Turismo de aventura

¿Por qué no se puede hacer puenting en Granada?

  • Los saltos desde el Tablate están prohibidos desde hace cuatro años

¿Por qué no se puede hacer puenting en Granada? ¿Por qué no se puede hacer puenting en Granada?

¿Por qué no se puede hacer puenting en Granada? / G. H.

El verano de 2015 supuso un antes y un después para uno de los deportes de riesgo más solicitados por el turismo de La Alpujarra: el puenting. El 21 de julio de ese año, la británica Kleyo, de 23 años, perdió la vida en uno de los saltos organizados por una empresa granadina en el famoso Puente Tablate, en la carretera A-348, cerca de Lanjarón. Un año después del accidente, se prohibieron los saltos y comenzó un debate sobre las condiciones en las que se desarrolla tal actividad en la zona. 

El monitor que estaba al mando ese día quedó libre sin cargos y al empresario le pusieron una multa de algo más de 1.600 euros. Alegaron falta de entendimiento entre el monitor y la joven, ya que la chica saltó antes de que la cuerda se tensara completamente. La empresa aseguró tener todo en regla y haber tomado todas las medidas de seguridad habituales. De hecho, Kleyo era la segunda vez que saltaba ese día y los monitores deben informar a los participantes de las normas para realizar la actividad de manera segura. 

A día de hoy, los saltos desde este puente están prohibidos. Varias empresas de puenting llevan solicitando la reapertura del puente desde hace años. Aventura Rural, desde entonces, ofrece pequeños saltos desde una plataforma a 12 metros de altura en Brazal, una finca donde se realizan más actividades multiaventuras, cerca de Lanjarón. Francisco Ruiz de Navadensis, director técnico de barranquismo y puenting, sostiene que “todos los días nos llaman para preguntarnos por el salto de 90 metros del Puente Tablate. La sensación no es la misma”

En la provincia, hay pocos lugares para los amantes de este deporte extremo. “Era una actividad muy demandada”. Asimismo, la empresa sostiene que “la Junta de Andalucía podría aprovecharse también de la actividad, ya que aportaría riqueza a la zona”.

Ruiz de Navadensis asegura que el puente es totalmente seguro, ya que cuenta con dos zonas peatonales, una a cada lado de la vía y se puede acceder al él sin necesidad de cruzar la carretera. Comenta que “parece que lo han construido pensando en nosotros”. 

Desde la Junta de Andalucía aseguran que la Ley de Carreteras 8/2001, de 12 de julio, no permite el uso recreativo y lúdico del puente, ya que es considerado zona de paso. Asimismo, manifiestan que “no existe ninguna petición para derogar o modificar dicha ley”.

Desde Aventura Rural alegan que “primeramente, sin escucharnos, nos dijeron que no”. La empresa no tiró la toalla y lo siguió intentando: “Cogimos cita y llevamos meses esperando que nos contesten. Ojalá algún día quieran escucharnos y podamos volver a saltar”, concluye. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios