Andalucía

El multilateralismo de José Antonio Nieto

  • El portavoz del PP repudia las comisiones bilaterales Junta-Estado del Estatuto de 2007 en plena efervescencia andalucista de su partido y Cs

José Antonio Nieto, en el Parlamento José Antonio Nieto, en el Parlamento

José Antonio Nieto, en el Parlamento / Julio Muñoz

Donald Trump lleva algo más de tres años y medio en la Casa Blanca, sede del poder mundial. En todo ese tiempo no ha hecho más que méritos para torpedear el multilateralismo. Con la OTAN de capa caída y el Brexit como paradigma de la mala salud del multilateralismo, se trata de un modelo de relaciones entre comunidades que todavía tiene fieles. Uno de ellos habita en los pasillos del Parlamento de Andalucía. “Necesitamos más solidaridad y menos egoismo bilateral”, espetó ayer José Antonio Nieto portavoz popular en la Cámara regional.

El diputado cordobés, apóstol del multilateralismo a nivel estatal, puso ayer en duda la idoneidad de las comisiones bilaterales Junta-Estado que figuran en el Estatuto de Autonomía de Andalucía desde la reforma que se aprobó en 2007. José Antonio Nieto reconoció que se trata de una parte de la norma autonómica de mayor rango que “no gusta” en su partido, ya que  es un “corta y pega” del Estatut catalán y que contradice la apuesta del PP por la multilateralidad en la resolución de los problemas territoriales del Estado. 

Según Nieto, el establecimiento de estos organismos, regulado en el artículo 220 del Estatuto, fue una de las cesiones de su partido en una negociación que cumple ahora casi 15 años. “Hay cosas que me gustan muchísimo del Estatuto y otras que me gustan menos”, reconoció el diputado cordobés, quien defiende que a Andalucía “no le ha ido bien” con la apuesta por la bilateralidad. La reacción de Nieto tiene mucho que ver con la reunión de la mesa de diálogo entre el Gobierno y la Generalitat que Pedro Sánchez quiere fijar para el lunes 24 de febrero.

“La negociación bilateral siempre acaba suponiendo que haya distintos ritmos”, defendió Nieto, covencido de que hay organismos que permiten al Estado y a las regiones trabajar “conjuntamente”. Se refería a los distintos foros multilaterales contemplados en la arquitectura del Estado, pero sobre todo a la Conferencia de Presidentes. La última de estas reuniones, impulsada por el Gobierno del PP en 2017, sirvió para relanzar una reforma del sistema de financiación que sigue enquistada tres años después.

La inclusión de la Comisión Bilateral de Cooperación Junta de Andalucía-Estado figura en el Estatuto de 2007 como un método de contrapeso a las pulsiones del nacionalismo catalán de la primera década del siglo XXI, cuando el procés estaba sólo en las mentes imaginativas del independentismo más recalcitrante. José Antonio Nieto no es partidario de ejercer para Andalucía la bilateralidad que critica su partido en Cataluña, pero lo cierto es que este organismo se ha reunido en varias ocasiones en los últimos meses. Por ejemplo, en esta comisión se abordan, según figura en el artículo 220 del Estatuto de Autonomía, los conflictos de competencias entre las dos administraciones.

Y estas reservas sobre una potestad de la norma autonómica de mayor rango se producen a sólo unos días del 40 aniversario del referéndum que hizo posible su redacción, el 28 de febrero de 1980. “No queremos ser más que nadie, pero tampoco menos que nadie”, espetó ayer Nieto en su intervención en la sesión de control en el Parlamento. Como viene ocurriendo en los últimos meses, el PP y el Ejecutivo de coalición volvieron a enarbolar la bandera blanquiverde en su conflicto con el Gobierno de Pedro Sánchez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios