Vivir

Una cooperativa también puede ser cosa de niños

  • Caja Rural de Granada siembra la semilla del cooperativismo entre más de un millar de escolares de la capital y el Área Metropolitana

Algunos de los alumnos durante una de las visitas organizadas por Caja Rural. Algunos de los alumnos durante una de las visitas organizadas por Caja Rural.

Algunos de los alumnos durante una de las visitas organizadas por Caja Rural. / G. H.

Durante los últimos 31 años unos 41.000 escolares de quinto curso han podido conocer en profundidad la filosofía y los valores de la empresa cooperativa, visitando algunas de las más punteras de la provincia y de Andalucía. Esta es una de las actividades organizadas por Caja Rural Granada para difundir los valores del cooperativismo, la educación financiera y la importancia de consumir alimentos saludables como el aceite de oliva y las frutas y hortalizas.

Los alumnos se sorprenden de la avanzada tecnología y la capacidad productiva de las empresas cooperativas que colaboran en estas jornadas, como es el caso de Eurocastell, Granada-La Palma y El Grupo de Castell de Ferro entre las productoras de hortícolas y entre las almazaras San Sebastián de Benalúa de las Villas, San Isidro de Loja, Los Tajos de Alhama de Granada, San Francisco de Asís de Montefrío, Santa Ana de Salar, Santa Mónica de Píñar y Templeoliva de Ventas de Huelma.

Antes de llegar a la cooperativa donde se seleccionan y envasan las hortalizas, los pequeños visitan un invernadero, donde les explican todo el proceso productivo de la planta, desde la siembra hasta la recogida pasando por la fase de polinización con abejorros, que les sorprende sobremanera.

Los grupos que visitan almazaras pueden ver todo el proceso de extracción del aceite, desde que la aceituna llega en remolques, hasta que el aceite se envasa en la botella. En algunos casos, como en San Isidro de Loja, ven cómo se aprovechan los subproductos en la nueva planta de compostaje, usando el alpechín y los restos de hojas para elaborar un abono orgánico de primera calidad. También aprenden las diferencias entre los distintos tipos de aceites de oliva y acaban la visita con una siempre exitosa degustación de pan y aceite recién hecho.

Con estas experiencias Caja Rural pretende grabar en la mente y en el corazón de estos pequeños de diez años, el funcionamiento y la esencia del cooperativismo, como una fórmula empresarial rentable, representativa, solidaria y responsable con el medio ambiente, dentro de nuestro sistema económico. Sorprende a los pequeños que empresas implantadas fuera de España como los supermercados Covirán, sea una cooperativa, incluso que una entidad financiera como Caja Rural pueda serlo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios