francia-argentina

Fin al sueño de Messi

  • Los galos remontan a Argentina y pasan a cuartos de final

  • Los de Sampaoli, desdibujados de nuevo, sucumben a la velocidad de Mbappe

Griezmann se escapa de la marca de Otamendi y corre tras el balón. Griezmann se escapa de la marca de Otamendi y corre tras el balón.

Griezmann se escapa de la marca de Otamendi y corre tras el balón. / FELIPE TRUEBA / efe

Francia puso fin a la ilusión de Messi y Argentina en el Mundiade Rusia 2018 al ganar en un vibrante duelo de octavos de final en el que destacó la figura de Mbappe con un doblete.

El conjunto galo se impuso con goles de Griezmann, a los 13 minutos de penalti; Pavard a los 57 y Mbappe, a los 64 y 68. En tanto, Di María, Mercado y Agüero anotaron para la albiceleste a los 41, 48 y 93, respectivamente.

Nos hemos adaptado para neutralizar a Messi; Kante siempre estaba marcándolo"

Desdibujado en el nuevo sistema que implementó Jorge Sampaoli y casi sin disparar a puerta, Messi se despidió del que podría ser su último Mundial y su sueño de levantar la Copa del Mundo podría quedar archivado para siempre, junto con el de toda una generación que hizo brillar a la selección sudamericana.

La Argentina subcampeona en Brasil 2014 se había salvado de una humillante eliminación en primera ronda pero no pudo escapar de la derrota en la siguiente fase, muy lejos del tricampeonato. Messi luchó como pudo hasta el final y fue su amigo y socio Agüero el que abrió la esperanza de un empate para buscar una prórroga pero no alcanzó.

El equipo dirigido por el campeón mundial en 1998 Didier Deschamps supo buscar el partido a fuerza de velocidad y los espacios que le dejó la selección albiceleste para golpear de contraataque, aprovechando las carencias en el mediocampo y la defensa.

La selección argentina, en tanto, lució falta de profundidad, con un sistema con Messi como falso nueve que lo alejó del área rival y mantuvo a Pavón y Di María demasiado abiertos. Sin opciones más que el golazo del jugador del PSG y el mágico rebote de Mercado, el equipo de Sampaoli no pudo contra el joven conjunto galo.

Griezmann estuvo cerca de abrir el marcador a los 8 minutos de lanzamiento directo, tras una falta de Mascherano que llegó tarde a la marca, pero el balón rebotó en el travesaño de Armani.

Apenas dos minutos más tarde, Mbappe aprovechó un error argentino en el mediocampo y arremetió en una veloz jugada de contraataque que Marcos Rojo frenó violentamente en el área y el juez iraní Alireza Faghani señaló penalti. Griezmann pateó suave al centro y Francia marcó el 1-0.

Otra veloz carrera de Mbappe que tomó desprevenida a la defensa albiceleste casi se convertía en el segundo tanto francés, si Tagliafico no lo frenaba apenas fuera del área. Y Argentina volvió a salvarse con el tiro libre de Pogba desviado.

Los fallos en el mediocampo y la defensa argentina dieron vía libre a un equipo joven y veloz, el juego que más le convenía a Francia al encontrar los espacios para jugar de contraataque.

El plan de Sampaoli de poner a Messi como falso nueve dejó aislado al capitán. Pavón y Di María jugaron muy abiertos y no encontraban el pase a Messi, que quedaba retrasado, y el área francesa lucía casi siempre desierta. Sólo pudo arriesgar cuando entró por las bandas, pero allí faltó definición ante una cerrada defensa gala que repelió cualquier intento.

Pero cuando no se esperaba, Banega y Tagliafico arrastraron la marca por la izquierda, Di María recibió un centro y con un potente zurdazo desde fuera del área consiguió el empate, en uno de los mejores goles del Mundial.

El empate descolocó al equipo de Deschamps, que se fue al descanso desorganizado y sin mayores opciones que la velocidad y el arranque de Mbappe.

Al regreso, la albiceleste logró ponerse en ventaja a los 48 minutos cuando Mercado desvió a portería un remate de Messi. Pero duró poco y el partido se desequilibró totalmente a favor de los franceses. Argentina se salvó primero cuando Fazio intentó sacar el balón pero lo envió hacia la portería de Armani y Griezmann casi con la punta la mandó afuera.

Pero luego no hubo opción ante un desborde de Lucas Hernández y un golazo de Pavard a los 57, y un doblete de Mbappe, que primero tomó un rebote y remató cruzado a los 64 y luego, en otra veloz jugada de contra imparable para los argentinos selló el 4-2.

Los de Sampaoli arremetieron como pudieron, pese a dejar descubiertos peligrosos espacios, y buscaron el empate hasta último momento. El agónico gol de Agüero a los 93 minutos y una última jugada que se fue desviada lo intentaron, pero sin éxito.

Sin palabras, con lágrimas y desazón, los argentinos se quedaron en el centro del campo a llorar su eliminación mientras un estadio colmado en su mayoría por hinchas albicelestes se ponía de pie para aplaudirlos y ovacionarlos. "Argentina es un sentimiento, no puedo parar", les cantaron sin cesar.

A Messi, que hace pocas semanas había admitido que "Griezmann es uno de los mejores", le tocó sufrir en sus propias carnes la arremetida de la bleu que hizo añicos su sueño de conseguir el último gran título que le faltaba a su palmarés, la Copa del Mundo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios