Vivir

Isabel Gemio relata su historia de amor y dolor

  • La comunicadora presenta en el Parque de las Ciencias de Granada su libro ‘Mi hijo, mi maestro’ en el décimo aniversario de su fundación

Isabel Gemio presentando su libro 'Mi hijo, mi maestro' en Granada Isabel Gemio presentando su libro 'Mi hijo, mi maestro' en Granada

Isabel Gemio presentando su libro 'Mi hijo, mi maestro' en Granada / Álex Cámara

El rostro y la voz de Isabel Gemio forman parte de la historia reciente de España por sus famosos trabajos en la tele y en la radio. No obstante, el nombre de esta presentadora se asocia desde hace unos años a la lucha social para la investigación de la distrofia muscular y las enfermedades raras.

Precisamente, esta tarde ha presentado en Granada el libro Mi hijo, mi maestro en homenaje a su hijo Gustavo, que sufre una enfermedad degenerativa.

De esta forma, parte de los derechos del libro que la conocida presentadora ha trasladado al auditorio Parque de las Ciencias de Granada se destinarán a la Fundación Isabel Gemio, que se dedica a la investigación contra enfermedades raras como la que sufre su hijo Gustavo. La publicación del libro coincide con el décimo aniversario de su fundación.

Parte de los derechos del libro se destinan a la Fundación Isabel Gemio Parte de los derechos del libro se destinan a la Fundación Isabel Gemio

Parte de los derechos del libro se destinan a la Fundación Isabel Gemio / Álex Cámara

Ante un auditorio repleto de gente, la presentadora ha detallado la estremecedora historia de amor y dolor que cuenta en Mi hijo, mi maestro que no es otra que la del homenaje de una madre a un hijo enfermo.

La intención de la comunicadora extremeña con este libro es la de "trasmitir como él se merece el carácter y la forma de ser de Gustavo, haciendo una fotografía lo más aproximada y justa de él. Porque lo he escrito como un homenaje en forma de palabras. Se lo ha ganado".

Al desgarrador testimonio de Isabel Gemio se unen otras voces de madres con historias similares y de especialistas que ayudan a comprender una realidad, de por sí difícil, que es preciso combatir con fuerza y, sobre todo, con mucho amor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios