Miércoles Santo de Granada de 2020, en la Semana Santa cancelada por el coronavirus El Realejo sin cofradías no es Realejo

  • Miércoles Santo en Granada: cinco cofradías deberían haber realizado su estación de penitencia, tres de ellas desde el Realejo

  • Los hermanos de Los Gitanos, Estudiantes, Rosario, Paciencia y Nazareno vivirán internamente esta jornada

El Miércoles Santo de Granada, una de las jornadas más esperadas.

Cinco cofradías protagonizan el Miércoles Santo, aunque hoy cada una de ellas duerma el sueño de los justos en el interior de sus sedes canónicas. Tres de ellas viven en el Realejo pero a la antigua judería de Granada no hay quién la reconozca en estos días. Las Penas, El Rosario y El Nazareno no le darán al barrio el sabor de barrio, el cual vive como ninguno la vida de sus cofradías. Y eso por más que les duela a algunos y quieran abuchear - libre y legítimamente - las marchas que en estos días suenan desde los balcones. 

Todas las hermandades en sus templos de salida. Todos menos Los Gitanos que no pudieron siquiera trasladar hasta el Sagrado Corazón a sus titulares. El Sacromonte se refugia en sí mismo con la devoción al Cristo del Consuelo. Miércoles de Estudiantes en San Justo y Pastor, donde el Señor de la Meditación volvería andar, un año más, a los sones de la AM Dulce Nombre mientras, poco a poco, el paso de palio de la Virgen de los Remedios va convirtiéndose en una estampa clásica de este día, sorteando la estrechez del arco del antiguo templo jesuita.

El Realejo tomaría el pulso a mitad de la tarde, cuando la Hermandad de las Penas iniciara su estación de penitencia en en el sexagésimo aniversario de la fundación de la cofradía. Multitud de almas en Santo Domingo a la espera de ver salir a la cruz de guía de los hermanos de El Rosario.  Una cofradía que alcanzó a trasladar al Señor de las Tres Caídas desde Santa Isabel al Realejo y que este año recuperaba su estampa habitual tras la restauración del romano en el frontal del paso. Y El Nazareno, como siempre, en silencio. El eco de la clausura invade e este atípico Miércoles Santo más que nunca la oración callada de los hermanos.

Bordados del palio de la Virgen del Sacromonte Bordados del palio de la Virgen del Sacromonte

Bordados del palio de la Virgen del Sacromonte / D.G. (Granada)

Gitanos

Ni lágrimas ni desaforados vítores al ver sortear la estrechez del arco apuntado la cruz del Cristo del Consuelo. La Gran Vía, desértico escenario, no acoge ni a payos ni a gitanos viendo salir al crucificado de cuatro clavos. Algunos de sus históricos hermanos, Matías Martos, vivirá este Miércoles Santo en el recogimiento de su casa, junto a Carmen, su esposa, y acordándose del Señor y la Virgen del Consuelo: "lo vamos a vivir solos, sin poder estar con ellos, pero los miraremos en las fotografías. Le pediremos por todos los nuestros y por el sufrimiento que estamos pasando todos los españoles".

Matías Martos, que recuerda los años en los que estuvo como hermano mayor en la cofradía, asegura que de estos momentos también cabe hacer lecturas positivas. "Estamos aprendiendo a ser mejores cristianos, a ser mejores personas y acordarnos del sufrimiento de los demás", asegura. Con el recuerdo de cuando aún vestía su túnica de nazareno, Martos tiene claro hacia que este Miércoles Santo "hay que acordarse de todos esos buenos momentos y hacer más que nunca lo que hacemos en la estación de penitencia: rezar".

Miércoles Santo en San Justo y Pastor Miércoles Santo en San Justo y Pastor

Miércoles Santo en San Justo y Pastor / D.G. (Granada)

Estudiantes

"Si han sido difíciles estos días atrás, se me hace un nudo en la garganta cuando pienso que es Miércoles Santo". Estas son las palabras de Elisa Alonso, hermana mayor de la corporación nazarena de San Justo y Pastor. Desde Los Estudiantes estos días sirven para vivir más espiritualmente que nunca la Semana Santa; aprovechando, también, para buscar ayuda a quienes peor lo están pasando.

El diputado mayor de gobierno, Fernando Egea, está pasando un Miércoles Santo inusualmente tranquilo, sin prisas y sin 'vivir' temporalmente en San Justo. "El año pasado iba al Valle de Lecrín a recoger azahar para el paso de palio y este año iré a recoger naranjas para el Banco de Alimentos, este Miércoles Santo nos pone en la realidad de las cosas", asegura Egea. Una Semana Santa en la que, además, para el que fuera pregonero en el año 2011, "vamos aprender a valorar más mejor a la hermandad y a nuestra estación de penitencia. La Semana Santa del año que viene valdrá por tres", concluye. 

