Política

El PP de Maracena acusa al PSOE de construirse una "villa" ilegal y la oposición habla de desesperación ante la moción

Julio Pérez, alcalde de Maracena, durante la rueda de prensa.

Julio Pérez, alcalde de Maracena, durante la rueda de prensa. / Jesús Jiménez / Photographerssports

El clima político de Maracena sigue crispándose poco a poco hasta que la próxima semana se debata la moción de censura que podría apartar a la actual formación, liderada por el PP, del Ayuntamiento y permitir el regreso del PSOE. Ahora, el nuevo frente de batalla se ha librado en el terreno urbanístico, después de que el actual equipo de Gobierno presentase una denuncia, otra más, ante la Guardia Civil en temas urbanísticos, algo que desde el lado socialista achacan a la desesperación ante la moción.

Uno de los supuestos delitos denunciados por el actual equipo de Gobierno (formado por PP, Vox y Quiero Maracena) es relativo al desarrollo urbanístico de la denominada UE13, donde hay 340 viviendas, en una zona "conocida por los vecinos como Villa PSOE, al vivir ahí concejales y el exalcalde Noel López", según ha explicado esta mañana el responsable de Urbanismo, Miguel Ángel Fernández Martín (QM), en rueda de prensa.

Según ha detallado el edil, este terreno tiene una "recepción provisional", esto es, que mientras que se da la licencia, se puede ir urbanizando, pero "no se pueden dar licencias de ocupación", algo que no ocurre entre otros motivos porque hay un contencioso judicial abierto sobre este terreno. Sin embargo, de acuerdo a lo expuesto por Fernández, en esta zona hay viviendas con licencia de primera ocupación, algo que es "totalmente ilegal", más aún cuando quienes han firmado las licencias ahora "firman la moción de censura".

Para el actual equipo de Gobierno, la construcción de esta villa es una de las irregularidades "más gordas" de las realizadas por los socialistas, entre las que también se encuentra el teatro de la localidad metropolitana, una historia que, según Fernández, se remonta hasta 2008.

Fue en ese año cuando se convenió la construcción del teatro por algo más de cuatro millones y un año después comenzó a desarrollarse con el contrato a la empresa ejecutora de los trabajos por un periodo de ejecución de año y medio, con fondos de la Junta y de la Diputación provincial. Pero tras esto, y hasta la conclusión del teatro, se produjeron "una serie de modificaciones" del proyecto, hasta alcanzar los 5,5 millones de euros. Aunque según el edil, "lo más curioso" es que estas modificaciones se deben a unas mejoras que ya estaban incluidas en el presupuesto inicial. 

Fernández ha continuado explicando que esta infraestructura, que debía haberse terminado en 18 meses, se certificó su construcción al 60% en 2012, tras lo que la Junta pagó y "se devolvió el aval a la empresa sin estar la construcción terminada". La historia continúa, según el relato del equipo de Gobierno, en 2017, cuando "se recurrió a fondos europeos para acabar el proyecto, que concluyó en 2022 con un gasto total de 8,2 millones de euros", por lo que, retóricamente, Fernández se preguntó "dónde están los dos teatros que se han hecho en Maracena".

La moción de censura no se va frenar

Los socialistas no han tardado en responder a esta nueva denuncia y lo han hecho a través de Antonio García Leiva, viceportavoz del PSOE, quien, en un comunicado, ha insistido en que por muchos "numeritos" que protagonice el alcalde saliente, no va a frenar la moción de censura. Para el partido, estas denuncias son la desesperación sin medida del alcalde y sus socios, una "estrategia tóxica" de mentiras que ayuda a desprestigiar la política.

García Leiva en una imagen reciente. García Leiva en una imagen reciente.

García Leiva en una imagen reciente. / Jesús Jiménez / Photographerssports

"Estamos asistiendo al quejido final de un hombre desesperado", ha lamentado García Leiva, quien ha rechazado las acusaciones vertidas sobre la gestión socialista y ha afeado al alcalde que se dedique a "esparcir bulos y a hacerse la víctima".

El socialista ha reconocido la preocupación del PSOE por el uso de las instituciones, toda vez que utilizan la web municipal para anunciar sus ruedas de prensa y denuncias, lo que ha interpretado como una burda manipulación que la ciudadanía ya conoce.

La llegada de Fernández agilizó el trabajo 

Antes de pasar a relatar los hechos, el todavía alcalde de Maracena, el popular Julio Pérez, detalló a los medios la intrahistoria de estas denuncias (a la presentada el lunes y hoy se sumará otra a finales de semana), que según el regidor tenían previsto presentarlas a final de año, pero "la moción de censura ha acelerado todo".

En relación a esto, ha salido, veladamente, el nombres de Soledad Carmona, exconcejal de Urbanismo que recientemente ha abandonado el PP y figura como No Adscrita. La edil cedió su cartera a Miguel Ángel Fernández, lo que permitió según Pérez "adelantar mucho en la investigación", que ha supuesto bucear "en miles y miles para poder conseguir y esclarecer varios temas", según el actual responsable de Urbanismo.

También sin nombrarla, Pérez ha hecho referencia a Amabel Adarve, de Conecta Maracena, quien abandonó el equipo de Gobierno y ahora es la llave para lo que ocurra la próxima semana. Según ha relatado el regidor, existían negociaciones con esta edil, junto a otros grupos, para poder sacar adelante los presupuestos municipales, después de que los anteriores se prorrogasen. Esto ha impedido, según el relato del popular, cumplir con la palabra de contratar una empresa para realizar una auditoría externa al Ayuntamiento. 

"No quiero pensar, ni decir, que la ruptura del pacto tenga algo que ver con la investigación que estábamos llevando a cabo", ha afirmado el alcalde, para quien la conclusión de dicha investigación permitiría descubrir que en Maracena las cosas se han hecho "muy mal".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios