"He recibido cientos de amenazas, muchas de ellas de muerte y mi familia también. Hay un límite que no se debe sobrepasar nunca"

Mª Eugenia Rufino, alcaldesa de Salobreña

Lamenta que se haya utilizado al pueblo de Salobreña con un fin político o que se ponga en duda el trabajo de la administración pública

Carta abierta de la alcaldesa de Salobreña: "Señora Olona, usted y yo somos todo lo contrario"

"He recibido cientos de amenazas, muchas de ellas de muerte y mi familia también. Hay un límite que no se debe sobrepasar nunca"
"He recibido cientos de amenazas, muchas de ellas de muerte y mi familia también. Hay un límite que no se debe sobrepasar nunca" / Alba Feixas
Alba Feixas

24 de marzo 2023 - 16:18

Salobreña/Insultos, amenazas de muerte o la utilización del nombre de Salobreña con fines partidistas. Los meses previos a las elecciones autonómicas de 2019 el municipio costero de la Villa se sumió en una vorágine mediática por el cuestionamiento del empadronamiento de la entonces candidata de Vox a la presidencia de la Junta de Andalucía, Macarena Olona, la incertidumbre de saber si los vecinos habían visto un Porsche Panamera, las distintas apariciones en la plaza del Ayuntamiento, Mercado Municipal o cuartel de la Guardia Civil o las acusaciones y denuncia a la alcaldesa, María Eugenia Rufino. Un tiempo en el que la socialista ha permanecido en silencio, a la espera de la resolución del Juzgado de Motril por las actuaciones abiertas por la denuncia de un posible delito electoral, prevaricación administrativa y vulneración de los derechos, que finalmente ha sido archivada.

Una resolución que pone fin al "esperpento y al circo mediático" que se generó alrededor del tema y que para la dirigente socialista se queda marcado como "uno de los momentos más oscuros" vividos en su etapa en la administración pública y que ha salpicado directamente a su familia. "He recibido cientos de amenazas, muchas de ellas de muerte. Tengo dos hijas y cuando todo esto empezó, ellas también las recibieron, creo que no es justo. VOX tiene voceros, bots que trabajan a través de las redes, personas que desde el anonimato han dicho cosas perseguibles judicialmente, y decidimos aguantar y no interponer ninguna denuncia porque al final sigues alimentando todo".

Rufino lamenta que incluso un periodista a nivel nacional "puso mi cara y me señaló en las redes sociales, diciendo algo así como: miradla, esta es la prevaricadora, la delincuente que va a ver sus huesos en la cárcel. Pero no fue el único, tuve que leer artículos asquerosos haciendo alusión a mi imagen y a sus sueños eróticos. Creo que esa es la línea que no se debe sobrepasar nunca y en este país desgraciadamente partidos como VOX, como la ultraderecha, es lo que hacen continuamente, alimentar el ruido mediático para no centrar la atención en su objetivo real, que es cargarse el sistema democrático de este país".

Por otro lado, lamenta que se haya utilizado al pueblo de Salobreña con un fin político o que se ponga en duda el trabajo de la administración pública, en mecanismos como el empadronamiento, que ahora, ya sí, "puesto que el Consejo Provincial terminó su baja automática podemos decirlo, el empadronamiento falso". "En su momento, la Junta electoral de zona determinó que estaba válidamente empadronada y pudo ser candidata. Uno de los delitos de los que se me acusaba era supuesto delito electoral, es decir dañar los derechos electorales de una persona que tanto en el auto como en las conclusiones del Ministerio Fiscal deja muy claro que no, puesto que fue proclamada candidata y hubo una resolución de la Junta electoral diciendo que estaba válidamente proclamada".

Sobre los acontecimientos que sucedieron después, añade que "una abogada del Estado conoce perfectamente la ley, la norma y los procedimientos. Fue un circo acudir al cuartel de la Guardia Civil a interponer la denuncia con cámaras de televisión, también el espectáculo que montó en la plaza del Ayuntamiento con figurantes, igual que en el mercado del pueblo. Interpuso la denuncia sabiendo que no había ni una sola causa objetiva por la que detectar la comisión de un delito, algo que también está recogido en el código penal como calumnia".

No obstante y a pesar de que en su momento anunció que cuando todo terminase la causa ejercería las acciones legales pertinentes, "he decidido pararlo aquí, no voy a darle un altavoz a esta persona que ha utilizado el nombre y el prestigio de Salobreña para su fin, que se vio frustrado gracias a lo que los ciudadanos le dijeron a su partido en las urnas en junio de 2022".

Al hilo, señala que si ha decidido hablar es porque "cuando estás en política, no todo vale. Hay un límite que si sobrepasamos podemos dañar. Estoy en un cargo público y represento a mi pueblo porque así lo han decidido democráticamente, por lo que tengo que asumir momentos ingratos, críticas que no siempre son justas, pero hay una línea que no se debe pasar nunca y es la del ataque personal, del desprestigio, la calumnia y mucho menos de la amenaza".

El pasado mes de mayo, la entonces candidata de VOX a la presidencia de la Junta de Andalucía, Macarena Olona, presentó una denuncia contra la alcaldesa de la Villa, Mª Eugenia Rufino, atribuyéndole "actuaciones caciquiles" y vulneración de la privacidad de la alicantina después de que el Ayuntamiento iniciara un procedimiento de baja de oficio por el empadronamiento de Olona en el municipio. Todo ello después de unas declaraciones a los medios donde el entonces presidente del partido en Salobreña, Manuel Martín, dudando de la veracidad de su residencia.

En el auto, al que ha tenido acceso Granada Hoy, el Juzgado de Primera Instancia número 5 de Motril, se acuerda el sobreseimiento provisional y archivo de las actuaciones después de la solicitud de la Fiscalía. Sobre este asunto, Rufino aclara que, pese a que se puede recurrir, "no se ha presentado en la causa". Algo que a su juicio es seguir alimentando el circo. "Si realmente quieres perseguir la comisión de un delito estás hasta el final, hasta que se haga justicia, qué es lo que uno persigue cuando pide amparo a los tribunales de este país. Por esto, creo que difícilmente alguien que no sea personado en la causa puede ahora ejercer cualquier recurso donde la ley le permitiría recurrir, solo si aparece algún indicio que no se ha aportado en su momento y que pudiera determinar qué dónde se ha dicho aquí no hay delito sí que lo hubiera, aunque no es el caso".

stats