Orfebrería del paso del Señor de la Paciencia Orfebrería del paso del Señor de la Paciencia

Orfebrería del paso del Señor de la Paciencia / D.G. (Granada)

Paciencia

En el presbiterio se han quedado el Señor de la Paciencia y la Virgen de las Penas. Aunque, al menos, la talla del maniatado de Pablo de Rojas alcanzó a participar en el vía crucis oficial. El hermano mayor y la junta de gobierno están trabajando para preparar un Miércoles Santo digital, organizando distintos actos de culto a través de las redes sociales que sirvan a los hermanos como sustitutivos de la estación de penitencia: "a las once se emitirá un pequeño vídeo promocional de la hermandad y por la tarde, a las seis se emitirá la misa que se va a celebrar a puerta cerrada. A la hora de la salida, a las 19.20 rezaremos el rosario y a las 21.00, hora en la que estaríamos entrando en la Catedral, se rezará el credo y la salve, el mismo ejercicio espiritual que hace en la estación de penitencia", ha informado el hermano mayor, Fernando García.

Para él como dirigente de esta corporación nazarena, está siendo una Cuaresma y una Semana Santa extraña aunque agradece que "en la hermandad estamos todos bien y deseando superar esta dichosa enfermedad". De toda la situación Fernando García extrae una moraleja: "Es más tiempo de hermandad que de cofradía. No puedes dejar toda tu vida de hermandad en un único día al año porque si se va, te quedas sin ese momento. La hermandad se vive día a día durante el año", ha expresado. 

Fernando García será una de las personas que acompañarán al director espiritual de la cofradía durante la misa de este miércoles por la tarde. "Como hermano mayor estaré en la misa, a puerta cerrada, y en presencia de los titulares pediré por todos los hermanos, acordándome de ellos". 

Miércoles Santo en Santo Domingo, recogida del Señor de las Tres Caídas Miércoles Santo en Santo Domingo, recogida del Señor de las Tres Caídas

Miércoles Santo en Santo Domingo, recogida del Señor de las Tres Caídas / D.G. (Granada)

Rosario

El hermano mayor de El Rosario, Jorge González, vive con tristeza este 8 de abril aunque no tanto por la suspensión de la estación de penitencia como por lo que supone para la sociedad y para los hermanos: "Que no salga la hermandad a la calle es lo de menos, tampoco salimos cuando llueve. Lo triste es por todos esos hermanos que quieren abrazar a los suyos y no pueden o que se reúnen en familia este día y el confinamiento se lo impide". Asimismo, para González Guijosa, el dolor de esta situación está en la parte humana de la cofradía, en los hermanos y en los difuntos. 

¿Qué echará de menos el hermano mayor? "La mañana del Miércoles Santo, viendo el cariño que se le tiene a la hermandad, y el momento en el que sale la cruz de guía. Ese momento de ilusión en la cara de todos los hermanos, desde los monaguillos hasta los costaleros, pasando por los nazarenos y las mantillas".

Esa magia donde más se vive es en los ojos de los niños. Alicia, Juan Ignacio, Felipe, Arturo y Carlos son cinco de los monaguillos que cada Miércoles Santo se revisten para hacer su estación de penitencia y vivir intensamente una hermandad hecha cofradía. Hoy, 7 de abril, sus sotanas y roquetes duermen planchados en un cajón. El confinamiento no da alas a la ilusión de los pequeños cofrades de la casa. 

Nazarenos de las Descalzas Nazarenos de las Descalzas

Nazarenos de las Descalzas / D.G. (Granada)

Nazareno

La última vez que los padres carmelitas oficiaron misa en el Convento de san José fue, precisamente, el día de su titular. Desde ese día la comunidad de religiosas vive más en clausura que nunca estos días de confinamiento. Así lo ha informado el hermano mayor de la cofradía, Juan Luis Romero, quien da cuenta de lo difícil que está siendo esta Semana Santa. 

Para el máximo dirigente de la cofradía de El Nazareno la jornada de este Miércoles Santo estará marcada por la oración de todos los hermanos. "Hemos preparado una oración a nuestros titulares para pedir volver cuanto antes a la normalidad". Días difíciles que los hermanos de esta cofradía silente sobrellevan "gracias a la fuerza que Ellos transmiten y que te hacen poner los pies en el suelo y lo relativo que es la vida", ha manifestado el hermano mayor. Por esta razón, la hermandad no solo animará a los fieles a orar sino también a participar en las obras de caridad, para ayudar a todas las familias que estén a su alcance.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios