Costa Tropical

Las salpas, los extraños seres que han aparecido en playas de Granada, son inofensivas y no pican

  • Parecidas a las medusas, han invadido algunas playas granadinas pero son inofensivas y carecen de células urticantes

Una plaga de ‘medusas Swarovski’ Una plaga de ‘medusas Swarovski’

Una plaga de ‘medusas Swarovski’

Las salpas no pican, pese a su gran parecido con las medusas, nada más lejos desde el punto de vista evolutivo, comparten solo ese parecido viscoso, pero son inofensivas y carecen de células urticantes.

Miles de curiosos y bañistas se llevaban las manos a la cabeza ante la masiva aparición de estos invertebrados en las playas de las costas de Granada y Málaga, que en un primer lugar pensaban que se podría tratar de pequeñas porciones de plástico para luego alarmarse al considerar que podrían ser un tipo de medusa.

Invertebrados inofensivos

Pero la Licenciada en Ciencias Biológicas en la especialidad de Zoología, Lola Ortega Jiménez, aclara a Granada Hoy que se trata de unos animales invertebrados pertenecientes al filo cordados, "los que hemos llegado a estudiar anatomía comparada de animales los hemos estudiado muy cerca de los vertebrados, porque comparten filo, aunque estos animales se desviaron muy pronto de la línea cordada de evolución".

Este tipo de tunicado pertenece a la clase de los Taliáceos y tienen formas parecidas a la de un barril o un limón, sus cuerpos son transparentes y gelatinosos y, pese al gran tamaño que pueden llegar a alcanzar algunas especies, son casi imperceptibles en la superficie marina cuando el sol incide.

Las que han aparecido en la Costa de Granada "pertenecen al subfilo Thaliaceos o Urocordados y concretamente a la especie Salpa fusiformis” ha añadido Ortega, quien asegura que "son muy comunes y frecuentes en nuestras aguas del mar de Alborán".

La aparición de una gran cantidad de fitoplancton hace que la población de salpas se multiplique, pero una vez el alimento escasea, la especie, que sirve de alimento para tortugas y otros peces, mengua con ella.

"Cuando nadan y se alimentan permanecen unidos, dando cierta opacidad al agua; cuando hay mucha concentración de fitoplancton, su reproducción se dispara, y si hay marejada, es normal que aparezcan en la orilla de nuestras playas, cómo ha ocurrido durante este fin de semana", concluye Lola Ortega Jiménez.

La marea se llevará a las salpas

Las salpas se desplazan mediante contracciones musculares con las que bombean el agua y que utilizan para la locomoción a través de una especie de propulsión a chorro, que usan, entre otros motivos como fuente de filtración en las superficies mucosas. Algunos de estos organismos están provistos de órganos luminosos y emiten una luz brillante por la noche.

Y como ha sucedido este fin de semana, la misma marea se los llevará, pero para que los bañistas que se acercan hasta las playas del litoral granadino no tengan que esperar a que el orden natural se restablezca, algunos ayuntamientos como el de Almuñécar y Torrenueva Costa, ya han iniciado un plan de limpieza de las playas para eliminar de la orilla a estos seres invertebrados.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios