festival de cine iberoamericano

Un premio por la tolerancia

  • El certamen onubense acoge por primera vez la entrega de un galardón a la mejor película de temática LGTBI

  • El Camilo a la Libertad homenajea al artista moguereño Camilo Cordero

Fotograma de la película de Sebastián Lelio Una mujer fantástica. Marina, el personaje protagonista encarnado por la actriz Daniela Vega, trata de seguir adelante con el viento en contra. Fotograma de la película de Sebastián Lelio Una mujer fantástica. Marina, el personaje protagonista encarnado por la actriz Daniela Vega, trata de seguir adelante con el viento en contra.

Fotograma de la película de Sebastián Lelio Una mujer fantástica. Marina, el personaje protagonista encarnado por la actriz Daniela Vega, trata de seguir adelante con el viento en contra. / bteam pictures

"Artista plástico, autodidacta y, sobre todo, provocador". Así definen a Camilo Cordero desde la asociación Cultura con orgullo, que desde este año recupera su figura para dar nombre a un nuevo galardón no oficial que se entregará en el marco del Festival de Cine Iberoamericano de Huelva, el Premio Camilo a la Libertad, para la mejor película entre aquellas que reflejen la temática LGTBI entre las proyectadas en cada edición del certamen onubense.

Se unen en esta distinción propósitos que pasan por "la reivindicación, la normalización y la visibilización" de las diferentes opciones sexuales existentes, cuenta el presidente de la asociación andaluza, Javier Paisano, principal impulsor de este galardón.

"Hace tiempo que tenemos una situación aparente de igualdad. Y hay igualdad legal pero la realidad es distinta, sobre todo cuando se sale del centro de las capitales grandes, y no digamos de los entornos rurales", comenta Paisano, "por no hablar de las condiciones existentes en otros países, como Chechenia, en los que existen campos de concentración para homosexuales".

La asociación Cultura con orgullo está integrada por profesionales de distintas disciplinas que tienen el interés común de "difundir todas las obras audiovisuales que traten de manera directa o circunstancial los temas relativos al colectivo LGTBI".

"Entendemos que el cine", asegura Paisano, " es una referencia para la mayoría de personas jóvenes cuando se están educando, e igual que se refleja en una película el beso de un hombre y una mujer, aquellas personas que se sienten homosexuales, bisexuales, transexuales o intergéneros deben encontrarse reflejados también con total normalidad".

Los principales festivales internacionales de cine cuentan con premios destinados a las películas que abordan la diversidad sexual. El más conocido de ellos es el Teddy, en la Berlinale, aunque también hay versiones parecidas en Cannes (Queer Palm), Venecia (Queer Lion) y San Sebastián (Sebastiane). También en España, la Seminci de Valladolid entrega la Espiga Arcoíris y el Festival de Cine Europeo de Sevilla, el Premio Ocaña, en recuerdo del artista sevillano José Pérez Ocaña, que junto a Camilo Cordero y Nazario, conforma el grupo de artistas andaluces que impulsan la contracultura catalana durante la transición y se convierten en destacados activistas homosexuales.

Hace quince años, precisamente, cuando el flamante Cervantes de las letras hispanas, el nicaragüense Sergio Ramírez, fue presidente del jurado, el Iberoamericano concedió el Colón de Oro a la excelente película brasileña Madame Satã, de Karim Aïnouz, que reflejaba la biografía de un personaje icónico en el Carnaval brasileño, símbolo en el país, aún hoy, cuarenta años después de su muerte, de la libertad sexual. Reconoce Javier Paisano que la normalización pasa también por integrar esta realidad sin que sea tratado en el cine como género ni con necesidad de reivindicar la atención general con secciones o festivales propios. "Lo ideal es que llegue un día en que no sea necesario entregar este premio", asegura.

La primera edición, sin embargo, se materializará hoy con la entrega por la mañana de la distinción durante el acto que se celebrará al mediodía en la Casa Colón. Compiten por el primer Camilo a la Libertad seis largometrajes y dos cortos entre los programados en las distintas secciones del Festival este año: Las heridas del viento, de Juan Carlos Rubio (España); Luna grande, un tango por Federico García Lorca, de Juan José Ponce (España); Una mujer fantástica, de Sebastián Lelio (Chile, Alemania, España); Verónica, de Carlos Algara y Alejandro Martínez-Beltrán (México); Sueño en otro idioma, de Ernesto Contreras (México, Holanda); Maracaibo, de Miguel Ángel Rocca (Argentina, Venezuela); La prima sueca, de Inés Barrionuevo y Agustina San Martín (Argentina); y La T invisible, de Patricia Ortega (Venezuela).

El jurado de este año está compuesto por tres onubenses relacionados con las artes audiovisuales y escénicas: la realizadora y sonidista Rocío Gálamo, el actor y psicólogo Valentín Hidalgo Herrera, y la promotora de proyectos educativos y teatrales Ana Barroso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios