Estudiar en Granada

El instituto de Huéscar suma trece docentes confinados por coronavirus en una plantilla de 58 profesores

  • Desde el centro indican que todavía no se han cubierto las bajas de los profesores de baja por positivo

Clase en un instituto. Clase en un instituto.

Clase en un instituto. / Efe

Catorce bajas, de las que trece tienen relación con el coronavirus, de una plantilla de 58 docentes. El IES La Sagra de Huéscar vive jornadas de incertidumbre y preocupación a cuenta de cómo se gestiona la situación en el centro, con dos unidades cerradas por casos y falta de medios para afrontar los golpes de la pandemia. Desde el instituto aseguran que a día de ayer no se había cubierto ninguna de las bajas producidas en estos días por el Covid-19. De los trece docentes ausentes, siete son positivos confirmados y el resto guarda cuarentena en sus domicilios por ser contacto estrecho de personas infectadas, o bien están a la espera de resultados de pruebas diagnósticas. “A día de hoy [por ayer] no se ha presentado nadie” a cubrir estos puestos, indican fuentes próximas al centro. Por su parte, la Delegación territorial de Educación señaló que "el procedimiento de sustituciones se está llevando a cabo por la sección correspondiente". Asimismo, la Delegación apostilló que de los 13 profesores que no pueden ir al centro, seis están de baja médica y siete en cuarentena. Además, estos siete docentes teletrabajan.

Eso sí, la rutina sigue y todo el alumnado, unos 500 estudiantes, es atendido. Se mandan tareas y se avanza en el temario gracias a aplicaciones como Classroom. “Se sigue dando clase con normalidad”, aseguran las mismas fuentes, que recalcan el compromiso del claustro y la implicación en mantener el ritmo aunque sea a distancia e incluso con la situación de baja.

Desde que el fin de semana pasado desde el centro se manifestara la preocupación por la continuidad de la presencialidad pese al brote –y de la respuesta remitida por las delegaciones territoriales de Educación y Salud en el que se señalaba que “en el momento actual no hay una situación de transmisión incontrolada dentro del centro educativo”– únicamente se ha personado en el centro el Ayuntamiento “para desinfectar”. Eso fue el pasado lunes. “No hemos recibido ninguna otra indicación”, señalan desde la comunidad educativa de La Sagra. Las familias de los alumnos tienen previsto mostrar su postura en un escrito que remitirán a Educación. Algunas han decidido incluso no llevar a sus hijos al centro dada la incertidumbre.

Las fuentes consultadas defienden que “lo que queremos es atender bien a nuestros alumnos”. Para ello, el centro ha decidido invertir unos 2.000 euros en la compra de cámaras, equipos que se sumarán a los dispositivos facilitados por la Junta de Andalucía en este curso. También se prevé pasar a una modalidad “sincrónica” –esto es, seguir las clases desde casa en tiempo real– de la docencia a partir de tercero de la ESO y en los dos cursos de Bachillerato, con el fin de facilitar la continuidad de las clases.

Desde la comunidad educativa se destaca que la situación que se vive en el centro es reflejo de lo que ocurre en Huéscar, con una incidencia acumulada por 100.000 habitantes de 3.543. “Toda la comarca tienen una incidencia muy elevada”, destaca la jefa de estudios.

El equipo directivo ha participado en el rastreo de casos entre docentes y alumnos, tal y como marca el protocolo del centro. Se llama a las familias en el caso de que algún alumno falte para derivar a Salud los posibles casos de coronavirus. Ante la situación de los últimos días se han realizado nuevos test entre el personal y el alumnado que ha presentado síntomas o ha sido contacto estrecho. Entre los alumnos contabilizan una treintena de positivos, indican. Por parte de la Delegación de Salud no se han dado datos sobre positivos en las pruebas realizadas en estos días.

Desde el sindicato UGT se remitió un comunicado en el que se quiso mostrar “todo el apoyo al equipo directivo, claustro de profesores, que están haciendo día a día una labor inmensurable para llevar a cabo la labor de docente y vigilar para que la seguridad en el centro sea lo mejor posible”. “Desde el Sindicato se considera que ante el gran número de docentes positivos, y la falta de sustitutos de los mismos en este centro, quizá se debería plantear la posibilidad del cierre del centro, para intentar que no se infecte más personas hasta que la situación vuelva a niveles de seguridad idóneos”, reseña el comunicado del sindicato.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios