fútbol supercopa de españa

Final en climas divergentes

  • El Real Madrid, a abrochar su segundo título de la temporada ante un Barça que necesita al menos mejorar su imagen

  • Cristiano, pendiente de que Apelación le retire una amarilla

Varios jugadores del Real Madrid realizan un rondo en el entrenamiento de ayer en Valdebebas, con Zidane atento al fondo, a la derecha. Varios jugadores del Real Madrid realizan un rondo en el entrenamiento de ayer en Valdebebas, con Zidane atento al fondo, a la derecha.

Varios jugadores del Real Madrid realizan un rondo en el entrenamiento de ayer en Valdebebas, con Zidane atento al fondo, a la derecha. / javier lópez / efe

Real Madrid y Barcelona decidirán esta noche la Supercopa de España en un partido que presenta climas divergentes: mientras los blancos respiran optimismo, los azulgrana intentan disipar la amenaza de tormenta.

El conjunto de Zinedine Zidane dio un poderoso golpe sobre la mesa al ganar el domingo por 1-3 en el Camp Nou en toda una exhibición de autoridad que, aparte de reforzar su propia autoestima, llenó de dudas a su máximo rival.

Modric retorna y Nacho o Asensio apuntan a titulares; está por ver si Valverde hace cambios

No sólo fue un resultado contundente que acercó a los blancos a su segundo título de la temporada tras la conquista de la Supercopa de Europa, sino que también quedó la sensación de equipo construido que ofreció el conjunto de Zidane. Todo lo contrario que el Barcelona.

El clima que se respira en el club catalán y en su entorno parece el menos apropiado para iniciar la temporada y un resultado como el del domingo no le ayudó precisamente. Con la prensa reclamando fichajes y una hinchada que comienza a discutir cada decisión de la directiva, queda un entrenador, Ernesto Valverde, que deberá mentalizar a sus jugadores de la importancia de mejorar su imagen en el Bernabéu.

Zidane no confirmó si hará rotaciones o si volverá a jugar con el equipo base que ganó la Supercopa continental al Manchester United y se exhibió en Barcelona. Lo que es seguro es que recuperará a Modric al cumplir la sanción.

Aparte de la incorporación de algún futbolista que no fue titular en la ida -pueden ser Nacho Fernández y Marco Asensio, por ejemplo-, el Real Madrid está pendiente de que el Comité de Apelación le permita jugar a Cristiano Ronaldo después de que éste fuera expulsado por simular un penalti en lo que pareció una simple caída.

El portugués empujó después al árbitro, por lo que fue sancionado con cuatro partidos, pero el club blanco espera que el otro encuentro de castigo, el que correspondería a la expulsión, sea perdonado.

Por su parte, el Barcelona se presenta ante un encuentro muy incómodo. En estos momentos parece una quimera luchar por ganar el trofeo, vista la diferencia que mostraron los dos equipos en la ida, pero nada se puede asegurar con un conjunto que tiene a Messi en sus filas.

Habrá que esperar a comprobar qué cambios hace Valverde para intentar mejorar la imagen de su equipo. Del encuentro del domingo quedaron muy señalados varios jugadores, principalmente Deulofeu y Aleix Vidal, aunque está por ver si el nuevo entrenador del Barcelona opta por relegarles a la suplencia o les concede una nueva oportunidad.

El Bernabéu presentará un gran aspecto para saludar el primer partido de la temporada del Real Madrid en su campo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios