Covirán Granada | A aro pasado

En el Covirán Granada hay madera

  • El equipo de Pablo Pin demuestra que puede ganar a cualquiera en cualquier sitio

Lluis Costa lleva el balón hacia la zona alicantina. Lluis Costa lleva el balón hacia la zona alicantina.

Lluis Costa lleva el balón hacia la zona alicantina. / Javier Rubio (Alicante)

Bueno, bueno, que éste no es mi Covirán Granada de la pasada temporada que me lo han cambiado. Hacía tiempo que el equipo que dirige Pablo Pin no conseguía una victoria de lustre lejos del Palacio de Deportes y lo hizo a lo grande, en la pista más temida del Grupo B de la LEB Oro: Alicante.

El partido ante los levantinos ha sido una especie de prueba del algodón para ver qué se puede esperar de nuestro equipo. A sabiendas de lo especial que es esta temporada y de que el único premio, el del ascenso a la Liga ACB es más que caro –sólo una plaza–, el conjunto nazarí ya ha demostrado que puede ganar a cualquiera y en cualquier sitio. No está nada mal.

Inteligencia

La plantilla del Covirán consciente de que se visitaba a un equipo al que ningún equipo se había atrevido a toserle en las seis jornadas precedentes. El técnico Pedro Rivero ha conformado una plantilla muy competitiva que mira hacia lo más alto sin ningún tapujo, pero el pasado domingo los de Pin sabían lo que tenían que hacer. Todo pasaba por marcar el ritmo, algo muy fácil de decir y más complicado de hacer.

Fue un partido intenso, emocionante y más de guerra técnico-táctica que vistoso. Lo cierto es que Alicante no pudo hacer su juego ante un conjunto que sin tener en ningún momento una ventaja considerable casi siempre fue por delante en el marcador. Mérito del preparador y sus huestes.

Valor doble

Las características de esta temporada hacen que un triunfo pueda valer por dos. Éste es el caso. Para la siguiente fase, en la que se aunarán los equipos que luchen por el campeonato y en la que estarán sin duda Alicante y Covirán, valdrán los resultados cosechados en la primera fase entre los cinco clasificados de cada grupo. Por lo tanto, los granadinos ya tienen una victoria en la buchaca para cuando en marzo se endurezca la competición.

Racha

Como quien no quiere la cosa, el Covirán lleva cuatro triunfos consecutivos y mostrando un buen juego. Que siga todo así y que el publico pronto pueda disfrutar de su equipo a pesar de que ésta es una temporada rara, rara, rara.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios