A Cappa y espada

Juan García Montero: Centrados... en el PP

  • Tras abandonar el PP pegó un buen mordisco electoral con Centrados en Granada y ahora vuelve a tener sintonía con la nueva dirección provincial de los populares

Juan García Montero. Juan García Montero.

Juan García Montero.

Quien lo probó lo sabe. Los periodistas que tienen la suerte de seguir escribiendo en papel imprimen religiosamente sus páginas a la caza de la errata, que cuando está impresa protesta airadamente y tiene la prodigiosa propiedad de hacerse más grande que el resto de palabras. En esas estaba un redactor de este periódico cuando, en pleno proceso de primarias del PP de Granada, en 2017, pilló una: "El candidato Juan García Motero". Se había perdido una 'n' del apellido y, además, en ese contexto era aún más grave porque precisamente el por entonces aspirante a presidir el partido en dura batalla contra Sebastián Pérez había denunciado una amenaza por parte de un integrante de la otra candidatura: "Ten cuidado cuando vayas con la moto por la calle Recogidas", asegura que le dijeron.

Y claro, es de esas erratas que se corrigen con cierta pesadumbre, porque la verdad es que encajaba perfectamente con el artículo y en la línea de los grandes periodistas que no han permitido que los políticos dejen el cargo sin un mote. El caso es que Juan García Montero, que perdió las primarias, 'rompió'  el  carnet del partido y se presentó a las últimas elecciones en la capital encabezando el proyecto de Centrados en Granada, parece que no hace caso a la máxima de 'al lugar donde has sido feliz no debieras tratar de volver" y en los últimos tiempos es un devoto retuiteador del nuevo presidente del PP en la provincia, el alcalde de Alhendín Francisco Rodríguez. De hecho, desde el PP se reconoce que es un activo del partido

Y además, su fiel escudero durante años -no diremos Sancho Panza por su esbelta figura- ya entra también por la sede del PP sin necesidad de escolta, después de denunciar una agresión en la calle Andrés Segovia por parte de Vicente Aguilera.

El fiel amigo

Hablamos de José Torrente, que era el portavoz de la candidatura de García Montero por entonces, y que ha colgado en Twitter una amigable foto con Rodríguez, lo que viene a ratificar que la nueva dirección del PP ha firmado la pipa de la paz con un sector que en las últimas elecciones en la capital consiguió 3.312 votos con Centrados en Granada. Teniendo en cuenta que al PP cada concejal le costó 3.500 votos, está claro que el octavo pasajero popular en la plaza del Carmen pasaba por los votos de García Montero. Y eso que antes se rumoreó que Vox, con Julio Vao como presidente provincial, le había tirado los tejos para encabezar la candidatura, aunque finalmente se presentó por Centrados, una aventura en la que Torrente se quedó al margen, por lo que él sin conserva impoluto su carnet.

Enemigos íntimos

Y García Montero, pese a la dimisión de Sebastián Pérez el pasado mes de enero, siguió haciendo la cobra al partido a nivel provincial y al nuevo presidente, Pablo García, entre otras cosas porque había sido el jefe de campaña de Sebastián Pérez durante las accidentadas primarias y porque la amenaza había salido de personas cercanas a García. Así que García Montero, que trabaja en una compañía de seguros, siguió retuiteando pólizas de hogar y de coche hasta que llegó el nombramiento de Francisco Rodríguez y la reconciliación tuitera con el PP de Granada. Y es que García Montero, en el último año, sólo ha retuiteado a nivel político a Francisco Rodríguez, a los logros del PP de Andalucía, a Pablo Casado y a García Margallo, que fue su apuesta en las primarias del PP en las que se impuso Pablo Casado. Desde luego no apostó a caballo ganador, pero fue de sus últimas apariciones en la sede del PP, en primera fila para escuchar al por entonces candidato a la presidencia del PP.

Fruto de este acercamiento llegó la moción de censura a la alcaldesa socialista de Molvízar que dio la Alcaldía a Fausti Béjar, del PP, con los votos de  Fermín García, concejal de Centrados en Granada y exalcalde popular durante 20 años que dejó el partido por serias discrepancias con Sebastián Pérez.

Este acercamiento con Juan García Montero, que además fue absuelto del caso Serrallo, viene dado por la convicción de Francisco Rodríguez de que el partido tiene que tener un perfil centrista para recoger en las próximas elecciones los restos del presumible naufragio de Cs, un caladero moderado donde nadan más votantes que a la derecha de la derecha. Y Rodríguez, que tiene la aspiración de ser presidente de la Diputación, no olvida que ganar en la capital es fundamental. Tampoco olvida que localidades como Baza no pueden darse por perdidas y no dudará en sumar a su proyecto a militantes del PP que trasvasaron a Cs y  que quieran cambiar ahora volver al redil. Algunos pasos ya está dando y tampoco renuncia a los cerca de 3.500 votos que cambiaron el azul del PP por el verde de... Centrados en Granada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios