Educación

El nuevo curso, con menos niños por aula

  • El número de alumnos por aula se situará cuatro puntos por debajo del límite que fija la normativa

  • Imbroda descarta que, “por ahora”, se concierte el Bachillerato

Alumnos de Primaria atienden las explicaciones de una maestra. Alumnos de Primaria atienden las explicaciones de una maestra.

Alumnos de Primaria atienden las explicaciones de una maestra. / D. S.

La caída de la natalidad propiciará la mejora de la ratio en los colegios andaluces. El consejero de Educación y Deportes, Javier Imbroda, anunció ayer una de las medidas más importantes que se han tomado de cara al nuevo curso escolar, el cual comenzará el próximo martes 10 de septiembre. Después de muchos años, el número de alumnos por aula estará bastante por debajo del máximo permitido por la ley: 20 en Infantil y 21 en Primaria. Una reducción que los expertos consideran fundamental para la mejora de la calidad de la enseñanza.

Con esta modificación, Imbroda contestaba a los partidos de la oposición que la última semana habían alertado de la pérdida de líneas y unidades para el curso 2019/20, una medida que relacionaban con el interés del nuevo Gobierno andaluz de concertar más plazas privadas.

El consejero de Educación y Deportes desmintió tal acusación con cifras. “La ignorancia y la falta de rigor se están poniendo de moda”, aseveró. Contra los supuestos recortes, Imbroda explicó que la escolarización para el inminente curso se ha saldado con 13.000 niños menos en Infantil y Primaria. En concreto, la primera etapa pierde 1.944 escolares y la segunda, 10.886.

Dicha merma se traduciría en 520 aulas menos en los colegios. Sin embargo, este cierre de unidades será menor (rondará las 400, según fuentes de la consejería), ya que se ha decidido aprovechar la caída de la natalidad para mejorar las condiciones en las que se imparte la enseñanza en los centros públicos, uno de los objetivos que se marcó el equipo de Imbroda al llegar a Torretriana.

Un límite superado en muchas ocasiones

Por tal motivo, se reducirá la ratio, esto es, el número de alumnos por aula, cuyo máximo se ha rebasado en bastantes ocasiones, especialmente en los cursos previos a la crisis económica, cuando los índices de natalidad eran mucho más altos. Este curso, según Imbroda, las clases de Infantil tendrán una media de 20 alumnos y las de Primaria, de 21. Tales cifras se sitúan cinco y cuatro puntos, respectivamente, por debajo del tope establecido en la normativa y que sólo se puede ampliar hasta 28 cuando, en determinadas ocasiones, la demanda de escolarización en algunos centros sostenidos con fondos públicos supera la oferta.

Los sindicatos docentes llevan años reclamando que se baje la relación del volumen de alumnos por aula, ya que así mejora la atención personalizada a cada estudiante, pilar fundamental de la calidad educativa. Imbroda defiende que ha sido ahora, con “el Gobierno del cambio”, cuando se ha dado respuesta a esta vieja demanda.

Por contra, la escolarización sigue aumentado en los institutos, donde se volverá a dar clase el martes 15 de septiembre. Los alumnos matriculados en las enseñanzas medias obligatorias han subido en 5.700 en toda Andalucía. Se trata de los adolescentes que nacieron en los años previos a la crisis y que ahora llegan a los centros de ESO. Es la última oleada del boom demográfico. No obstante, la ratio es de 26 alumnos por aula, por debajo del máximo fijado para esta etapa, que es de 30.

Más aulas en Secundaria

La subida de la escolarización conllevará la creación de 200 unidades en la ESO. No será la única oferta educativa en la que se amplíe el número de aulas. También lo hará la Educación Especial, con 130 más y la Formación Profesional, con 176. En esta última –cuya demanda es la que más ha crecido los últimos años– se han creado 4.100 plazas de nuevo ingreso, con la implantación de 122 nuevos ciclos.

Tales cifras no fueron las únicas que aportó Imbroda durante la intervención que realizó al término del consejo de Gobierno. El titular de Educación ahondó en que el presupuesto para esta consejería se ha incrementado este año en 200 millones de euros, lo que ha permitido reforzar la enseñanza pública con 750 docentes, hasta conformar una plantilla de 102.105 profesores.

En este punto recordó las oposiciones celebradas el pasado junio para incorporarse al cuerpo de maestros, en las que se ofertaron 3.800 puestos. De ellos, el 78% han sido ocupados por interinos tras superar las pruebas, lo que ha permitido reducir la interinidad en Infantil al 5,7% y en Primaria, al 4,4%. Estos datos llevan a Imbroda a destacar que “nunca ha habido una apuesta tan grande por la educación pública como la que ha realizado este Gobierno en menos de un año”. El consejero recordó que el curso pasado “sí se cerraron 500 unidades”.

Por tal motivo, incidió en que no se ha concertado ninguna unidad de titularidad privada y negó que “en estos momentos” se contemplen conciertos en Bachillerato, posibilidad que se “valorará” en la legislatura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios