Dennis Dauti vs Abde (Título por el cinturón WBC Mediterráneo del peso superligero) Abde empieza en Alemania su conquista del Mediterráneo

  • El púgil granadino confía en la victoria en su primer combate internacional, que le medirá en Alemania frente a Dennis Dauti

  • Apela a su capacidad como contragolpeador y a su mejora en la condición física como sus dos grandes armas en Karlsruhe 

Abdessamad Nechchad 'Abde', confiado en la victoria Abdessamad Nechchad 'Abde', confiado en la victoria

Abdessamad Nechchad 'Abde', confiado en la victoria / Carlos Gil

Acaba el entrenamiento y lo primero es lo primero: la báscula. "Ponla sobre las losetas, que es mejor". Abde obedece y el peso es el que tiene que ser. El de un superligero dispuesto a comerse el mundo empezando desde Alemania. Está fino y los últimos días de descarga no parecen estar siendo particularmente duros para este púgil granadino que en la antesala de su primer combate internacional hace dobles sesiones para soltar en la sala de boxeo del Gimnasio Inacua Antonio Prieto donde se evapora el sudor de la crème de la crème de este deporte en la ciudad. Mañana pelea en Karlsruhe (pasa de hacer turismo en el Baden-Wurtemberg) contra Dennis Dauti por el título WBC Mediterráneo y no tiene ninguna duda de sus próximos pasos: "Dependiendo si hay victoria, que la habrá, tenemos el siguiente combate a final de noviembre", apunta.

"Se juega como se vive" fue la frase que dejó para la antología futbolera el colombiano Pacho Maturana, pero el boxeo como dijo Manuel Alcántara es un deporte al que nadie llama juego. Por eso, es más acertado decir que se boxea como se vive. Y en el caso de Abde se cumple a rajatabla, aunque más bien se podría decir que este superligero granadino nacido en Khouribga (Marruecos), aunque tan granadino y ogijareño como el que más, su credo es boxear con el mismo estilo que articula las palabras: con técnica y sabiendo preparar la contra.

Su apodo es Don Boxeo por aquello de la finura, la agilidad de pies y la elegancia a la hora de mover su cuerpo sobre un ring. Pero, claro, evidentemente tiene que salir el tema de la decisiva pegada –que se tiene o no se tiene–, puesto que no ha logrado aún ningún KO en sus 10 victorias como profesional: "Yo me noto que pego, contra los sparrings lo noto. Omar también me lo dice. Si no llegan los KO es por falta de preparación física y no haber habituado mi peso al adecuado para los combates", explica este boxeador que sabe que su caballo de batalla está en la preparación física, que es según él lo que le ha impedido hasta la fecha desarrollar su mejor boxeo a lo largo de todos los asaltos.

Abde, en uno de sus últimos entrenamientos Abde, en uno de sus últimos entrenamientos

Abde, en uno de sus últimos entrenamientos / Carlos Gil

Por Omar se refiere a Omar Sánchez, su entrenador desde hace tres meses también con el que está puliendo el trabajo físico. En un campamento que repercute en su economía, al haber tenido que hacer un receso laboral en la carnicería familia y en su otro trabajo de camarero por las noches.

Lo contrario de su rival Dennis Dauti, su rival de mañana que sí cobra por este oficio en una ciudad de tradición boxística con algunos púgiles de renombre y hasta una campeona del mundo. De este griego de origen suizo asegura que le viene al dedillo porque "es bastante ofensivo y este tipo de boxeadores se me dan muy bien porque soy un contragolpeador y hemos hecho una muy buena preparación física".

Este jueves vuela a Alemania desde Madrid pero no le da miedo salir fuera. Está acostumbrado y va bien acompañado con su 'séquito'. Además, le debe todavía mucho al noble arte, un deporte que le ha servido como "el flotador" para salir de la mayoría de sus problemas

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios