Energías Renovables

Nace una plataforma para evitar las torres de alta tensión en el Geoparque de Granada

  • 3.000 personas se han sumado ya a 'Di No a las Torres de Alta Tensión en el Geoparque', movimiento que se opone a la construcción de la línea Caparacena-Baza-La Ribina

Vista del Geoparque de Granada y el embalse del Negratín Vista del Geoparque de Granada y el embalse del Negratín

Vista del Geoparque de Granada y el embalse del Negratín

Alrededor de 3.000 personas se han sumado, en apenas 48 horas, a la nueva plataforma Di No A Las Torres para rechazar la ejecución de la línea de Alta Tensión Baza-Caparacena en el norte de la provincia de Granada, un amplio territorio que se encuentra a la espera de ser reconocido en estos días como Geoparque por la Unesco. 

Esta línea eléctrica se enmarca dentro del proyecto Línea 400, un eje de alta tensión entre Caparacena, Baza y La Ribina que pretende convertir el norte de Granada en uno de los mayores generadores de energías renovables del país.

Según informó este martes el colectivo en un comunicado, numerosos vecinos de las comarcas de Guadix, Baza y Huéscar se han unido al rechazo de lo que consideran "destrucción paisajística, económica y de la biodiversidad" que supondrá para la zona la ejecución de la referida línea, la subestación, los más de 3.000 molinos eólicos y demás proyectos de fotovoltaicas.

Desde la plataforma se muestran preocupados por las consecuencias ecológicas, económicas y sociales que esta autopista eléctrica pudiera generar en la zona, ya que, según dicen, se trata de torres de 80 metros de altura y con bases de 250 metros cuadrados que casi duplican en tamaño a las de la línea actual.

Mientras desde las instituciones esperan generar electricidad como para abastecer a una población de 660.000 habitantes a través de energías renovables y favorecer la creación de alrededor de 15.000 empleos de forma directa e indirecta, la plataforma asegura que proyectos como este no dan trabajo. Y toma como ejemplos de ello la zona del Marquesado y las comarcas de Guadalajara y el alto Aragón, donde ya existen proyectos de renovables y, sin embargo, los núcleos habitacionales "sufren cada día más despoblación".

Desde dicha organización también dudan de que una línea de alta tensión traiga mayor capacidad energética para la zona y consideran que lo que la mejoraría sería una modernización en las redes de distribución comarcales y locales, no una línea de alta tensión creada para la evacuación de energía creada y destinada a la exportación.

Miembros de la plataforma además temen que se hagan nuevos proyectos de campos de fotovoltaicas, los declaren de utilidad pública y sus tierras de labor se vean sometidas a expropiaciones forzosas, como ya está pasando con dos proyectos en Huéneja o como yo ocurrió con las 872 parcelas que el Gobierno central expropió entre los meses de septiembre y noviembre de 2019 entre el Área Metropolitana de la capital y el municipio de Baza.

Además, aseguran que proyectos así rompen con la armonía de un entorno que es único, por contar con registros cuaternarios continentales y por la buena conservación de su geología, su diversidad y su cultura tradicional a pesar del paso del tiempo. "Estas características pueden ser un reclamo turístico y más ahora que está a punto de ser catalogada como Geoparque por la Unesco", han recordado.

Los miembros de la plataforma compuesta por vecinos de las tres comarcas se han unido para defender el territorio ante lo que consideran una “especulación” de la multinacional Red Eléctrica Española con la excusa de las energías renovables y en detrimento de los territorios y sus gentes".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios