Malestar en un instituto de Granada con un brote de Covid Un brote creciente en un instituto cuestiona la directriz de presencialidad

Tareas de desinfección en un instituto Tareas de desinfección en un instituto

Tareas de desinfección en un instituto / Efe

La Junta insiste en querer dar la sensación de que todo anda controlado en centros e institutos, pero la realidad es siempre más terca y casos como el del Instituto La Sagra en Huéscar indican que la gestión de la situación ante un foco de Covid no está siendo tan límpida y eficiente como pretenden aparentar las consejerías de Educación y Salud.

Hace días que este centro de la provincia de Granada –en esa comarca olvidada y alejada del mundo capitalino– viene advirtiendo el descontrol de un brote que afecta a docentes y a alumnos de diferentes unidades, pero desde las delegaciones territoriales la respuesta desde un principio ha sido que había que seguir con la presencialidad sustituyendo a aquellos profesores que estén contagiados.

La situación siguió subiendo durante el fin de semana y el domingo la junta directiva del IES La Sagra se vio obligada a lanzar un comunicado anunciando que no estaba de acuerdo con la decisión de la Junta de no cerrar el centro pero la directriz era seguir con la asistencia presencial mientras supuestamente se vigilaba el brote.

Ahora mismo el dato real de personas contagiadas y en cuarentena, entre profesores y alumnos, es difícil de dar pero desde el centro aseguran que es muy elevado. De hecho, ayer mismo se estuvieron haciendo pruebas para ver los nuevos casos de coronavirus que se detectan entre docentes y estudiantes. Es decir, realmente el centro se encuentra más paralizado que otra cosa pese al esfuerzo del profesorado y los alumnos por asistir, y pendiente de la evolución del virus en un contexto de incertidumbre en el que se hace difícil dar clases de un modo más o menos normal.

La directriz de continuar con las clases presenciales ha provocado un gran malestar entre la comunidad educativa y ha llegado a la refriega política, con la intervención del grupo socialista del municipio, que acusa a la Junta de actuar de forma "temeraria".

Además, el equipo directivo del centro decidió hacer publico el pasado domingo su comunicado en el que expresaba claramente su rechazo y contrariedad hacia la posición adoptada por el servicio de Epidemiología de mantener la actividad en el centro.

En el mismo mensaje, los docentes explicaban que durante la semana anterior se habían confirmado ya 16 casos de positivos entre alumnos y 5 en profesores, a la espera de los resultados de los nuevos test que se estaban haciendo. Evidentemente, el brote ha ido a más. Los responsables del instituto resaltan que ya se ha visto afectada una cuarta parte de la plantilla del centro, que no puede acudir a trabajar, lo que representa una merma en su capacidad organizativa.

Por su parte, la Junta respondió ayer con un comunicado conjunto de las delegaciones territoriales de Educación y Salud afirmando que la situación de este instituto de Huéscar no está fuera de control y detallando las medidas que se están tomando. En concreto, el escrito institucional señala que "en el momento actual no hay una situación de transmisión incontrolada dentro del centro educativo". Una aseveración que en el centro consideran que no es cierta.

Desde las delegaciones de la Junta se aseguró que el área Salud "ha puesto de manifiesto la situación de casos positivos entre el alumnado y el profesorado perteneciente al centro educativo". Según el Gobierno andaluz se ha "procedido a la valoración inmediata por parte de Epidemiología y a la adopción de las medidas oportunas durante el pasado fin de semana que eviten la transmisión del virus dentro de las aulas, atendiendo al vigente protocolo sanitario".

También se escudan respecto a la polémica en que "se han adoptado las medidas preventivas necesarias siguiendo las directrices recogidas en los protocolos y se ha puesto en cuarentena las dos aulas afectadas". Igualmente, la Delegación de Salud asegura también que se está haciendo un "seguimiento exhaustivo y constante de la situación en el centro y se adoptarán en cada momento las medidas que se estimen necesarias".

En lo que respecta a Educación, la Junta concluye que "de forma inmediata se han impulsado las medidas necesarias para el mantenimiento de la actividad lectiva del alumnado que permanece en el centro". Afirman que además el inspector ha contactado con el centro para asesorar a la dirección del centro y que se ha sustituido a los profesores afectados.

Es decir, todo queda en el aire (nunca mejor dicho con el Covid) y una presencialidad a toda costa en la educación muy cuestionada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios