Perdidos en cualquier rincón

  • Para cuatro personas:350 grs de pasta corta n 1 pechuga de pollo limpia n 3 berenjenas n un puñado de orejones de tomate n 3 cebolletas n 100 grs de queso Feta o similar n un vasito de caldo de verduras n unos granos de pimienta de Jamaica n sal y pimienta negra molida n aceite de oliva l Una vez peladas, cortar las berenjenas en daditos pequeños que dejamos en un escurridor, espolvoreados con sal gorda durante media hora. En un cuenco con agua templada remojamos los orejones de tomate y cuando se ablanden, los secamos y se cortan en tiras finas.

l A continuación, limpiar el pollo de grasa y lo cortamos en taquitos medianos. Agregar unas hojas de salvia picada, sal y pimienta molida y salteamos a fuego vivo en una sartén grande con una pizca de aceite de oliva.

l Cuando estén doraditos, se sacan a un plato y se reservan al calor. Agregar una pizca más de aceite si fuera necesario y pochar las cebolletas cortadas en tiras muy finas.

l Minutos después, incorporamos los taquitos de berenjena, enjuagados y escurridos, los granos de pimienta de Jamaica y una pizca de sal. Una vez salteadas, incorporar de nuevo el pollo, agregar medio vaso de caldo, mezclamos y apartar.

l Ponemos al fuego una cazuela con agua y una pizca de sal y cuando comience a hervir, echamos la pasta y cocemos el tiempo necesario para que quede 'al dente'. Escurrimos bien e incorporamos a la sartén.

l Por último, añadir los taquitos de queso Feta, las tiras de orejones de tomate y un puñado de hojas de salvia picada. Salteamos todo junto, rectificar de sal y pimienta y servir enseguida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios