Costa Tropical

Salobreña completa el póker de Municipios Turísticos de Andalucía en Granada

  • La Villa se une así a otras localidades como Almuñécar, Bubión, Lanjarón y Monachil

  • Con esta designación, se culmina un deseo que arrancó en 2016

Cientos de turistas disfrutan de un soleado día en la playa de Salobreña.

Cientos de turistas disfrutan de un soleado día en la playa de Salobreña. / Alba Feixas / EFE

No hay quinto malo. Salobreña cuenta desde este martes con el reconocimiento de Municipio Turístico de Andalucía, que otorga el Consejo de Gobierno de la Junta, sumándose así a otras localidades de Granada que ya lucen este distintivo, como son Almuñécar, Bubión, Lanjarón y Monachil.

Con este reconocimiento se pone punto final a un deseo del Consistorio, que empezó a anhelarlo en 2016, pero que no pudo concretarse hasta un par de años después, con el cambio de normativa que permitió al Ayuntamiento reemprender una carrera que llegó a sus últimas etapas el año pasado y por fin concluye este mes de mayo, cuando el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) publique esta designación. 

A ese "duro trabajo de muchos años" se refirió ayer la alcaldesa, María Eugenia Rufino, en su valoración sobre este logro, que sirve para demostrar que en la Costa Tropical "hay un turismo de calidad, saludable y con una riqueza que va más allá del Sol y la playa"

Irónicamente, fueron las obras en el Castillo de Salobreña, joya de la corona turística del pueblo costero, las que impidieron hace seis años su declaración como Municipio Turístico, al no alcanzar el número establecido de visitas (hoy supera las 55.000 anuales) al monumento más visitado, al encontrarse cerrado. La relajación en los requisitos dos años después se topó a su vez con las obras en La Alcazaba, que volvieron a dificultar la obtención de este reconocimiento, algo a lo que tampoco ayudó la aparición del Covid-19 a finales de 2019 y el posterior cerramiento del turismo, que volvieron a impedir al municipio alcanzar el límite necesario.

Pero lejos de desanimarse, la Villa siguió trabajando en la consecución de su objetivo y para ello encargó a una empresa externa la elaboración de un Plan de Calidad Turística del municipio, en el que se analizasen las debilidades y fortalezas en las que se tenía que trabajar para mejorar el rendimiento turístico. 

Con este documento, obligatorio para el reconocimiento, y el turismo recuperado de la enfermedad del Covid, Salobreña tenía ya el camino libre para ser el quinto Municipio Turístico de Granada. Un sueño que empezaba a acariciar el pasado agosto, con la reunión mantenida entre la alcaldesa, María Eugenia Rufino, y la directora general de Turismo de la Junta de Andalucía, Ana García, donde se hizo entrega a esta última del expediente con toda la información necesaria para optar al título.

El siguiente paso se ha dado este año, en marzo, cuando dicho expediente ha pasado por la comisión permanente del Consejo Andaluz del Turismo, que debía aprobar, o rechazar, la concesión del reconocimiento. Como es lógico, el órgano dio  el visto bueno y el documento pasó al Consejo de Gobierno que ayer definitivamente ratificó la candidatura de Salobreña.

Ahora, con este nuevo galardón bajo el brazo y con la temporada alta oteando en el horizonte, Salobreña se prepara para recibir a los turistas, que a buen seguro superarán las cifras de años anteriores gracias al atractivo de ser Municipio Turístico, como señaló Rufino en declaraciones a los medios, que calificó esta distinción "como un escaparate" para un nuevo mercado. 

Un gran patrimonio natural, cultural e histórico

Durante la reunión del Consejo Andaluz de Turismo, el delegado territorial, Gustavo Rodríguez. afirmó tajantemente que Salobreña posee "un gran patrimonio natural, cultura e histórico", que lo hacían valedor del título de Municipio Turístico de Andalucía.

Entre este patrimonio, Rodríguez se refirió al ya mencionado Castillo, una construcción del siglo XV pensada originalmente como medio de defensa aunque durante un tiempo se recicló como prisión. Ya con la Reconquista, el monumento cambió de manos, concretamente a las del alcalde Francisco Ramírez de Madrid, nombrado en el cargo por la gracia de los Reyes Católicos.

Posteriormente el enclave quedó abandonado al perder su uso como punto estratégico de defensa, comenzando así un proceso de deterioro, que no se detuvo (salvo contadas excepciones) hasta la segunda mitad del siglo XX, con la redacción de hasta cinco proyectos para la consolidación y restauración del castillo, iniciándose así un procedimiento que continúa hasta el presente siglo con actuaciones como las de la pasa década, que impidieron convertir a Salobreña en el quinto Municipio Turístico, pero que buscaban "potenciar sus valores históricos, arqueológicos y arquitectónicos", según se lee en la web del Ayuntamiento.

Castillo de Salobreña la luz de la luna. Castillo de Salobreña la luz de la luna.

Castillo de Salobreña la luz de la luna. / Alba Feixas

La Iglesia de Nuestra Señora del Rosario fue otro de los atractivos que mencionó el delegado durante su comparecencia. Algo más joven que el Castillo, pues data del siglo XVI, este templo se edificó sobre los restos de la antigua mezquita de Salawbinya aunque tuvo que sufrir una restauración en 1820 debido a un incendio.

Además, para solucionar lo irregular del terreno, la construcción de la iglesia obligó a diseñar una plataforma más amplia, lo que a su vez dio lugar al pasaje conocido como La Bóveda, que conecta el barrio del Albaycín con el núcleo de la antigua Medina, centro de la actividad comercial durante la Edad Media.

Pero más allá de los monumentos, Salobreña también destaca por sus costas, que superan los cuatro kilómetros de extensión, entre calas y playas. 

Así, entre las primeras se encuentra El Caletón (30 metros), ideal para actividades como caña con pesca o buceo cerca de las zonas rocosas, gracias a sus aguas cristalinas; o El Cambrón (100 metros), algo más separada y protegida por acantilados. 

En lo que respecta a las playas, en la Villa destaca, al menos por extensión, La Charca (1,8 kilómetros), que es también la más cercana al Peñón. Le siguen Punta del Río (La Cagaílla, con 1,2 kilómetros) y La Guardia (1,1).

Segundo municipio turístico costero 

Hablando de costas, con este nuevo nombramiento Salobreña se convierte en el segundo municipio del litoral granadino en recibir el reconocimiento por parte del Consejo de Gobierno de la Junta, acompañando a partir de ahora a Almuñécar, que lo es desde 2011.

El sexitano fue, además, la primera localidad en alzarse con este premio, el cual tuvo que revalidar con el cambio de la normativa en 2018. Tras esta, llegaron otras poblaciones como Monachil, Bubión (ambos en 2020) y Lanjarón (2021).

Estas tres últimas incorporaciones, a las que habría que sumar la reciente de Salobreña, convierten a Granada en la provincia donde más acreditaciones de este tipo se han concedido durante la actual legislatura, como comentó el viceconsejero de Turismo Manuel Alejandro Cardenete. Además, la provincia es la cuarta de Andalucía con mayor número de municipios turísticos, superada por Huelva (7), Cádiz (8) y Málaga (10); pero por encima de Jaén (4), Sevilla (2), Almería y Córdoba (ambas con uno). En total, en la comunidad autónoma hay ya 38 lugares con este título. 

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios