Una de caracoles todo el año

Aunque Córdoba podría denominarse como la ciudad por excelencia del caracol, en Granada también hay un lugar donde poder degustar este molusco terrestre durante todo el año, con el añadido de que quien los cocina lleva en las venas sangre cordobesa. Teresa Mena, maestra en los fogones del mesón El Caracol de Graná, prepara todos los días una media de cinco kilos -un par de ellos más durante el fin de semana que se incrementa el consumo- de moluscos gasterópodos con la receta tradicional de su familia, que según indica "es una mezcla cordobesa y melillense". Aunque la fórmula prefiere no desvelarla porque es secreta, lo cierto es que sus caracoles atraen a cordobeses, sevillanos, jienenses y granadinos, muchos de ellos fieles ya a El Caracol de Graná.

Esta taberna, que abrió sus puertas en diciembre de 2014, es idónea para los amantes de este pequeño manjar sin grasa, con alto valor proteínico (parecido al de la ternera), rico en aminoácidos esenciales y con elevado contenido en calcio.

Al frente del negocio se encuentra Paco Checa quien presume de la especialidad de la casa. "Aquí cocinamos tres variedades: en salsa de almendra, el de temporada con caldo de hierbabuena y el burgao a la plancha, casi en exclusividad en toda Granada", indica.

Clave en la elaboración de un buen guiso de caracoles es la calidad del molusco, que en este local granadino compran en "El Viejo de toda la vida", -un comercio de venta exclusiva de caracoles ubicado en el barrio del Zaidín-, comenta Checa.

El secreto de su preparación dice ser la limpieza, algo que Teresa Mena cuida con esmero. Una tapita de 'cuernos' requiere "un proceso muy laborioso y de gran higiene en la cocina", asegura la cocinera.

Los pequeñitos, los de cabrilla, los gordos... ahora sacan los cuernos al sol y con ellos también llegan los amantes de este guiso. "Sepa usted que aquí en Granada puede pedir una -o más- de caracoles todo el año", afirma Paco Checa. De hecho, se pueden probar de tapa o en ración.

Pero en El Caracol de Graná no sólo se puede disfrutar de este plato, también hay "otras tapas y raciones que cuentan con gran aceptación entre los clientes como son las albóndigas de la abuela, las costillas a la ajillo, el chorizo al vino, nuestros embutidos de Noalejo o las manitas de cerdo", comenta Checa. Y añade con orgullo que "todas las recetas que encuentres en nuestra carta son de elaboración casera".

Teresa Mena se reserva la receta de los caracoles y nos ofrece las de las manitas de cerdo "que también tienen muy buena fama", indica. Ahora es cuestión de gustos. ¿Listos para una de caracoles?

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios