y agradecerles la labor que realizan, reseñó a este periódico que en el invierno, antes de que lleguen las nieves, él participa de vez en cuando en actividades de recogida de residuos en Sierra Nevada y Los Cahorros, por lo que les animaba a continuar con la campaña. Aseguró no entender el motivo por el que la gente “no es más consciente de la basura que deja”.

Concienciación con los bañistas.
Concienciación con los bañistas. / Alba Feixas

“La educación medio ambiental está teniendo sus avances, ya que hay gente que sí está muy concienciada. Hay quien va con bolsas preparadas para depositar la basura, incluso con su colillas recogidas y preparadas para tirar”, señala la responsable de Cruz Roja. “otros incluso te ven se unen. Te ayudan en los barridos de la playa”, reconoce Lima, que, sin embargo, también reconoce que aún existe un grupo “importante que se molestan por recoger su propia basura y la dejan en el sitio”, indica Verónica Lima.

Desde la organización humanitaria dan pequeñas recomendaciones que se pueden incorporar en el día a día de los usuarios. Si se siguen, se puede reducir la cantidad de residuos. Un ejemplo, llevar el bocadillo a la playa en una fiambrera para no generar basura o, en general, utilizar materiales reutilizables y biodegradables.

Lo último

stats